Descripción: Descripción: D:\chlo-web\titul.GIFAño 21. Nº 2


FLORA Y VEGETACIÓN DEL CAMINO INTERNACIONALAGUA NEGRA-NIDO DEL ÁGUILA (SAN JUAN, ARGENTINA)

Agua Negra-Nido del Águila international road flora and vegetation
(San Juan, Argentina)

Justo Márquez1, Eduardo Martínez-Carretero1, 2, Antonio Dalmasso1, 2, Graciela Pastran1

1 Licenciatura en Biología. Universidad Nacional de San Juan. 
2 Geobotánica y Fitogeografía. IADIZA- CONICET

Autor correspondiente:
A. 
Dalmasso. E-Mail: adalmass@mendoza-conicet.gob.ar

 

RESUMEN

Se estudió la vegetación y la flora vascular en un gradiente ambiental, de 180 km, oeste-este, entre las localidades, paso de Agua Negra, ubicada a 4300 m de altitud, hasta la de Nido de Águila (Huaco) a 2000 m. Para ello se realizaron 70 muestreos de flora y vegetación dispuestos en unidades geomorfológicas fisiográficamente homogéneas. La cobertura se estimó mediante censos cualitativos de vegetación, a partir de los que se elaboró el espectro biológico de la vegetación de cada piso. En el extremo más alto de la transecta, entre 3900 y 4300 m, se ubica el piso altoandino; en él que predominan especies tales como Pappostipa chrysophylla var. cordilleranum, Adesmia aegiceras y Nototriche compacta. El piso de la puna se distribuye entre los 2800-3900 m de altitud,  y muestra la dominancia de especies como Artemisia mendozana var. paramilloensis, Lycium chanar, Lycium fuscum; en el marco del mismo piso aparece, por debajo de los 2800 m, la vegetación del Cardonal, caracterizada por la frecuencia de cactus como Denmoza rhodacantha, a partir de los 1800 m y Lobivia formosa, desde los 2500 m. El piso del monte alto se extiende entre 1900 y 2700 m s.n.m., y está dominado por Larrea divaricata, Gochnatia glutinosa y Monttea aphylla; bajo los 1900 m, es reemplazado por el piso del monte bajo caracterizado por Bulnesia retama, Larrea cuneifolia, y en las depresiones salinas, por  Allenrolfea vaginata, Suaeda divaricata y Plectrocarpa tetracantha. En la transecta se registraron de 254 especies de plantas vasculares, 231 nativas y 11 alóctonas asilvestradas.

 

ABSTRACT

The vascular flora and the vegetation, its relation with the dominant geoforms at an environmental gradient, of 180 km, west-east, between Agua Negra, at the Chilean frontier at 4300 m altitude until Nido de Águila (Huaco)locality, at 2000 m, was studied. For this purpose, 70 samplings of flora and vegetation were carried out in physiographical homogeneous geomorphological units. The vegetation abundance was estimated through qualitative vegetation census, from which the biological spectrum was elaborated following Raunkiaer’s plant life forms. At the highest transect section, between 3900 and 4300 m, lies the Altoandino vegetation belt, where dominants species are Pappostipa chrysophylla var. cordilleranum, Adesmia aegiceras and Nototriche compacta. Between 2800-3900 m of altitude, appears the belt of the Puna where vegetation is dominated by species as Lycium chanar, Lycium fuscum and Artemisia mendozana var. paramilloensis; under the same belt, the Cardonal vegetation appears below 2800 m altitude, and it is characterized by a high frequency of cacti such as Denmoza rhodacantha, from 1800 m and Lobivia formosa, from 2500 m altitude. The Monte Alto vegetation belt lies between 1900 and 2700 m altitude, and is dominated by species as Larrea divaricata, Gochnatia glutinosa and Monttea aphylla; under 1900 m this belt is replaced by the Monte Bajo, dominated by shrubs such as Bulnesia retama and  Larrea cuneifolia; at saline depressions, growths Allenrolfea vaginata, Suaeda divaricata and Plectrocarpa tetracantha. 254 species of vascular plants, 231 natives y 11 alien species were observed at the transect.

 

INTRODUCCIÓN

 

Las regiones de altura experimentan condiciones ambientales extremas tales como bajas temperaturas, intensos vientos y escasez de nutrientes en el suelo, las que limitan el crecimiento de las plantas, razón por la que la riqueza y la diversidad de especies y la de formas de vida es relativamente baja (Mc Arthur, 1972; Chapin y Körner, 1995).

