Año 12. Nº 1


ÁRBOLES ORNAMENTALES DE LA CIUDAD DE TEMUCO,
REGIÓN DE LA ARAUCANIA (IX), CHILE

 ORNAMENTAL TREES OF THE TEMUCO
(REGION DE LA ARAUCANÍA (IX), CHILE.

Mario Romero-Mieres, Susana Rebolledo & Patricio Jaramillo

 Facultad de Recursos Naturales,

Escuela de Ciencias Ambientales,

Universidad Católica de Temuco.

Casilla 15-D, Temuco, Chile.

maromero@uct.cl

 

 

RESUMEN

Se reportan los resultados de tres catastros de árboles ornamentales realizados desde el año 2006 al 2008 en la ciudad de Temuco, capital de la Región de La Araucanía, Chile. La riqueza taxonómica encontrada fue de 50 familias, 93 géneros y 127 especies. Las seis familias más representadas son Rosaceae, Cupressaceae, Salicaceae, Pinaceae, Proteaceae y Sapindaceae. Un 73% de las especies registradas son exóticas.

PALABRAS CLAVE: Flora arbórea, plantas ornamentales, plantas exóticas, flora urbana en Temuco

 

 

ABSTRACT

 The results of a tree census made from years 2006 to 2008 in Temuco, the capital of the Región de la Araucania, Chile, are reported. The taxonomic richness was 50 families, 93 genera and 127 species. The six best represented families were: Rosaceae, Cupressaceae, Salicaceae, Pinaceae, Proteaceae and Sapindaceae. 73% of the registered species are exotic. 

KEYWORD: Tree ornamental flora, ornamental tree plants, exotics trees, ornamental flora at Temuco.

 

 

INTRODUCCIÓN

Los árboles y los espacios verdes cumplen en una ciudad variadas funciones y beneficios: contribuyen al atractivo estético de las ciudades, ayudando a mantener la salud psíquica de sus habitantes; mejoran el microclima, optimizando la calidad del aire y moderando la contaminación acústica; ayudan a mantener frescas las ciudades y protegen y elevan la calidad del suelo, del agua, de la vegetación y de la fauna; y proveen de beneficios económicos en lo que respecta al valor patrimonial (Dwyer et al. 1991, Kuchelmeister & Braatz 1993, Nowak et al., 1997; Uribarrena, 2004; Del Río, 2008).

El patrimonio natural de una ciudad se enriquece día a día con la incorporación de especies de todo el planeta, permitiendo conocer y estudiar especies vegetales de otras latitudes en un área geográfica reducida. Sin embargo, y aún cuando muchas especies pueden establecerse en un lugar por la afinidad climática con su lugar de origen, resulta a veces complejo lograr su determinación, debido a la plasticidad fenotípica que pueden desarrollar en el nuevo lugar o bien por los diversos métodos culturales aplicados por viveristas o paisajistas, aumentando de esta forma variedades y cultivares de difícil identificación (Hartmann & Kester, 1998, Rodriguez et al., 2005). 

La sola presencia de los árboles en una ciudad los sitúa como elementos indispensables para el ornamento urbano. Para una adecuada administración de áreas verdes y del arbolado público, es necesario tener registros actualizados sobre las árboles que existen en la ciudad, siendo los inventarios o censos florísticos muy útiles para tal fin. En Chile, los estudios sobre el arbolado urbano son escasos, siendo las comunas de La Reina y Peñalolén, Región Metropolitana, y de Curicó, Región del Maule, algunos ejemplos de catastros realizados disponibles, aunque no necesariamente publicados (Lozano, 1999; De la Maza et al., 2002, Teillier, 2003; Vázquez & Romero, 2008).

La situación expuesta motivó la realización de este estudio, cuyo objetivo fue identificar los árboles ornamentales que existen en los espacios públicos de Temuco, a fin de contribuir al conocimiento de la flora urbana del sur de Chile y a su potencial uso en la planificación de áreas verdes de una ciudad.

 

ÁREA DE ESTUDIO

 

Temuco, capital de la Región de La Araucanía (IX), fue fundada en 1881 y se encuentra ubicada en los 38º 44` LS y 72º 35` LW, y a 114 m de altitud. Tiene una población cercana a los 232528 habitantes (INE, 2002) y una superficie urbana de 46,1 km2.

