Año 21. Nº 1


RELEVAMIENTO DE LA VEGETACIÓN DEL ÁREA DE CASTAÑO NUEVO – VILLA CORRAL, CALINGASTA, PROVINCIA DE SAN JUAN, ARGENTINA 

Vegetation survey of Castaño Nuevo- Calingasta, San Juan-Argentina

 

A.D. DALMASSO1 2 & J. MÁRQUEZ1

1Docentes de Botánica II. Licenciatura en Biología. Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. San Juan. 
2 Grupo de Geobotánica y Fitogeografía- IADIZA

 

RESUMEN

 

El objetivo del trabajo fue clasificar e  inventariar la vegetación del área desde el río San Juan hacia el oeste. Se trabajó en el sector Castaño Nuevo-Villa Corral y alrededores, en el departamento Calingasta, San Juan. En la región, la temperatura media anual es de 14,6 º C con temperaturas máximas absolutas de 36,9 º C y mínimas absolutas de -10,5 º C; las precipitaciones varían con la altitud, partiendo desde un clima hiperárido con un registro de 54,6 mm/año a los 1300 m y aumentando con la altitud donde, además, se suma el aporte níveo. La superficie del área de estudio fue de unos 577,63 km2.

Se efectuaron relevamientos de la vegetación utilizando censos fitosociológicos, desde los 1300 m hasta los 4100 m de altitud en los que se registraron 254 especies. La vegetación se clasificó en comunidades pertenecientes a la provincia fitogeográfica del Monte entre los 1300 y los 2500 m, con especies dominantes como Bulnesia retama, Larrea cuneifolia y L. divaricata, Gochnatia glutinosa; a medida que aumenta la altitud aparecen las de la provincia de la Puna con límite superior en los 3500 m, con presencia de Baccharis grisebachii, Fabiana denudata, Poa resinulosa; a partir de los 3500 m aparecen las comunidades de la provincia Altoandina con Adesmia pinifolia, Hordeum comosum y Poa holciformis. En las laderas húmedas, entre 2600 y 2800 m, se intercalan las comunidades del cardonal con especies muy características como los cactus Denmoza rhodacantha y Lobivia formosa. En el área existen, además, praderas húmedas (vegas) con Juncus balticus, Erythrante (Mimulus) depressa, muy utilizadas para la crianza de ganado.

 

 

ABSTRACT

 

The aim of this work was to inventory vegetation communities from the San Juan River to the west. We worked at Castaño Nuevo-Villa Corral and it surroundings areas, in the provincia San Juan, departamento Calingasta, Argentina. The area surveyed reached 577,63 km2. Local climate shows an average annual temperature of 14.6 ºC, with an absolute maximum temperature of 36.9 ºC and an absolute minimum of -10.5 ºC. The precipitation varies starting from a hiperarid climat with 54.6 mm / year, at 1300 m, increasing with the altitude, where a snowy contribution is added.  

 