Las plantas que habitan estos sistemas, se ubican, por lo general, en sitios al abrigo de las rocas o en otros lugares más resguardados (Martínez-Carretero & Méndez, 1992). El régimen térmico constituye uno de factores decisivos para analizar la vegetación (Sarmiento (1986), de allí que ciertas adaptaciones morfológicas como crecer en cojín o formar rosetas aplicadas al suelo, les ofrecen ventajas a las especies para su desarrollo en la altitud (Cabrera &Willink, 1973; Cabrera, 1976; Sarmiento, 1986). Al respecto, morfologías tipo crecimiento achaparrado o en cojines se consideran como las mejor adaptadas a los ambientes de altitud (Billings & Mooney, 1968; Bliss, 1971; Billings, 1973,1974; Armesto et al., 1980; Alliende & Hoffmann, 1985; Pysek & Liska, 1991; Martínez Carretero & Méndez, 1992).

La quebrada de Agua Negra ha constituido, desde la época de la colonia, el paso principal desde Argentina a Chile, en la latitud de San Juan y la Región de Coquimbo. Ya en 1935 Pérez Moreau (1935) recolectó plantas en la zona, posteriormente se registran los aportes de de Roig (1960), Cabrera & Willink (1973), y más recientemente, los de Martínez-Carretero (1995), Martínez-Carretero (1997) y Martínez-Carretero et al, (2007) donde proponen que la vegetación forma un piso altoandino entre los 3800-4200 m, uno puneño entre los 3000-3800 m, y que por debajo de los 2500 m se extiende la vegetación del piso del monte.

Posteriormente, Dalmasso & Márquez (2018) estudiaron la vegetación de una transecta E-O en Castaño Nuevo, Villa Corral, Calingasta, entre los 1300-4000 m de altitud y propusieron una zonación de pisos con el del monte entre los 1300-2500 m s.n.m., el de la puna hasta los 3000 m y el altoandino hasta los 3900 m.

Respecto de la flora, Cabido et al. (1993) que estudiaron la vegetación en una transecta de 400 km entre Córdoba, La Rioja y San Juan, siguiendo un gradiente de precipitación de 500 mm,  encontraron una reducción de la riqueza de especies y de los estratos con la disminución de las precipitaciones.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

 

Métodos

Para obtener los resultados de este trabajo se dispuso una transecta en dirección oriente-poniente, entre los 850-4300 m de altitud, de 180 km de longitud (Figura 1) sobre la que se levantaron 70 relevees de flora y de vegetación. En cada unidad fisiográficamente homogénea se registró la cobertura vegetal mediante censos de vegetación cualitativos, a partir de los que se elaboró el espectro biológico utilizando las formas de vida de Raunkiaer (1937). Para la determinación y la denominación de las especies se consultaron los volúmenes de la Flora de San Juan (Kiesling, 1994, 2003, 2009, 2013 y 2018); en tanto que la nomenclatura sigue preferentemente a Zuloaga & Morrone (1996 & 1999) y a Zuloaga et al., (2008) y a la base de datos del IBODA.

Los pisos de vegetación se establecieron considerando la composición de su flora y la distribución hasta ahora conocida para las diferentes especies.

 

Caracterización del área de estudio

 

-Ubicación: El paso a Chile desde San Juan a La Serena por la localidad de Agua Negra se localiza entre los 30º13´6,86´´ S y los 69º12´43,8´´W, con una altitud  máxima de
4787 m.

 

-Geología y geomorfología: la transecta se emplaza en el sector central de la cordillera Frontal desde el límite con Chile hasta la depresión del río Bermejo, en el norte de la provincia de San Juan. La cordillera Frontal constituye una unidad morfoestructural que se extiende como una faja alargada en sentido prácticamente meridional, desde el norte de la provincia de Mendoza hasta la de La Rioja, desde los 27º hasta los 37º de latitud sur. Litológicamente, está constituida por metamorfitas y sedimentitas del Proterozoico medio sobre las que se disponen, en discordancia, rocas sedimentarias del Carbonífero. Esta secuencia se encuentra cubierta e intruida por una importante secuencia de rocas volcánicas y plutónicas asignadas al Permo-Triásico. La columna estratigráfica se complementa con sedimentitas clásticas y vulcanitas terciarias y depósitos volcánicos, glaciales y aluviales del Cuaternario (Cardó & Díaz, 1999).