 En la ciudad predomina un clima templado lluvioso, con influencia mediterránea, cuya característica principal es que las precipitaciones se hacen presentes en todos los meses del año, pero se concentran en invierno. Con una temperatura media anual de 12°C, 80% de humedad relativa y 1.324 mm promedio de precipitaciones (Di Castri & Hayek, 1976), fitogeográficamente la ciudad se ubica en el límite entre las zonas higromórfica y mesomórfica (Pisano, 1956). De acuerdo con Cabrera & Willink (1973), se ubicaría en la región florística Neotropical y según Schmithüsen (1956) en la región de los bosques de  frondosas caducifolias de la zona templada, en la que la formación vegetal predominante corresponde al bosque parcialmente caducifolio de Nothofagus obliqua (Mirb.) Oerst., Laurelia sempervirens (Ruiz et Pav.) Tul. y Persea lingue (Miers ex Bertero) Nees, descrito años más tarde por Oberdorfer (1960) como: Nothofago-Perseetum.

Respecto de sus áreas verdes, la ciudad posee 5 plazas públicas de importancia y dos parques principales, existiendo registros sobre la composición arbórea y arbustiva sólo de las principales plazas de la ciudad (Hauenstein et al., 1987, 1988, 1989).

 Debido al incremento de la población, un 24,4% entre 1992 y 2002 (INE, 2006), la ciudad ha experimentado un acelerado crecimiento creándose nuevos barrios, poblaciones y áreas verdes, demandando más y nuevas especies vegetales para estos nuevos espacios (Möller, com. pers.).

 

 

MATERIAL Y MÉTODO

Entre los años 2006 y 2008, se realizaron prospecciones de tipo censal en parques, plazas, calles, avenidas y espacios públicos de Temuco, registrando sus árboles. El arbolado urbano fue inventariado considerando las variables señaladas por Ceballos (1997): altura de tronco no inferior a 1,8 m; un grosor mínimo de tronco basal de una pulgada; una copa bien formada y buenas condiciones sanitarias.

 Para efectos de la planificación del inventario, la ciudad fue dividida en los 19 distritos censales que posee (INE, 2007). Para cada sector, se realizaron fichas donde se registró la presencia-ausencia de los diversos árboles. A cada especie se le atribuyó nombre científico, familia botánica, nombre común, origen geográfico (nativa y exótica) y persistencia del follaje. Los árboles no identificados en terreno fueron colectados, herborizados y determinados en laboratorio, quedando posteriormente depositadas en el herbario de la Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad Católica de Temuco. La clasificación, nomenclatura, origen geográfico y persistencia del follaje de las especies se basó principalmente en los trabajos de Parodi (1959), Cronquist (1981), Marticorena & Quezada (1985), Rodríguez & Quezada (1995, 2001a, 2001b, 2001c, 2003), Hoffmann (1997, 1998), Macaya & Faúndez (1998), Baeza (2003), Rodríguez (2005) y Rodríguez et al. (2005), así como también mediante consultas a especialistas.  

 

RESULTADOS

 

Se encontraron 127 especies de árboles (Tabla 1). El grupo taxonómico mejor representado es Magnoliopsida (dicotiledóneas) con 100 especies (79 %), mientras que Pinophyta y Liliopsida (monocotiledónea), se encuentran presente con 23 (18 %) y 4 (3 %) especies respectivamente (Figura 1). Respecto de la persistencia del follaje, 70 especies (55%), son siempreverdes y 57 (45 %), caducifolias.

 Las especies se agrupan en 50 familias, siendo las más ricas en especies: Rosaceae (10), Cupressaceae (9), Salicaceae (8), Pinaceae (6), Proteaceae (6) y Sapindaceae (6). El género que más representantes tiene es Prunus, con 6 especies.

Del total de especies, 84 (66%) se observaron en todos tipo de espacios públicos de la ciudad, mientras que 43 (34%) sólo fueron registradas en calles y avenidas. Asimismo, 18 especies se encontraron en los 19 sectores inventariados (Tabla 2).

 El origen geográfico de las especies es diverso (Figura 2): 35 (27%) son nativas, mientras que 92 (73%) son exóticas; de ellas la mayoría (60 especies) provenientes de Europa, Asia y Eurasia. 18 especies arbóreas provienen de América del Norte y 9 de Oceanía. Sólo dos especies son originarias de ambientes tropicales: Persea americana Mill. y Dodonaea viscosa Jacq. Finalmente, se registró una especie de las Islas Canarias: Phoenix canariensis Chabaud.

