Año 7. Nº 2


 

LA VEGETACION DE LA CUENCA MEDIA-ALTA DEL RIO LOA (3100-4150 msnm).
REGION DE ANTOFAGASTA (II), CHILE

 

Sebastián Teillier
steillier@chlorischile.cl

 

 RESUMEN

 El desierto de Atacama es el lugar más árido del planeta. Sin embargo, a partir de cerca de los 2800-3000 m altitud lluvias, de origen amazónico, configuran un clima que permite la existencia de plantas hasta más de 4000 m. El objetivo de este trabajo es caracterizar la vegetación de la cuenca alta del río Loa, mediante la identificación y la caracterización de las comunidades vegetales tomando como parámetros, la riqueza, la composición, el origen geográfico de la flora, la cobertura, las formas de vida y la diversidad. Los tipos fisonómicos de vegetación encontrados corresponden, en un gradiente de altitud, al matorral desértico, al tolar marginal, al tolar intermedio, al tolar de altura y a un pajonal altoandino. Los resultados muestran que la riqueza de especies entre unidades varió entre 11 y 38 siendo más alta en el tolar intermedio y más baja en el matorral desértico. La cobertura de la vegetación varió, a su vez, entre 31 y 6 %, siendo más alta en el tolar intermedio y en el pajonal altoandino y menor en el matorral desértico. Los valores registrados por el índice de diversidad de Simpson variaron entre 4,67 y 2,71 siendo el mayor el del tolar intermedio y el menor el del matorral desértico. Entre las formas de vida de Raunkiaer, los nanofanerófitos (arbustos) predominan en la cobertura de las comunidades intermedias (Baccharis spp, Parastrephia spp., Fabiana spp), en el extremo superior predominan las gramíneas cespitosas (Stipa (Jarava) frigida, Festuca chryosphylla) y en el  margen del desierto, las terófitas (Cistanthe salsoloides). Las tendencias encontradas son similares a las de otros trabajos realizados en los altiplanos de Chile y Bolivia. Desde un punto de vista sintaxonómico las unidades pertenecen a las alianzas Acantholippio deserticolae-Atriplicetum imbricatae (matorral desértico, tolares) y Urbanio pappigerae-Stipion frigidae (pajonal altoandino).

 Palabras clave: Vegetación de Chile. Vegetación andina. Vegetación de la Región de Antofagasta. Río Loa.

 ABSTRACT

Atacama desert is the driest place on earth. Nevertheless, from around 2800-3000 m height, rain from amazonic origin, rise a climate that allows the existence of plants up to 4000 meters. The aim of this paper is characterize flora of high valley of Loa river, by the identification and characterization of vegetation communities taking as parameters richness, composition, geographic origin of the flora, coverage, Raunkiaer’s life forms and diversity. The physiognomic types of vegetation found correspond, in an altitude gradient to arid shrub, marginal tolar, intermediate tolar, high tolar and high Andean steppe. The results show that richness of species between units varied between 11 and 38, being highest in the intermediate tolar and lowest in the arid shrub. The coverage of vegetation varied, at the same time, between 31 and 6 %, being higher in intermediate tolar and in Andean steppe. Values registered by Simpson diversity index varied among 4.67 and 2.71 being the bigger the one of intermediate tolar and the smaller the one from arid shrub. Among Raunkiaer’s life forms, nanophanerophyta (shrubs) prevail in the coverage of intermediate communities (Baccharis spp, Parastrephia spp., Fabiana spp), in the superior extreme prevail hemikryptophyta, caespitose grasses as Stipa (Jarava) frigida and Festuca chryosphylla and in the desert margin, terophyta as Cistanthe salsoloides. The tendencies found are similar to other works done in the Altiplano plateau of Chile and Bolivia. From the view point of syntaxonomic the units belong to Acantholippio deserticolae- Atriplicetum imbricatae (arid shrub, tolares) alliances and Urbanio pappigerae-Stipion frigidae (high Andean steppes).

 Key words: Chilean vegetation. Andean vegetation. Antofagasta vegetation. Loa river.