Topográficamente la zona se caracteriza por la presencia de cordones montañosos con altitudes que van desde los 3000 y 5000 m s.n.m., los que están seccionados por valles profundos controlados por las estructuras de fallas. Las geoformas resultan de la sobreposición de fenómenos tales como los  modelados glaciar, volcánico, fluvial, periglaciar y eólico, todos influenciados por la gran altitud. En las cumbres que superan los 5000 m s.n.m., se encuentran glaciares como los del Agua Negra y de Olivares, los que están actualmente van en retroceso dejando geoformas tanto de erosión como de acumulación (Croce & Milana, 2002). Debido a la altitud y al clima árido se producen efectos de crioclastismo, los que cubren el regolito de las laderas produciendo formas redondeadas y suavizadas.

Los fenómenos de remoción en masa, entendiéndose por tal reptación de laderas, solifluxión, coladas de barro, taludes de derrubio, etc. contribuyen a la formación de glaciares de escombros (Uliarte, et al., 1990).  

 

El piedemonte cordillerano a esta latitud  está formado extensos abanicos aluviales que provienen de la cordillera Frontal, los que se consideran como relacionados con el establecimiento de pisos climáticos glaciares y periglaciares, que favorecieron el aporte de importantes volúmenes de detritos originados por procesos de meteorización y remoción en masa y de abundantes volúmenes de agua, producto de la fusión de hielo, nieve y/o de abundantes precipitaciones pluviales que fueron movilizados hasta las zonas deprimidas, dando origen a un piedemonte de más de 20 km constituido por diferentes abanicos aluviales escalonados. El clima en las áreas montañosas, durante el Pleistoceno, fue lo suficientemente frío y húmedo para sostener dichos pisos, mientras que en la cuenca de sedimentación, en el valle de Iglesia, el clima fue de características semiáridas. La formación de piedemontes, constituidos por abanicos aluviales escalonados, se considera vinculada tanto a causas tectónicas como a variaciones climáticas (Peruca, 2009). 

 

En la actualidad el establecimiento de un clima árido a hiperárido en el valle de Iglesia, ha generado la casi paralización de los procesos morfogenéticos. Los principales modeladores del paisaje son, hoy en día, principalmente el viento, además de los escasos arroyos permanentes y de las crecientes esporádicas, muy separadas en el tiempo (Peruca, 2009). 

 

 

RESULTADOS

 

Vegetación

 

Como resultado  de este trabajo se describen los pisos de vegetación del monte bajo, del monte alto, de la puna y altoandino (Tabla 1); el cardonal corresponde a un tipo de vegetación que se manifiesta a distintas altitudes acorde con la exposición de las ladreras, pero está circunscrito principalmente al piso de la puna.

 

Considerando la transecta de 180 km de extensión, con dirección W-E, se obtuvo como resultado que un 15% de su longitud está ocupada por el piso altoandino, el 25%, por el de la puna incluido el del cardonal y el 60%, por los del monte bajo y alto.

 

Como vegetación intrazonal se describen las vegas que se encuentran en los alrededores del corredor andino, que tienen un carácter puntual y tienen una baja riqueza de especies.

 

La vegetación del monte

Roig (1960), reporta que en la región del Cuyo la vegetación del monte ocupa las grandes llanuras entre San Juan y Mendoza, ascendiendo por los macizos montañosos hasta los 2300 y los 2500 m s.n.m. Al oeste se encuentra fraccionado, reapareciendo en una angosta faja que sigue los valles de Uspallata, Barreal, Calingasta, Rodeo e Iglesia. Florísticamente, se caracteriza por el predominio de las Larrea, L. divaricata, L. cuneifolia, L. nitida y de Zuccagnia punctata, las que delimitan el límite oeste de dicha provincia fitogeográfica.

  

En este trabajo se encontró que la vegetación del monte formaba dos pisos, uno bajo, entre los 650 y los 1900 m de altitud y otro, alto, entre los 1900 y los 2800 m.

 

El piso del monte bajo

La vegetación tiene la fisonomía de un matorral variable en altura con una cobertura vegetal del 50% (Fotografía 1), el que suele ir acompañado de un bosque xérico intrazonal en los niveles del altitud más bajos.  

