Año 14. Nº 1


Editorial    

 

Convocar es el verbo exacto para definir el objetivo de esta publicación. En efecto, la idea central de esta cyber-revista, que existe solamente on-line, es convocar a los botánicos a participar en estas páginas electrónicas cuyo fin es difundir el conocimiento sobre la flora y la vegetación de Chile y la de sus países vecinos.

Convocamos a participar en Chloris Chilensis -revista chilena de flora y vegetación- a todos los botánicos: a los botánicos-biólogos, a los botánicos-profesores, a los botánicos-agrónomos, a los botánicos-forestales, a los botánicos-paisajistas; en fin, a todos quienes tengan algo que publicar que supongan sea de interés para el resto de sus colegas. Convocamos, además, a nuestros amigos de países vecinos a publicar sus trabajos con nosotros en la idea de ir transformando a Chloris Chilensis en una Chloris austro-americana.

Esta convocatoria la dirigimos tanto a los botánicos consagrados como a los jóvenes. Respecto de éstos, queremos que encuentren aquí un medio permanente de difusión de sus seminarios, tesis y proyectos relacionados con la botánica de las plantas vasculares y las briófitas (sensu lato).

Queremos construir una revista en la que encuentren espacio los artículos sesudos y las pequeñas notas taxonómicas; los hallazgos de flora, nacionales y regionales; las fenologías de las especies nativas; y los estudios de vegetación que se realizan a partir de las diversas ópticas que conforman el ámbito de la ecología de las plantas. Queremos abrir espacios también para el conocimiento de la historia de la botánica en Chile. Finalmente queremos servir de punto de encuentro para opiniones y noticias generadas desde todos los centros donde se esté aportando a la "Ciencia Amable"-Linneo dixit.

 

Presentamos, el número 1 de 2011 (año 14). Esta entrega comprende, como siempre, varios trabajos; algunos taxonómicos como la confirmación de Diplolepis hieronymi (Apocynaceae) como parte de nuestra flora nativa y de Sparaxis bulbifera (Iridaceae) y Argyranthemum frutescens (Asteraceae), como parte de la flora naturalizada. Difundimos, además, un trabajo sobre el hábitat y algunos aspectos reproductivos del quisco del litoral (Trichocereus chiloensis ssp. litoralis) y dos trabajos sobre comunidades vegetales, uno sobre la vegetación de los esteros degradados en la Región de Valparaíso y otro sobre el efecto de los senderos peatonales en la flora nativa de la reserva Altos de Lircay (VII Región). Finalmente reproducimos un discurso del profesor Carlos Muñoz Pizarro sobre los parques nacionales y otras áreas protegidas, que a pesar de haber sido pronunciado en 1948 mantiene asombrosa actualidad, particularmente hoy cuando se discute la ley del servicio del Estado de Chile que cautelará la biodiversidad y las áreas silvestres protegidas.

Esperamos, una vez más, que los trabajos les sean de utilidad y como fuente de inspiración. Chloris Chilensis, agradece a todos los autores que número tras número nos envían sus colaboraciones; y, obviamente, les solicita que nos sigan enviando sus trabajos y ofreciendo este espacio a sus estudiantes de pre y postgrado. 

Los invitamos a enviar desde ya trabajos para un próximo número que a más tardar se subirá a la web el segundo semestre de 2011. Para ello sólo tienen que seguir las instrucciones que se encuentran en el link para los autores y comunicarse con los editores a la dirección electrónica:sebastian@chlorischile.cl

Este número se lo dedicamos a nuestros botánicos jóvenes que partieron antes: Lorena Suárez y Darian Stark.

 

 

¡Esperamos vuestra colaboración!

 

Volver a la portada