Vegetation surveys were carried out through phytosociological inventories, from 1300 m to 4100 m, registering 254 plant species. Communities belonging to the vegetation province of Monte were found from 1300 to 2500 m, at lower altitudes dominated by Bulnesia retama, and at upper, Larrea cuneifolia and L. divaricata, Gochnatia glutinosa. At higher altitudes appears the Puna vegetation who reach 3500 m, communities are dominated by Baccharis grisebachii, Fabiana denudata and Poa resinulosa; from 3500 m, appears the communities of the Altoandina province, with dominant  species as Adesmia pinifolia, Hordeum comosum and Poa holciformis. The Cardonal vegetation belt appears at most higher altitudes, at E and N exposures, species most characteristics are represented the cacti Denmoza rhodacantha and Lobivia formosa. Marshlands calls here “vegas” appear at most humid places, showing typical species such as Juncus balticus, Patosia clandestina and Erythrante (Mimulus) depressa, all are under the influence of grazing by cattle.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En la provincia de San Juan, Argentina, y específicamente en la zona de Calingasta y sus alrededores, destacados botánicos han llevado a cabo recolecciones de plantas, entre ellos: Guillermo Bondenbender, Alberto Castellanos, Adrián Ruiz Leal, Fidel Roig, Humberto Fabris, Carola Volponi, Ricardo Lutti y colaboradores y Roberto Kiesling, autor de la “Flora de San Juan” (1994, 2003, 2009, 2013 y 2018). En ambientes de montaña, Mendez (1986) caracterizó la dinámica de las comunidades de vegas del valle superior del río Atuel, en Mendoza, y la de la vegetación de alta montaña (Méndez, et al., 2006, 2009); finalmente, se efectuaron estudios en el norte de Mendoza,  tales como el relevamiento de la vegetación del paso de Uspallata, en las últimas de las estribaciones de la Puna, (Ambrosetti et al., 1986), Roig & Martínez-Carretero (1998) y Martínez-Carretero (2000). Más al norte, ha sido estudiada la vegetación del corredor bioceánico del paso Aguas Negras, en el departamento Iglesia (Martínez-Carretero et al., 2013), describiéndose los pisos de vegetación Altoandino, Puna, Cardonal y Monte. Otros estudios realizados en la cordillera de San Juan, con gran afinidad con la flora de este artículo son los llevados a cabo en la cuenca del río Castaño (Márquez & Pastran, 1999), en el Parque Nacional El Leoncito (Márquez et al. 2000) y en los ambientes húmedos del mismo parque (Márquez & Dalmasso, 2003). En los trabajos de fitogeografía argentina, algunos de ellos ya del siglo XIX se localizaba a la formación del Monte hasta una altitud de 2500 m, sobre 2500 y hasta 3500 m s.n.m. se localiza la Puna y desde allí hasta los 4000 m, las comunidades del piso Altoandino, con variaciones norte-sur en función de la latitud (Morello, 1958; Roig, 1960; Cabrera, 1976; Cabrera & Willink, 1973, Martínez-Carretero, 1995).

 

 

MATERIALES Y MÉTODOS

 

Área de estudio

 

Ubicación

El área se sitúa en la cordillera Frontal e incluye numerosos cerros en los alrededores, entre ellos el cordón del cerro Casposo (2379 m), en cuyas cercanías se realiza explotación minera activa, acompañado hacia el oeste de elevaciones que superan los 4000 m, como los cordones de Manrique, de las Burras y del Carrizalito o del Diablo. Entre los cursos de agua, podemos mencionar los arroyos de las Vacas y del Carrizal, de las Burras y otros, más pequeños, que dejan de ser superficiales al llegar a sustratos permeables, a una altitud de 2373 m, para luego aflorar de nuevo en cotas menores.

 

El trabajo se concentró en el área de Villa Corral y sus alrededores, la que se ubica hacia el oeste del departamento de Calingasta, San Juan. El área explorada fue de 577,63 km2, relevando la vegetación entre los 1300 m y los 4100 m de altitud  (Figura 1).


Clima

La temperatura media anual del área es de 14,6 º C con temperaturas máximas absolutas de 36,9 ºC y mínimas absolutas de -10,5 ºC (Poblete & Minetti, 1989). La precipitación varía desde condiciones hiperáridas con 54,6 mm/año a los 1300 m, aumentando gradualmente con la altitud, donde se le suma, a mayor altitud, el aporte níveo.

 

Geología y geomorfología

En el área de estudio se reconocen, de oeste a este, las siguientes unidades geomorfológicas: una unidad montañosa perteneciente a la cordillera Frontal de hasta 5000 m de altitud, formada por rocas sedimentarias, intrusivas y efusivas con alturas y relieve controlados por estructura regional. Un nivel intermedio o de piedemonte, formado por tres niveles aluvionales interrumpidos en algunos sectores por remanentes rocosos denominados “islas” de rocas intrusivas. Estos niveles aluvionales se desarrollan desde aproximadamente 2300 m de altitud y están formados litológicamente por aglomerados con clastos de rocas provenientes de la cordillera Frontal con granitos, granodioritas y riolitas. Presenta rodados de tamaños variables que van de gravas gruesas a bloques grandes con una matriz arenosa. Posee un importante desarrollo de pavimento y barniz del desierto. En los sectores más bajos se desarrolla la unidad de bajada pedemontana donde se reúnen los abanicos aluviales provenientes de la cordillera con una red de drenaje divergente, tipo arroyada en manto, o difusa típica de las zonas áridas con sedimentos más finos. En estos sectores, más bajos, aparece una unidad de lomada formados principalmente por depósitos neógenos cuyas alturas relativas no superan los 100 m (Furque & Caballe, 1986).