 

Entre sus especies dominantes destacan: Larrea cuneifolia, Mimosa ephedroides, Prosopis chilensis, Prosopis flexuosa, Tephrocactus aoracanthus, entre otras. En la ribera de los ríos temporarios, con suelos arenosos, dominan Larrea divaricata, Parkinsonia praecox ssp. glaucum, Opuntia sulphurea, Bulnesia retama y Lycium tenuispinosum. Siempre sobre suelos superficiales, principalmente de origen aluvional, siguiendo la intensa red de drenaje (Tabla 2).  

 

El piso sustenta una importante variabilidad en sus comunidades. En los suelos con mayor contenido de arcillas, franco-arcillosos, se desarrolla una comunidad con Bulnesia retama, asociada a Larrea cuneifolia, Parkinsonia praecox ssp. glaucum, Lycium tenuispinosum, con presencia en el estrato herbáceo de Pappophorum caespitosum y Leptochloa crinita, entre las gramíneas más comunes. En la parte inferior de los piedemontes y la llanura, aparece un bosque abierto de Prosopis flexuosa var. flexuosa acompañado por arbustos como Atamisquea emarginata, Atriplex lampa, Mimosa ephedroides, entre otros, con una cobertura del 50 %. Finalmente, cuando el ambiente es una depresión, la textura de suelo es fina y hay un aumento importante de la salinidad se desarrollan especies halófilas como  los arbustos Atriplex spegazzinii, Allenrolfea vaginata, Suaeda divaricata y Plectrocarpa tetracantha. La presencia de los algarrobos, P. flexuosa y P. chilensis, sólo se manifiesta cuando las raíces de los árboles tienen acceso a una capa freática; en esos casos se desarrolla un bosques en galería, que se distribuyen localmente a modo de franjas que se ubican en los sitios beneficiados por el escurrimiento y por la mayor disponibilidad hídrica. 

 

Las formas biológicas dominantes en este piso son las nanofanerófias, las hemicriptófitas, las terófitas, y las caméfitas con presencia de suculentas. En los sectores más beneficiados hídricamente aparecen con más frecuencia las fanerófitas (Figura 2).

 

El piso del monte alto

 

Su fisonomía es la de un matorral con arbustos de 1-3 m de altura; donde la cobertura total de la vegetación alcanza a un 70% (Fotografía 2). La vegetación del piso se desarrolla en condiciones más húmedas que las del piso del monte bajo. Su límite inferior es la cota de 1900 m s.n.m. a paritr de donde se expresa el dominio de especies de arbustos como Larrea divaricata, Bougainvillea spinosa, Monttea aphylla, Zuccagnia punctata, Lycium chilense; hierbas como, Nassella tenuissima  y un Pyrrhocactus (Tabla 3). Esta comunidad en sus niveles máximos de altitud viene en contacto con la vegetación del piso de la puna El espectro de formas de vida de Raunkiaer se observa en la Figura 3. Las formas con más especies son, las caméfitas, las hemicriptófitas y las nanofanerófitas.

 

El piso de la puna

La vegetación del piso tiene la fisonomía de un matorral de tamaño medio a bajo (Fotografía 3). Este piso en el área del estudio se extiende entre los 2800 y 3800 m s.n.m. Entre los 3000 m y los 3200 m destacan: Artemisia mendozana var. paramilloensis, Maihueniopsis glomerata, Mulguraea echegarayi, Leymus erianthus, entre otras (Tabla 4) y arbustos como Lycium fuscum, Fabiana patagonica, Fabiana denudata, Lycium chanar, Ephedra multiflora, Adesmia horrida ocupan los afloramientos rocosos situados a mayor altitud. La cobertura promedio de la vegetación alcanza a un 37 %.

En relación con las formas de vida de Raunkiaer, predominan las nanofanerófitas acompañadas por hemicriptófitas y caméfitas; las terófitas también alcanzan importantes valores de presencia (Figura 4).

 

La vegetación del cardonal

 De acuerdo con Cabrera (1994), la distribución de las formaciones del cardonal está determinada por la exposición, expresándose mayoritariamente en laderas y quebradas secas entre los 2000 y 3400 m s.n.m. en el oeste argentino.  