 

DISCUSIÓN

 

La presencia de la especie nativa Maytenus boaria Molina en todos los sectores de Temuco, confirma lo informado por Ceballos (1997) y Gutiérrez  (2006), quienes señalan a esta especie como apropiada para ser considerada en el diseño y construcción de áreas verdes (Foto 1). La persistencia de sus hojas, sus ramas péndulas y su capacidad adaptativa en diversos sitios, le confieren localmente tal condición. Asimismo, destacan también las nativas Embothrium coccineum J.R. et G. Forster (Foto 2) y Nothofagus dombeyi (Mirb.) Oerst. Lo que confirma lo señalado por Hoffmann (1997, 1998) y Montenegro (2000), quienes mencionan a estas especies como frecuentes en el ornato de las ciudades. Ambas tienen un hermoso aspecto, buena adaptación al medio y sus hojas persisten en invierno. Además, E. coccineum tiene una abundante y colorida floración, es rústico y de rápido crecimiento, condiciones deseables para una ciudad; en N. dombeyi, su altura y la estratificación del follaje, le confieren elegancia y grandeza (Montenegro, 2000; Riedemann & Aldunate, 2003).

 Las especies exóticas Betula pendula Roth (Foto3), Malus baccata (L.) Borkh, Prunus cerasifera Ehrh. var. pissardiiP. avium L., P. serrulata Lindl.(Foto 4), y Robinia pseudoacacia L., fueron observadas en todos los sectores de la ciudad, principalmente en calles y avenidas, confirmando la alta demanda de estas especies en el ornamento de las ciudades, principalmente por su abundante floración, diversidad de colores en sus hojas y porte mediano (Parodi, 1959; Ceballos, 1997; Hoffmann, 1998; Hessayon, 1999; Lahitte & Hurrell, 1999; Lahitte & Hurrell, 2001; Hurrell & Lahitte, 2002; Kremer,2003; Fernándes & Mendonça, 2004; Thompson et al., 2004; Silva, 2007).

 En las áreas verdes (parques y plazas) de Temuco destacan Acer pseudoplatanus L., Aesculus hippocastanum L. (Foto 5), Araucaria araucana (Molina) K. Koch, Chamaecyparis lawsoninana (Murria) Parl., Fraxinus excelsior L., Liriodendron tulipifera L., Taxus baccata L., Tilia platyphyllos Scop., Ulmus americana L. y Ulmus glabra fma. pendula (Loudon) Rehder, especies frecuentemente seleccionadas para la ornamentación de parques y plazas (Ceballos, 1997; Hoffmann, 1998; Fernándes & Mendonça, 2004; Thompson et al., 2004; Rodriguez et al., 2005; Gutiérrez, 2006; Silva, 2007).

 Importante es destacar la presencia como árboles ornamentales de especies nativas amenazadas: A. araucana (vulnerable, Benoit 1989), Prumnopitys andina (Poepp. ex Endl.) de Laub. (rara, Benoit 1989) y Jubaea chilensis (Molina) Baill. (vulnerable, Benoit 1989).

 En general, se observó que la zona poniente de la ciudad -caracterizada por su condición socioeconómica alta- presenta la mayor riqueza de especies arbóreas, siendo la exótica Liquidambar styraciflua L. (Foto 6), una de las más frecuentes. Lo observado coincide con lo informado por Vásquez & Romero (2008), quienes pusieron en evidencia las diferencias en abundancia y riqueza de especies por sector socio-económico para la comuna de Peñalolén (Santiago de Chile).

 

AGRADECIMIENTOS

 A Enrique Hauenstein, de la Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad Católica de Temuco, por el apoyo en las determinaciones taxonómicas y datos de distribución, y a los Biólogos en Gestión de Recursos Naturales, Jonathan Urrutia y Andrés Fuentes, por su apoyo en terreno.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

BAEZA, C. 2003. Betulaceae. En: Flora de Chile, vol. 2 (2). (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 77-78. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

BENOIT, I. 1989. Libro Rojo de la Flora Terrestre de Chile (Primera parte). Corporación Nacional Forestal. Santiago, Chile. 157 pp.

CABRERA, A. & A. WILLINK. 1973. Biogeografía de América Latina. Monografía científica O.E.A. Serie biológica Nº 13. Washington, D.C., USA. 120 pp.

 CEBALLOS, W. 1997. Enverdecimiento urbano en Chile. En: Área verdes urbanas en Latinoamérica y el Caribe (Eds. L. Krishnamurthy & J. Rente), pp. 231-251. Banco Interamericano de Desarrollo. México.