 

INTRODUCCION

 El desierto de Atacama es el lugar más árido del planeta. Entre 1964 y 2001, la media anual de precipitaciones fue de 0,5 mm, vale decir, la más baja registrada por los centros meteorológicos del globo. Por ésta razón vastas zonas ubicadas sobre 1000 m de altitud carecen de vegetación configurando la llamada región fitogeográfica del “Desierto Absoluto” (Gajardo,1994). Sin embargo, a partir de cerca de los 2800-3000 m altitud, por la influencia de las lluvias de origen amazónico, se observa un incremento en la pluviometría configurando un clima con tendencia tropical (Di Castri & Hajek, 1978). A la latitud de Antofagasta se observa entonces una gradiente pluviométrica relacionada con la altitud que en el sector de la cordillera de los Andes, permite el desarrollo de vegetación zonal desde 2800-3000 m, con un límite superior cerca de 4500 m (sector de Toconce: Villagrán et al, 1981).

 Respecto de la distribución altitudinal de la flora vascular en el cordón oriental de la cordillera de los Andes (Toconce (22°06-22°22’), Villagrán et al.(1981) realizaron un estudio de la flora y vegetación donde establecieron  la existencia de un gradiente altitudinal en la distribución de las especies de plantas y  distinguen los siguientes pisos:

-prepuneño, donde la dominancia corresponde a arbustos como Atriplex imbricata y Ambrosia artemisioides (como Franseria meyeniana) y en la parte más alta, Fabiana ramulosa (como Fabiana densa) y  Baccharis boliviensis.
-puneño, donde predominan arbustos como Junellia seriphioides, Baccharis tola (como B. incarum), Lampaya medicinalis y la gramínea Stipa leptostachya.
-andino, donde predominan los pajonales de gramíneas como Festuca chrysophylla  y Stipa venusta y arbustos como Parastrephia quadrangularis, Fabiana bryoides y Adesmia horrida.


De acuerdo con la propuesta de Gajardo (1994),  la vegetación del área de estudio pertenecería a la de las Regiones del Desierto y de la Estepa Altoandina. En el primer caso estaría representada la Sub-región del Desierto Andino con la formación del Desierto de la Cuenca Superior del Río Loa. La Región de la Estepa Altoandina estaría representada por la Sub-región del Altiplano y de la Puna con las formaciones de la Estepa Arbustiva Pre-puneña, y la Estepa Altoandina Sub-Desértica. La formación del Desierto de de la Cuenca Superior del Río Loa estaría constituida por arbustos xerófilos y amplias superficies desprovistas de vegetación. La distribución geográfica de la formación indicaría que es endémica de la cuenca del río Loa, aunque las especies que la caracterizan son de amplia distribución en la pre-puna del norte de Chile. La formación de la Estepa Arbustiva Pre-puneña muestra  también  una predominancia de arbustos bajos, xerófilos. Presenta elementos de similitud con la vegetación del  desierto. Es una formación de amplia distribución en las cordilleras de la I y II Región. Finalmente, la formación de la Estepa Altoandina Sub-Desértica corresponde al tolar del Altiplano, extensamente repartido y alternando con los llamados “pajonales”; prefiriendo sitios rocosos o pedregosos y ocupando rara vez arenales. La forma de crecimiento predominante es la de arbusto con hojas pequeñas y duras. Se distribuye tanto en la Región de Tarapacá (I) como en el sur de la de Antofagasta (II).  


Finalmente, Navarro (1993) y Luebert y Gajardo (2000), presentan estudios fitosociológicos realizados en Bolivia (Navarro) y en el sector del volcán Llullaillaco (Luebert y Gajardo). En ambos se proponen categorías sintaxonómicas para la vegetación de esos sectores, categorías que posiblemente se encuentren también en el sector occidental de la cordillera de los Andes.


 En relación con la cuenca del río Loa, el más largo de Chile y prácticamente el único en el norte que desemboca en el mar; Gutiérrez et al. (1998) realizaron una investigación donde encuentran que los sitios ubicados entre 0 y 1500
m presentan la menor riqueza de especies, en tanto que tanto la riqueza como productividad aumentan con la altitud. La investigación fue realizada subiendo por el brazo correspondiente al río Salado.

 
El área propuesta para el trabajo, perteneciente al margen occidental de la cuenca del río Loa,  es poco conocida y ha sido poco explorada, contándose sólo con los datos sobre flora aportados por el catastro de la flora de la II Región (Marticorena et al, 1998), por lo que los resultados aquí presentados se consideran como un aporte al conocimiento de las comunidades de vegetación.