 

En el cardonal se encuentran dos tipos de comunidades de vegetación caracterizadas por la presencia de dos especies de cactus, una de ellas, con Denmoza rhodacantha, aparece principalmente en las laderas de exposición este y a una altitud de 1500 m s.n.m. La otra, con Lobivia formosa, fue registrada a altitudes máximas de 3300 m s.n.m., en laderas con exposición norte y poniente (Fotografía 4). La vegetación del cardonal ocupa, a esta latitud, las laderas de exposición norte, y se presenta como vegetación de tipo saxícola, pues ocupa de preferencia las grietas y las pequeñas rupturas de pendiente donde se acumula material meteorizado, mayormente entre los 1800 y  2500 m; sin embargo en laderas de exposición norte se la observó hasta unos 3300 m s.n.m, Lobivia formosa es comúnmente acompañada por Larrea divaricata, Chuquiraga erinacea ssp. hystrix y Pappostipa vaginata. Entre las especies conspicuas de la formación se encuentran Mulguraea echegarayi, Dolichlasium lagascae, Tunilla corrugata, Chuquiraga oppositifolia, Mellinia candolleana, Nassauvia axillaris, entre otras (Tabla 5).  La cobertura promedio de la vegetación va del 15% al 20%.

 

El espectro biológico  muestra la dominancia de las caméfitas y hemicriptófitas en codominio con las nanofanerófitas y terófitas (Figura 5).

 

El piso altoandino

La vegetación del piso se manifiesta con la fisonomía de un matorral y o de un pastizal muy ralo (Fotografías 5 y 6). La cobertura promedio de la vegetación alcanza a un 12 %. Se ubica por encima de los 3500 m s.n.m. y se extiende hasta el límite superior de la vegetación, que en el área se encuentra aproximadamente a los 4200 m. En las gramíneas, por acción de la nieve, se muere la parte central y la mata crece por emisión de macollos laterales, tomando una forma subcircular característica (Ruiz-Leal, 1959).

Entre las especies propias de este piso se encuentran: Adesmia echinus, A. aegiceras, Maihueniopsis boliviana, Senecio volckmannii, Nototriche compacta y Junellia minima. A menor altitud, hacia el límite de contacto con el piso de la puna, crecen Pappostipa chrysophylla var. cordilleranum (Fotografía 6), Malesherbia aff. lactea, Hordeum comosum y Pachylaena atriplicifolia (Tabla 6).

Las formas de vida de Raunkiaer más frecuentes entre las especies son las caméfitas, acompañadas por hemicriptófitas y terófitas (Figura 6 ).

 

Vegetación intrazonal: las vegas

En bordes de escurrimiento se alimentan las formaciones de vega, las que tiene unas pocas especies dominantes y una cobertura herbácea variable en función de la formación de suelos, lo que hace que se manifieste a modo de parches (Tabla 7) (Fotografía 7).

 

Flora vascular del área

La riqueza observada alcanzó a 242 especies de plantas vasculares, 231 nativas y 11 alóctonas asilvestradas (Tabla 8). La riqueza de especies mostró una disminución con el aumento de la altitud por la consecuente reducción paulatina de la temperatura, pasándose de 106 especies en los dos pisos del monte a 71 en el de la puna y a 40 en el altoandino.

 

CONCLUSIONES

Considerando la composición florística, geomorfología y distribución de las especies, se determinaron los pisos de vegetación en el área de Agua Negra: monte bajo, monte alto, puna y altoandino. La composición de la flora del piso puneño se ajusta a lo propuesto para la puna de Argentina por Martínez- Carretero (1995) y se integra bien en el distrito fitogeográfico Cuyano. Especies como Baccharis tola ssp. tola, Baccharis boliviensis var. boliviensis, Euphorbia amandi, Jarava leptostachya, entre otras, tienen un alto valor fitogeográfico por su distribución desde Perú-Bolivia, norte de Chile y hasta los 32°40'S en Uspallata (Mendoza-Argentina), dando cuenta localmente de la presencia de la vegetación de la puna, la que en el área se ubica principalmente en el flanco oriental andino (Martínez-Carretero, 2000). Por debajo de los 2800 m se extiende la vegetación del monte, que a manera de cuña, sigue los niveles de altitud más bajos en el paso de Agua Negra.