CRONQUIST, A. 1981. An integrated system of classification of flowering plants. New York. Columbia University Press. xviii. 1262 pp.

 DE LA MAZA, C., HERNÁNDEZ, J., BOWN, H., RODRIGUEZ, M. & F. ESCOBEDO. 2002. Vegetation diversity in the Santiago de Chile urban ecosystem. Arboricultural Journal 26: 347–358.

 DEL RIO, J. 2008. El papel del arbolado urbano. URL: http://www.albayzin.info/Principal.htm. Visto: Marzo 17, 2009.

DI CASTRI, F. & E. HAJEK. 1976. Bioclimatología de Chile. P. Universidad Católica de Chile, Santiago. 128 pp.

DWYER, J., SCHROEDER, H. & P. GOBSTER. 1991. The significance of urban trees and forests: toward a deeper understanding of values. Journal of Arboriculture 17(10): 276-284

 FERNANDES, F. & L. MENDONÇA. 2004. Árboles ornamentales en la ciudad de Beja, Portugal. Botánica Complutenses 28: 85-91.

GUTIERREZ, P. 2006. 84 árboles para las ciudades de Chile. Ediciones Universidad Mayor. Serie Monografías. Santiago, Chile. 210 pp.

HARTMANN, H. & D. KESTER. 1998. Propagación de plantas. Compañía Editorial Continental S.A. de C.V. México, D.F. 760 pp.  

HAUENSTEIN, E. & L. LEIVA. 1987. Los árboles y arbustos de las plazas de Temuco I. laza Aníbal Pinto. Sociedad Amigos del Árbol. El árbol...nuestro amigo 3(3): 18-20. 

HAUENSTEIN, E., LEIVA, L. & M. GONZÁLEZ. 1988. Los árboles y arbustos de las plazas de Temuco II. Plaza Manuel Recabarren y Plaza Teodoro Schmidt. Sociedad Amigos del Árbol. El árbol...nuestro amigo 4(1): 43-46.

HAUENSTEIN, E., LEIVA, L. & M. GONZÁLEZ. 1989. Los árboles y arbustos de las plazas de Temuco III. Plaza Dagoberto Muñoz y Plaza Dreves. Sociedad Amigos del Árbol. El árbol...nuestro amigo 5(1): 49-53.

HESSAYON, D. 1999. Árboles y arbustos de jardín. Manual de cultivo y comercio. Editorial Blume. Barcelona, España. 128 pp.

 HOFFMANN, A. 1997. Flora silvestre de Chile, zona araucana. Cuarta edición revisada. Ediciones Fundación Claudio Gay, Santiago. Chile. 258 pp.

HOFFMANN, A. 1998. El árbol urbano en Chile. Tercera edición. Ediciones Fundación Claudio Gay, Santiago, Chile. 255 pp.

 HURRELL, J. & H. LAHITTE. 2002. Leguminosas. Nativas y exóticas. Biota Rioplatense VII. Ed. LOLA. Buenos Aires, Argentina. 320 pp.

 INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICAS (INE). 2002. Censo 2002. URL: http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/censos_poblacion_vivienda/censo_pobl_vivi.php. Visto: Abril 24, 2009.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICAS (INE). 2006. Síntesis estadística regional.  Región de La Araucanía. URL: http://www.inearaucania.cl/publicaciones/ser/ser2006.pdf. Visto: Abril 24, 2009.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICAS (INE). 2007. División Política, Administrativa y Censal. Publicación Bianual. Santiago de Chile. 358 pp.

KREMER, B. 2003. Árboles. Cómo reconocerlos y determinarlos. Guías de Campo Blume. Ed. Blume. Primera Edición. Barcelona. España. 191 pp.

KUCHELMEISTER, G. & S. BRAATZ. 1993. Una nueva visión de la silvicultura. Unasylva Vol. 44 (173). URL: http://www.fao.org/docrep/u9300S/u9300s00.HTM. Visto: Marzo 17, 2009.

LAHITTE, H. & J. HURRELL. 1999. Árboles urbanos. Biota Rioplatense IV. Ed. LOLA. Buenos Aires, Argentina. 320 pp.

LAHITTE, H. & J. HURRELL. 2001. Árboles urbanos. vol. 2. Biota Rioplatense VI. Ed. LOLA. Buenos Aires, Argentina. 287 pp.

LOZANO, A. M. 1999. Evaluación de frecuencia y abundancia de especies leñosas utilizadas en espacios públicos de la ciudad de Curicó. Monografía para obtener el título de Ecólogo-Paisajista. Escuela Ecología y Paisajismo, Universidad Central. Santiago de Chile. 140 pp.