 
No es menos importante señalar la parte correspondiente al cerro Colorado (o de las Papas), ha sido propuesta como sitio prioritario para la conservación de la diversidad biológica de Chile, bajo el nombre de “Cuenca superior del río Loa, incluyendo el cerro Colorado”. Está considerado como un sitio importante (prioridad II). El área, de acuerdo con el texto citado, se ubica entre los  21°11’-68° 40’ y 21°51- 68.40’. Como fundamento para la proposición se señala que las formaciones vegetales del lugar, especialmente las del Desierto Superior de la Cuenca del Loa y la de la Estepa Arbustiva Pre-puneña están escasamente representadas en el SNASPE (Muñoz et al. 1996), confirmado por  Luebert y Becerra, (1998).

 Objetivos

El objetivo de este trabajo es caracterizar la vegetación del área de la cuenca alta del río Loa, entre el poblado de Estación San Pedro y los sitios Pampa Puno y quebrada Sapunta. Los objetivos específicos son la identificación y la caracterización de las comunidades vegetales que se encuentran en el gradiente tomando como parámetros, la riqueza, la composición, el origen geográfico de la flora, la cobertura, las formas de vida y la diversidad.

 

MATERIALES Y METODOS

 Área de estudio
El área de estudio se encuentra en la Región de Antofagasta (II), provincia del Loa. Se extiende desde la localidades de Estación San Pedro (21°56’LS – 68°32’LW), hasta las de Pampa Puno (21°19’ LS - 68°48’ LW) y quebrada Sapunta (21°18’ LS – 68°46’ LW), siguiendo un trayecto por el margen occidental del cajón del río Loa (Fig. 1). El área representa un gradiente de altitud de entre 3100 y 4150 m.

Vegetación
La clasificación de las comunidades de vegetación se realizó a priori con base en los datos disponibles en la literatura, en especial según  Villagrán et al (1981) y fue complementada  con las observaciones en terreno. Las unidades con principalmente fisonómicas y las que se consideran para este análisis son:

-Matorral desértico.
Tolar marginal.
Tolar intermedio.
Tolar de altura.
Pajonal altoandino

 La caracterización de las unidades se realizó mediante el levantamiento en terreno de parcelas de área mínima para cada unidad, en las que se estimó visualmente la cobertura absoluta de cada especie. Con base en la información obtenida del muestreo en terreno, se presentan datos referidos a parámetros comunitarios como la riqueza,  la composición, la abundancia (cobertura) y la diversidad (índice de Simpson) y el espectro de las formas de vida basado en las coberturas de ellas en las unidades de vegetación. La cobertura total de las plantas varió entre 31 y 6 %, siendo las más altas las del tolar intermedio y el pajonal altoandino y la más baja la del matorral desértico.

 El análisis de la vegetación incluye solamente aquellas unidades de vegetación zonal, se excluyen la vegetación de las vegas y del río

 

RESULTADOS

El matorral desértico
Esta unidad presenta una riqueza 11 especies. La composición de especies, las coberturas y las frecuencias de las especies se muestran en la Tabla 1. Las dominantes, en cuanto a cobertura, son Cistanthe salsoloides (Calandrinia salsoloides), Tiquilia atacamensis y Acantholippia deserticola. En relación con la frecuencia, las especies que presentan mayores porcentajes son también las citadas, a las que se agrega Adesmia rahmeri. El promedio de la cobertura total de la vegetación alcanza a sólo un 6,24 %, la menor de las registradas en este trabajo. Un 56,89 % de la cobertura corresponde a las terófitas (Foto 1) que alcanzan aquí su mayor abundancia;  seguidas por las caméfitas (21,8) y las nanofanerófitas (19,39 %) (Tabla 2). Desde el punto de vista fisonómico se presenta como un matorral muy abierto donde los arbustos presentan un gran espaciamiento y baja cobertura. El índice de diversidad de Simpson alcanza a 2,7, el menor obtenido. La unidad presenta mayor cobertura en las depresiones del terreno correspondientes a micro-cursos de agua. Se registró entre 3000 y 3100 m de altitud, viniendo en contacto hacia abajo con las formaciones del “Desierto de los Aluviones” (Gajardo, 1994) con dominancia de Adesmia atacamensis.

