Peñaloza, A., V. Pardo, A. Marticorena, L. Cavieres & F. Frugone.

Flora y vegetación del parque nacional Llullaillaco, Región de Antofagasta, Chile.

...¡pero qué atrae a los botánicos y los biólogos? Los semidesiertos y oasis poseen su propia biota nativa, que se ha adaptado a las condiciones ecológicas extremas como falta de agua, de calor, de oxígeno, de nutrientes para las plantas y alimentos para la fauna. esta escasez se intensifica por las condicioens climáticas muy variantes y las influencias nocivas de la actividad volcánica. Pero quien ha visto las vicuñas, guanacos, ñandús y péqueños roedores, aprenderá a ver las plantas, de las cuales estos animales deben alimentarse. La diversidad del mundo vegetal soprende hasta a los botánicos expertos. ¿Cómo es posible que en estos paisajes muchas veces monótonos crezcan tantas especies diferentes? El libro menciona alrededor de 125 especies en el parque nacional Llullaillaco, sin contar aun los helechos....-

La flora de un paisaje se podría comparar con el alfabeto o las sílabas de un idioma. Falta mucho para poder expresarse en un idioma al conocer solamente las letras. Pero sin conocer la flora tampoco se va a poder estudiar la vegetación, su ecología y rangos de distribución....Este libro esta compilado por especialistas en varias ramas científicas y se presenta ilustrado en una forma muy versátil...incluso un aficionado podría llegar a reconocer las plantas pequeñas y poco vistosas hasta el nivel de especie.

B. Ruthsatz

 

Contacto: Alejandro Peñaloza: alejandro.penaloza@poch.cl

Volver a reseñas