MACAYA, J. &  L. FAÚNDEZ. 1998. Las Pittosporaceae cultivadas en Chile. Noticiario Mensual del Museo Nacional de Historia Natural de Santiago de Chile. 332: 9-16.

MARTICORENA, C. & M. QUEZADA. 1985. Catálogo de la flora vascular de Chile. Gayana Botánica 42 (1-2): 5-155.

MONTENEGRO, G. 2000. Chile, nuestra flora útil. Guía de uso apícola, medicinal, folklórica, artesanal y ornamental. Editorial Universidad Católica de Chile. Chile. 267 pp.

NOWAK, S., DWYER, J. & G. CHILDS. 1997. Los beneficios y costos del enverdicimiento urbano. En: Área verdes urbanas en Latinoamérica y el Caribe (Eds. L. Krishnamurthy & J. Rente), pp. 17-38. Banco Interamericano de Desarrollo. México.

OBERDORFER, F. 1960. Pflanzensoziologische Studien in Chile-Ein Vergleichmit Europa. Flora et Vegetatio Mundi. 2: 1-208.

PARODI, L. 1959. Enciclopedia argentina de agricultura y jardinería. vol 1. Editorial Acme SACI, Buenos Aires. Argentina. 931 pp.

PISANO, E. 1956. Esquema de clasificación de las comunidades vegetales de Chile. Rev. Agronomía 2(1): 30-33.

RIEDEMANN, P. & G. ALDUNATE. 2003. Flora nativa de valor ornamental. Identificación y propagación. Chile – Zona Sur. Primera edición. Editorial Andrés Bello. Santiago de Chile. 516 pp.

RODRIGUEZ, R. 2005. Elaeocarpaceae. En: Flora de Chile, vol 2 (3). (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 15-19. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

RODRIGUEZ, R. & M. QUEZADA. 1995. Gymnospermae. En: Flora de Chile, vol. 1. (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 310-327. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

RODRIGUEZ, R. & M. QUEZADA. 2001a. Winteraceae. En: Flora de Chile, vol. 2. (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 2-7. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

RODRIGUEZ, R. & M. QUEZADA. 2001b. Monimiaceae. En: Flora de Chile, vol. 2. (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 10-7. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

RODRIGUEZ, R. & M. QUEZADA. 2001c. Lauraceae. En: Flora de Chile, vol. 2. (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 19-25. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

RODRIGUEZ, R. & M. QUEZADA. 2003. Fagaceae. En: Flora de Chile, vol. 2 (2). (Eds. C. Marticorena & R. Rodríguez), pp. 64-76. Ediciones Universidad de Concepción, Concepción. Chile.

RODRIGUEZ, R., RUIZ, E. & J.P. ELISSETCHE. 2005. Árboles en Chile. Editorial Universidad de Concepción. Concepción, Chile. 183 pp.

SCHMITHÜSEN, J. 1956. Die raümliche Ordnung der chilenischen Vegetation. Bonn. Geogr.. Abhand 17:1-86.

SILVA, R. 2007. Principios de jardinería. Primera edición. El Mercurio-Aguilar Eds. Santiago, Chile. pp. 348.

TEILLIER, S. 2003. Plantas chilenas en parques y jardines. Boletín de la Sociedad Argentina de Botánica. 38: 17-18.

THOMPSON, J., NOWAK, D., CRANE, D. & J. HUNKINS. 2004. Iowa, U.S., communities benefit from a tree-planting program: characteristics of recently planted trees. Journal of Arboriculture 30 (1): 1-10.

URIBARRENA, S. 2004. Funciones y beneficios del árbol urbano. Valencia Naturalmente 4: 26-27. URL: http://www.valencia.es/ayuntamiento/revista_accesible.nsf. Visto: Marzo 17, 2009.

VASQUEZ, A. & H. ROMERO. 2008. Vegetación urbana y desigualdades socio-económicas en la comuna de Peñalolén, Santiago de Chile. Una perspectiva de justicia ambiental. URL: http://captura.uchile.cl/dspace/. Visto: Marzo 22,  2009.


 

Citar este artículo como:

Romero-Mieres, M., S. Rebolledo & P. Jaramillo. 2009. Árboles ornamentales de la ciudad de Temuco, Región de la Araucanía (IX), Chile. Chloris Chilensis, Año 12 Nº1. URL: http://www.chlorischile.cl


Volver a la portada