 El tolar marginal
Esta unidad presenta una riqueza de 26 especies El promedio de la cobertura de la vegetación es de un 16,1 %. La composición de especies y los valores de cobertura y frecuencia de la unidad se muestran en la Tabla 3. Las especies dominantes, en cuanto a cobertura, son Atriplex imbricata y Acantholippia deserticola. En relación con la frecuencia, las especies que presentan mayores porcentajes son también las citadas, a las que se agrega la cactácea Opuntia conoidea. Un 90,9 % de la cobertura corresponde a nanofanerófitas arbustivas lo que le confiere una fisonomía de matorral de baja densidad. El índice de diversidad de Simpson alcanza a 3,2. La unidad es frecuente en sitios planos, frecuentemente arenosos. La fisonomía  de la vegetación se muestra en las Foto 2 y 3. Se registró entre 3100 y 3300 m de altitud.

El tolar intermedio
Esta unidad presenta una riqueza de 38 especies, la más alta registrada. El promedio de la cobertura de la vegetación es de un 31 %, la segunda más alta entre las unidades estudiadas. La composición de especies de la unidad y los valores de frecuencia y cobertura se muestran en la Tabla 4. Las especies dominantes, en cuanto a cobertura y frecuencia, son Baccharis boliviensis, Chuquiraga atacamensis (Foto 4) y Fabiana denudata Un 98, 15 % de la cobertura corresponde a los nanofanerófitos, arbustivos, lo que le otorga una fisonomía de matorral (Foto 5). El índice de diversidad de Simpson alcanza a 4,67, el valor más alto entre las unidades analizadas. La unidad se ubica en una altitud intermedia respecto de los tolares de altura y marginal; está bien representada en el sector aledaño a la localidad de Lequena. En relación con la flora de esta unidad, se consigna la presencia de Oenothera nana (Onagraceae) como una especie poco conocida para la flora de Chile que había sido reportada antes sólo para Caritaya, I Región (Col. Behn, 19602, CONC). Es una hierba anual o  perennizante (Dietrich, 1977, Foto 6), localmente escasa. También crece en el altiplano de los países vecinos. Otra especie interesante encontrada en esta unidad es el arbusto endémico de la Región de Antofasta (II), Senecio pappi (Ricardi & Marticorena, 1964) (Foto 7). Este tipo de tolar se registró entre 3300 y 3700 m de altitud.

El tolar de altura
Esta unidad presenta una riqueza de 15 especies. El promedio de la cobertura de la vegetación es de un 18 %. La composición de especies y los valores de frecuencia y cobertura se muestran en la Tabla 5. Las especies dominantes en cuanto a cobertura y frecuencia son Baccharis tola y Parastrephia quadrangularis. Un 81,15 % de la cobertura corresponde a las nanofanerófitas arbustivas, en tanto que un 18,85 % a las hemicriptófitas; esto confiere a la unidad una fisonomía de matorral con un estrato basal de hierbas perennes que forman champas discontinuas.. El índice de diversidad de Simpson alcanza a 3,55, el segundo más alto registrado. Es una unidad heterogénea, la dominancia de las especies varía según la exposición y el sustrato (Foto 8). Se registró entre 3700 y 4000 m de altitud.


El pajonal altoandino

Esta unidad presenta una riqueza de 20 especies. La cobertura total, promedio, de la vegetación es de un 29,3 %. La composición de especies y los valores de frecuencia y cobertura para las especies se muestran en la Tabla 6. Las especies dominantes en cuanto a cobertura y frecuencia son  Stipa frigida, Stipa nardoides y Parastrephia quadrangularis. Un 75 % de la cobertura corresponde a hemicriptófitas, la mayoría gramíneas cespitosas y cerca de un 25 % a nanofanerófitas y caméfitas arbustivas. Esto confiere a la vegetación una fisonomía de un pajonal (Foto 9), en cuyos espacios libres crecen arbustos  menores de 30 cm de altura y algunas cactáceas en cojín (Foto 10). El índice de diversidad de Simpson alcanza a 3,52. Ocupa en el área sitios ubicados entre los 4000 y los 4200 m altitud, pudiendo descender por las laderas de exposición sur hasta los 3700 m. En situaciones en las que se establece cerca de las quebradas, sobre suelo rocoso, se enriquece con elementos del tolar y elementos más propios de los roquedales como Azorella compacta (llareta, Foto 11) y Stipa venusta. En sitios muy expuestos al viento la composición se empobrece y disminuye la cobertura, dominando Stipa nardoides y Urbania pappigera (Foto 12). Se registró entre 400 y 4200 m de altitud.