 

La vegetación del cardonal se manifiesta en el monte alto con Denmoza rhodacantha, en las laderas orientadas al este; mientras que a mayor altitud, presente en el piso puneño y en las laderas rocosas con orientación norte y oeste, está presente Lobivia formosa. Es una unidad de vegetación que reúne especies megatérmicas, fisonómicamente caracterizada, en función de la altitud, por la presencia de bromeliáceas terrestres y cactáceas.

 

En los pisos puneño y altoandino predomina un fitoclima de tipo camefítico-hemicriptofítico, frío de altura; mientras que en el cardonal y en el monte, el nanofanerofítico-camefítico, cálido con especies megatérmicas.

 

Considerando la transecta de 180 km de extensión W-E, el 15% de longitud está ocupada por el piso altoandino, el 25% por el de la puna incluido el del cardonal y el 60%, por los del monte bajo y alto.

 

 La riqueza de especies de la flora vascular alcanzó a 242, 231 nativas y 11 alóctonas asilvestradas. Se observó una disminución del número de especies a medida que se incrementó la altitud por la consecuente reducción paulatina de la temperatura.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

ALLIENDE, M., A. HOFFMANN. 1985. Plants Intruding Laretia acaulis (Umbelliferae), a High Andean Cushion Plant. Vegetatio 60, 151-156.

ARMESTO, J.J., M.K. ARROYO & C. VILLAGRAN. 1980. Altitudinal Distribution, Cover and Size Structure of Umbelliferous Cushion Plants in the High Andes of Central Chile. Acta Oecologica 1: 327-332.

BILLINGS, W.D. & H.A. MOONEY. 1968. The Ecology of Arctic and Alpine Plants. Biological. Reviews of the Cambridge Philosophical Society, 43 (4): 481-529.

BILLINGS, W.D. 1974. Adaptations and Origins of Alpine Plants. Arct. Alp. Res. 6, 129.

BLISS, L.C. 1971. Arctic and Alpine Plant Life Cycles. Annual Review of Ecology and Systematics. Vol. 2: 405-438.

BRAUN-BLANQUET, J. 1979. Fitosociología. Bases para el estudio de las comunidades vegetales [ed. 3]. H. Blume Ediciones, Barcelona.

CABIDO M., C. GONZÁLEZ, A. ACOSTA & S. DÍAZ. 1993. Vegetation changes along a precipitation gradiente in Central Argentina. Vegetatio 109: 5-14.

CABRERA, A. L. 1976. Regiones Fitogeográficas Argentinas. 2º Edición, Tomo II, ACME (Ed.), 85 pp.

CABRERA, A. L. & A. WILLINK. 1973.  Biogeografía de América Latina. Monografía 13, Serie de Biología, OEA, Washington, D.C. 122 pp.

CARDO, R. & I. DIAZ. 1999. Recursos Minerales de la Hoja 3169 IV San Juan, Prov. de San Juan Boletín N° 243. Segemar. Buenos Aires. Serie Biológica OEA.

CASTELLANOS, A. & R. PEREZ MOREAU. 1941. Los tipos de vegetación de la República Argentina. Monogr. Inst. Est. Geogr. Tucumán 4: 1-154.

CHAPIN, S.F. & C. KÖRNER. 1994. Arctic and Alpine Biodiversity: Patterns, Causes and Ecosystem Consequences. Trends Ecol. Evol. 9, 45-47.

CROCE F.A. & P. MILANA. 2002. Desarrollo de sistemas geocriogénicos en el paso de Agua Negra y su importancia geológica aplicada. Actas del XV Congreso Geológico Argentino. El Calafate.

DALMASSO, A.D. & J. MÁRQUEZ. 2018. Relevamiento de la vegetación del área de Castaño Nuevo-Villa Corral, Calingasta, provincia de San Juan, Argentina. Chloris Chilensis, Año 21, N° 1. URL: http:// www.chlorischile.cl

KIESLING, R. 1994. Flora de San Juan, T I, Vázquez-Massini (Ed.).

KIESLING, R. 2003. Flora de San Juan, T II, SIGMA (Ed.).

KIESLING, R. 2009. Flora de San Juan, T IV. Editorial de la Fundación de la Universidad Nacional de San Juan. (EFU).

KIESLING, R. 2013. Flora de San Juan, T III-b. Asteraceae, Fundación ArgenInta. Zeta Editores.

KIESLING, R. 2018. Flora de San Juan, T III, Universidad Nacional de San Juan, Fundación Argeninta. Zeta Editores.