 

Suelos

Los suelos de la región son Torriortentes típicos (Regairaz, 1994) pertenecen a los Entisoles y Aridisoles con escasos a nulos horizontes pedogenéticos y pobres en materia orgánica. Son de textura arenosa con abundantes gravas y clastos gruesos. Se observan más orgánicos a medida que ascendemos en altitud y aumenta la cobertura de pastizal.

 

Método del relevamiento

Durante tres años en la temporada estival se levantaron 65 censos de vegetación en ambientes homogéneos, entre los 1300 m y los 4100 m de altitud, empleándose el método fitosociológico propuesto por Braun Blanquet (1950) y adaptado por Roig (1976). Se coleccionaron, herborizaron e identificaron las especies y se incorporaron al herbario HGF- MERL, en Mendoza. Como base del muestreo se utilizó la Carta IGM Castaño Nuevo, escala 1: 100.000, llevándose a un mapa base escala 1: 250.000.  Luego se construyó un cuadro sintético con los relevamientos. Se determinaron las formas de vidas según Raunkiaer (1934). Para la denominación de las especies se consultó a Zuloaga & Morrone (1996, 1999) y Zuloaga et al. (2008 en adelante).

 

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

 

Como resultado de las prospecciones y de los relevamientos se registraron 254 especies de plantas vasculares, 242 nativas y 12 introducidas. La lista de ellas indicando su nombre científico, familia taxonómica y el nombre vernacular se muestran en el Anexo 1. Las familias mejor representadas en el área son las Poáceas o gramíneas con 43 especies, las fabáceas (leguminosas) con 16, las solanáceas con 15, las cactáceas y las verbenáceas, con 12 y las asteráceas o compuestas con 11.

 

La zona relevada comprende comunidades pertenecientes desde el punto de vista fitogeográfico a las siguientes provincias: Monte, Prepuna, Puna y Altoandino, como se observa en el cuadro sintético de relevamientos (Tabla 1).

Desde el punto de vista de la fisonomía de la vegetación, en la parte baja del área se reportan matorrales abiertos, con arbustos siempreverdes  o áfilos, y predominio en la cobertura de Larrea, de la familia de las zigofiláceas. A medida que se asciende se aprecia una importante participación de las poáceas (gramíneas), fundamentalmente de los géneros Pappophorum, en un nivel intermedio y a mayor altura, de Jarava y de Poa. En general existe poca presencia de cactáceas, destacándose la especies de hábito columnar como Denmoza rhodacantha y Lobivia formosa que por encima de los 2600 m se encuentran en las laderas de exposición norte u oeste formando los cardonales. En las vegas o bordes de arroyos, muy limitados en el área, la vegetación adquiere una mayor expresión en cobertura, formando céspedes compactos formados por especies de las familias juncáceas, ciperáceas y brassicáceas.

 

A pesar de las escasas precipitaciones, la gran permeabilidad de los sustratos de origen fluvio-glacial, con rocas, gravas y sedimentos de textura arenosa, genera condiciones óptimas de infiltración del agua, favoreciendo, además, la retención de humedad y generando así las condiciones ambientales para el desarrollo de una importante diversidad y cobertura vegetal.

 

Para mostrar la distribución de la vegetación se elaboró un bosquejo fisonómico y florístico regional sobre imagen satelital 1: 250.000, entre los 1300 m y los 4100 m, el que se muestra en la Fotografía 1.