Especies en categorías de conservación

De acuerdo con Benoit (1989) y Belmonte et al. (1998) las especies en categorías de conservación presentes en el área del estudio serían las siguientes:

Azorella compacta (llareta): especie considerada como “vulnerable” al nivel nacional. Escasa en el área del proyecto, se la encontró exclusivamente en las laderas rocosas de la quebrada de Sapunta (Foto 11).

Echinopsis atacamensis (cardón, Foto 13): cactácea endémica de la I y II Región de Chile. Esta considerada como “vulnerable” para la Región de Antofagasta (II). En el área del estudio se la encuentra en las laderas rocosas del cajón del río Loa, a partir de 3500 m altitud. La población más importante del área se encontró en el cerro Colorado o de las Papas en el ámbito del tolar marginal.

Opuntia conoidea  (espina, Aldunate et al. 1983): cactácea endémica de la Región de Antofagasta (II). Se la considera como "rara" al nivel nacional. Crece sobre roquedales o sitios arenosos desde los 4000 m. Relativamente frecuente en todo el área del trazado (Foto 14) como acompañante en todas las unidades salvo el pajonal de altura.

 DISCUSION

Riqueza 
La riqueza en las unidades de vegetación varió entre 11 y 38 especies (Tabla 7). Se observa una gradiente relacionada con la altitud puesto que el matorral desértico ubicado en la parte baja de la gradiente presentó el valor más bajo,  el tolar intermedio, el más alto y finalmente se encontró un valor alto también en el pajonal de altura, es posible que ascendiendo aún más recién decline la riqueza de especies. Este patrón es consistente con observaciones anteriores para el cordón oriental de los Andes del altiplano (Villagrán et al, 1981; Arroyo et al 1982; Villagrán et al, 1982, Villagrán et al, 1983); donde la riqueza es máxima donde se registran las condiciones óptimas de temperatura y humedad (Arroyo et al, 1988).

 Cobertura total
La cobertura total de la vegetación en las unidades de vegetación estudiadas varió entre 31 y 6 % (Tabla 7). Se observa que las unidades que presentan la mayor cobertura de vegetación son las del tolar intermedio  (31 % y  el pajonal con cerca del 30 %: la unidad con menos vegetación corresponde al matorral desértico (6,24 %), lo que representa cerca de un 20 % de la cobertura del tolar intermedio. El máximo valor encontrado es sensiblemente menor al del encontrado en un transecto realizado en el Altiplano de la I Región (sierra de Huaylillas-cerro Guane –Guane), donde se reporta hasta un  70 % (Villagrán et al, 1982); pero similar al del transectoTuri-cerro León situados en el cordón oriental de los Andes de la II Región (Villagrán et al, 1981). La tendencia a aumentar la cobertura con la altitud corresponde también con los hallazgos reportados.

Diversidad
La variación de la diversidad calculados con el índice de Simpson sigue los patrones altitudinales y comunitarios encontrados para la riqueza y la cobertura. Los valores registrados están entre 4,67 y 2,71 (Tabla 7). Los más altos los registra el tolar intermedio, en tanto que el más bajo, el matorral desértico. No se encontró un patrón de comparación en la literatura consultada. En relación con los tres parámetros comunitarios analizados se observa que estos aumentan con la altitud, no registrándose una disminución sustantiva (valores menores que el matorral desértico) hasta el punto de altitud (4150 m), lo que sugiere que la caída se registra sobre 4200 m, valores que se registran poco en el sector occidental de los Andes.

Formas de Vida
La variación de las formas de vida, considerando datos de abundancia, se muestra en la Tabla 2. Los aspectos más notables son en primer lugar el aporte importante en cobertura de los nanofanerófitos de tipo arbustivo, que definen el paisaje de los tolares. En los andes fríos y secos del norte Chile, es al parecer una  tendencia general y fue  registrada por Arroyo et al (1988). Los hemicriptófitos presentan dominancia sólo en la parte más alta. Finalmente los terófitos, las hierbas anuales, sólo registran dominancia en el matorral desértico, respecto de éstos, resultan ser bastante singulares, especies como Cistanthe salsoloides  que puede comportarse como caméfita herbáceas si las condiciones climáticas lo permiten, pudiendo rebrotar entonces desde sus porciones aéreas, además, Adesmia rahmerii, otra terófita importante podría comportarse como anual o bienal. La dominancia de las terófitas, en el matorral desértico, podría sugerir que desde el punto de vista de la fisonomía, esta unidad de vegetación más que a un “matorral” se podría asimilar a un paisaje más bien de estepa desértica con cactáceas, pero sin gramíneas.