MCARTHUR, R.H. 1972. Geographical Ecology. Patterns in the Distribution of Species. Princeton University Press, New Jersey.

MARTÍNEZ-CARRETERO, E., E. MÉNDEZ. 1992. La vegetación de la vertiente oriental de la cordillera Real, Mendoza-Argentina. Multequina 1, 99-106.

MARTINEZ-CARRETERO, E. 1995. La puna argentina: delimitación general y división en distritos florísticos. Bol. Soc. Arg. Bot. 31 (1-2): 27-40.

MARTINEZ-CARRETERO, E. 1997. The Puna vegetation in the valley of Río Cazaderos, Catamarca province, Argentina. Candollea 52: 497-508.

MARTÍNEZ-CARRETERO, E. 2000. Vegetación de los Andes centrales de la Argentina. El valle de Uspallata, Mendoza. Bol. Soc. Argent. Bot. 34 (3-4): 127-148.

MARTÍNEZ-CARRETERO, E., A. DALMASSO, J. MÁRQUEZ & G. PASTRÁN. 2007. Vegetación. Comunidades vegetales y unidades fitogeográficas. En: Martínez Carretero, E. (Ed.), Diversidad biológica y cultural de los Altos Andes Centrales de Argentina. Línea de base de la Reserva de Biosfera de San Guillermo-San Juan. 113-152.

MARTINEZ-CARRETERO, E., J. MÁRQUEZ, A.D. DALMASSO & G. PASTRAN. 2013. La vegetación del corredor bioceánico en el sector andino de San Juan (Argentina). En: A. García (Ed). El corredor bioceánico en San Juan. Recursos culturales y naturales del sector andino. 15-22.

PEREZ MOREAU, R. 1935. Reseña botánica de un viaje a la alta cordillera del NW de San Juan. Rev. Cntr. Est. Doc. Cienc. Nat. 1 (1): 49-59.

PERUCA, L. 2009. Análisis preliminar de la evolución del paisaje cuaternario en el valle de Iglesia, San Juan. Revista de la Asociación Geológica Argentina  65(4):624-637.

PYSEK, P. & J. LISKA. 1991. Colonization of Sibbaldia-Tetrandra Cushions on Alpine Scree in the Pamiro-Alai Mountains, Central-Asia. Arctic and Alpine Research

23: 263-272.

RAUNKIAER, C. 1937. Plants Life Forms 23. 105 pp.

ROIG, F. 1960. Bosquejo fitogeográfico de las provincias de Cuyo. Comité Nacional para el Estudio de las Zonas Áridas y Semiáridas. Subcomité Zona Cuyo. Publ. 3: 1-33.

RUIZ LEAL, A. 1959. El desarrollo de estructuras subcirculares en algunas plantas. Rev. Agron. Noroeste Arg.  3: 83-138.

SARMIENTO, G. 1986: Ecological features of climate in high tropical mountains. In: Vuilleumier, F. & M. Monasterio (Eds.): High Altitude Tropical Biogeography, Oxford University Press; Oxford.
11-45.

ULIARTE, E, L. RUZYCKY & J. D. PAREDES. 1990. Velatorio de geología y recursos naturales de la provincia de San Juan, Geomorfología. XI Congreso Geológico Argentino. pp: 212-225. San Juan.

ZULOAGA, F. & O. MORRONE. 1996. Catálogo de plantas vasculares de la República Argentina. I. Missouri Bot. Garden Press.

ZULOAGA, F. & O. MORRONE. 1999. Catálogo de plantas vasculares de la República Argentina. II. Missouri Bot. Garden Press.

ZULOAGA, F., O. MORRONE & M.J. BELGRANO. 2008. Catálogo de las plantas vasculares del Cono Sur: Argentina, Sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Monographs in Systematic Botany.  Ed. Missouri Botanical Garden Press. 3348 pp. Base de datos asociada en: http://www.darwin.edu.ar/Proyectos/FloraArgentina/fa.htm (vista 31-03-2019)


 

Citar este artículo como:

 

Márquez, J., E. Martínez-Carretero, A. Dalmasso & G. Pastran. Flora y vegetación del camino internacional Agua Negra-Nido Del Águila (San Juan, Argentina). Chloris Chilensis Año 21 N° 2. URL: http;//www.chlorischile.cl


Volver a la portada