 Correspondencias de las unidades estudiadas con resultados de otros estudios regionales
La unidad del matorral desértico se corresponde en buena medida con la formación del Desierto de los Aluviones (Gajardo 1994), Aun cuando Adesmia atacamensis alcanza niveles de dominancia debajo de los 3000 m. La unidad no es detectada por Villagrán et al (1981) en la pre-cordillera de Toconce porque el transecto se inicia sobre 3100 m. De acuerdo con Luebert y Gajardo (2000), la unidad podría pertenecer a la alianza Ambrosio artemisioidis-Atriplicion imbricatae, pero no hay una asociación fitosociológica formalmente descrita para este tipo de vegetación.

 La unidad del tolar marginal puede asimilarse a la formación del Desierto de la Cuenca Superior del río Loa, a la asociación de Acantholippia punensis (A. deserticola)-Franseria meyeniana (Ambrosia artemisioides) (Gajardo, 1994).  La unidad es frecuente en la prepuna de Toconce (Villagrán et al, 1981) y en la región inferior del Parque Nacional Llullaillaco (Luebert y Gajardo (2000). Desde el punto de vista sintaxonómico corresponde a la alianza Ambrosio artemisioidis-Atriplicion imbricatae y a la asociación Acantholippio deserticolae-Atriplicetum imbricatae Luebert & Gajardo.

 De acuerdo con Gajardo (1994) la unidad del tolar intermedio pertenece a la Región fitogeográfica de la Estepa Altoandina, subregión del Altiplano y la Puna y a la formación de la Estepa Arbustiva Pre-puneña pudiendo asimilarse a la asociación de Fabiana densa (F. ramulosa)-Baccharis boliviensis, si bien F. ramulosa es muy escasa en el área el resto de las especies están presentes, algunas de forma importante como B. boliviensis, Fabiana denudata y Junellia seriphioides. Villagrán et al (1981), describen la asociación de Fabiana densa-Baccharis boliviensis para el área de la puna de Toconce, con una composición especifica similar, pese a que como se dijo F. ramulosa (F. densa) es escasa o falta en el área de este estudio. Desde el punto de vista sintaxonómico  en términos de asociación  podría tratarse de una subasociación de rango altitudinal más alto de la asociación Acantholippio deserticolae-Atriplicetum imbricatae, donde las especies diferenciales serían Chuquiraga atacamensis y Fabiana denudata.

 El tolar de altura no podría asimilarse a la asociación de Fabiana bryoides-Parastrephia lepidophylla de Gajardo (1994), puesto que las dos especies dominantes han sido reemplazadas por F. squamata y P. quadrangularis, respectivamente. La unidad presenta afinidad con la asociación puneña de Baccaris incarum (B. tola) y Junellia seriphioides encontrada por Villagrán et al (1981) en Toconce. Desde el punto de vista sintaxonómico la unidad podría ser parte de la alianza Urbanio pappigerae-Stipion frigidae Navarro y a la asociación propuesta por Luebert y Gajardo (2000) Adesmio melanthi-Artemisietum copae descrita para el Parque Nacional Llullaillaco.

 Finalmente la vegetación del pajonal de altura corresponde con la formación que Gajardo (1994) denomina como Estepa Altoandina Sub-Desértica, a la asociación Festuca chrysophylla-Fabiana bryoides, sin embargo, una de las dominantes F. bryoides esta vicariada por F. squmata y F. chrysophylla es más abundante en los sectores más altos. Esta unidad fue registrada también por Villagrán et al (1981) para la Puna de Toconce, bajo el nombre de As. Fabiana bryoides-Adesmia horrida. En Bolivia, ha sido reportada como Stipo frigidae-Senecietum puchii para un rango altitudinal de 4100 a 4900m, en el sector de Lípez, la asociación pertenece a la alianza Urbanio pappigerae-Stipion frigidae Navarro y al orden de los tolares Parastrephietalia lepidophylla.

 Como conclusión respecto de la flora del área de estudio se da cuenta de la presencia de unas 90 especies, incluyendo las que no estaban dentro de las parcelas de muestreo y la flora azonal, cuya lista se muestra en las Tablas 8a y 8b. Llama la atención la ausencia de plantas alóctonas asilvestradas. Un 12,7 % de las especies son endémicas de Chile.

AGRADECIMIENTOS

El autor agradece a la Consultora Ambar, en especial a R. Salazar y a M. García. También a CODELCO-Chile por las facilidades para el acceso al terreno.
Este trabajo está dedicado al Ing. Claudio Friedmann que ya no esta con nosotros.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 ALDUNATE, C.; J..J. ARMESTO; V. CASTRO Y C. VILLAGRÁN. 1983:. Ethnobotany of pre-altiplanic community in the Andes of Northern Chile. Economic Botany 37 (1)120-135

 BELMONTE, E; L. FAÚNDEZ; J. FLORES; A. HOFFMANN; M. MUÑOZ & S. TEILLIER. 1998. Categorías de conservación de cactáceas nativas de Chile. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural 47: 69-89 .

 BENOIT, I. 1989.  Libro Rojo de las Plantas Terrestres de Chile. CONAF, Santiago de Chile.

DI CASTRI & HAJEK, 1976. Bioclimatología de Chile. Editorial Universidad Católica de Chile.

 DIETRICH, W. 1978. The south-american species of Oenothera sect. Oenothera (Raimannia, Renneria, Onagraceae). Annals of the Missouri Botanical Garden 64 (3): 425-626.

 GAJARDO, R. 1994.  La Vegetación Natural de Chile. Clasificación y Distribución geográfica. CONAF-Editorial Universitaria. Santiago de Chile.

 GUTIERREZ, J., F. LÓPEZ-CORREA, & P. MARQUET. 1998. Vegetation in an altitudinal gradient along the Rio Loa in the Atacama Desert of northern Chile. Journal of Arid Environment 40: 383-399.

 KALIN-ARROYO, M., T., C. VILLAGRAN, C. MARTICORENA &  J.J. ARMESTO. 1982. Flora y relaciones biogeográficas en los Andes del norte de Chile (18-19° S). En: El Hombre y los Ecosistemas de Montaña. A. Veloso y E. Bustos Eds. Programa MAB-6 Vol. 1. 71-92.

 KALIN-ARROYO, M. T., F. SQUEO, J.J. ARMESTO & C. VILLAGRAN. 1988. Effects of aridity on plant diversity in the northern chilean Andes: results of a natural experiment. Annals of the Missouri Botanical Garden 75 (1): 55-78.

 LUEBERT, F. & P. BECERRA. 1998. Representatividad vegetacional del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del estado (SNASPE). Revista Ciencia y Ambiente. Junio. 62-69.

 LUEBERT, F. & R. GAJARDO. 2000. Vegetación de los Andes áridos del norte de Chile. Lazaroa 21: 111-130.

 MARTICORENA C., O MATTHEI, R. RODRIGUEZ, MK ARROYO, M MUÑOZ, F SQUEO & G ARANCIO. 1998. Catálogo de la flora vascular de la Segunda Región (Región de Antofagasta), Chile. Gayana Bot. 55: 25-83.

 MUÑOZ M.; H. NÚÑEZ & J. YÁÑEZ. 1996. Libro rojo de los Sitios Prioritarios para la Conservación de la diversidad biológica en Chile. CONAF. 203 pp.

 NAVARRO, G. 1993. Vegetación de Bolivia: el Altiplano meridional. Rivasgodaya 7: 69-98.

 RICARDI, M. & C. MARTICORENA. 1964. Compuestas nuevas o interesantes para Chile. Gayana 11.28 pp.             

 VILLAGRÁN, C, J. .J. ARMESTO Y M. T. KALIN ARROYO. 1981. Vegetation in a high Andean transect between Turi and cerro León in northern Chile. Vegetatio 48, 3-16.

 VILLAGRAN, C., M. T. KALIN-ARROYO & J. ARMESTO. 1982. Flora y relaciones biogeográficas en los Andes del norte de Chile (18-19° S). En: El Hombre y los Ecosistemas de Montaña. A. Veloso y E. Bustos Eds. Programa MAB-6 Vol. 1. 71-92.

 VILLAGRAN, C, M. T. KALIN ARROYO & C. MARTICORENA (1983) Efectos de la desertización en la distribución de la flora andina de Chile. Revista Chilena de Historia Natural. 56 (2) 137-157.

 


 Citar este artículo como:
Teillier, S. 2004.
La vegetación de la cuenca media-alta del río Loa (3100-4150 msnm). Región de Antofagasta (II), Chile.
Chloris Chilensis Año Nº 2. URL: http:www.chlorischile.cl


Volver a la portada