 

I-Provincia Fitogeográfica del Monte

 

1. Comunidades del Monte bajo: La comunidad de Bulnesia retama, es prácticamente monoespecífica y aparece desde los 1300 m de altitud, instalada en las extensas lomadas del piedemonte, con sedimentos del cuaternario de origen fluvio-glacial, con material más fino hacia las zonas deprimidas y forma parte del Monte bajo. Es un matorral abierto de aproximadamente 1,5 m de altura y una cobertura aproximada de un 20% (Fotografía 2). Existe una baja riqueza de especies leñosas, entre ellas, ejemplares de Parkinsonia praecox, Larrea cuneifolia y Lycium tenuispinosum. Fabiana peckii y Larrea divaricata, acompañados de especies efímeras se ubican en los surcos de erosión. En las condiciones de lomadas más xéricas, el retamo se manifiesta como vegetación contraída, persistiendo sólo con aportes extras de escorrentía. Hyalis argentea var. latisquama sólo forma parte de los cauces temporarios. Entre las especies herbáceas se registró a Bouteloua aristidoides, Bouteloua barbata, Enneapogon desvauxii, Aristida mendocina, Digitaria californica, Pappophorum caespitosum, Heliotropium curassavicum y Allionia incarnata, las cactáceas están representadas por Tephrocactus aoracanthus y Echinopsis leucantha (Tabla 2). Debido a las severas condiciones climáticas de insolación, viento y bajas precipitaciones que en la zona no superan los 100 mm, la comunidad muestra pocos elementos leñosos, los que se establecen principalmente en las bajadas de agua, donde eventualmente aprovechan el agua de las escorrentías. Bulnesia retama muestra los últimos ejemplares a los 2300 m de altitud.

 

La comunidad de Larrea cuneifolia domina a partir de los 1700 m de altitud, donde el retamal es reemplazado gradualmente por un matorral más bajo, de unos 0,80 m y con mayor cobertura, aproximadamente un 30%, donde Larrea cuneifolia muestra una fuerte dominancia (Fotografía 3. En Mendoza, para el extremo austral de la Puna, a L. cuneifolia se la encuentra entre los 750 hasta los 1200 m s.n.m (Roig, 1976; Ambrosetti et al., 1986). Otras especies arbustivas que acompañan esta comunidad son Parkinsonia praecox, Bulnesia retama, Lycium tenuispinosum, Baccharis salicifolia; en los cauces temporarios con una textura más arenosa y pedregosa se integran Bredemeyera colletiodes y Larrea divaricata; en las laderas con mayor disponibilidad de agua crecen Prosopis flexuosa var. depressa y Senna acanthoclada y, finalmente,  en las formaciones rocosas se desarrolla Menodora decemfida. El estrato herbáceo es más abundante que en el retamal y se ubica de preferencia en las zonas deprimidas del terreno. Entre las especies crecen Hyalis argentea var. latisquama, Pappophorum caespitosum, Aristida inversa, Digitaria californica, Jarava vaginata, Mentzelia albescens, M. parvifolia. Entre las hierbas anuales podemos mencionar, a su vez, a Bouteloua aristidoides, B. barbata, Eragrostis pastoensis, E. cilianensis y Schismus barbatus. Las cactáceas están representadas en esta comunidad por Echinopsis leucantha. Ambas comunidades integrantes del Monte bajo están constituidas por unas 80 especies. Además de las especies citadas en la Tabla 2 se registran las siguientes: Bouteloua barbata, B. aristidoides, Digitaria californica, Tamarix ramosissima, Lycium tenuispinosum, Mirabilis ovata, Portulaca echinosperma, P. grandiflora, Aristida mendocina, Eragrostis cilianensis, Philibertia gilliesii, Porophyllum lanceolatum, Schismus barbatus, Aristida adscensionis, Tillandsia bryoides, Dysphania ambrosioides, Cottea pappophoroides, Pappophorum philippianum, Opuntia sulphurea, Trichocereus candicans, Amaranthus standleyanus, Eragrostis pastoensis, Menodora decemfida, Solanum elaeagnifolium, Enneapogon desvauxii, Allionia incarnata, Salvia cuspidata var. gilliesii, Bougainvillea spinosa, Mentzelia albescens, M. parvifolia, Senecio filaginoides, Prosopis torquata, Boerhavia diffusa, Tephrocactus aoracantha, Senna aphylla, Heliotropium curassavicum, Atriplex lampa, Baccharis darwinii, B. retamoides, B. salicifolia, Jarava plumosa, Prosopis flexuosa var. depressa, P. alpataco, Fabiana peckii, Halophyton ameghinoi, Heliotropium paronychioides, Sisymbrium irio, Descurainia pinnata, Austrobrickellia patens, Echinopsis leucantha, Cistanthe densiflora, C. salsoloides, C. cabrerae, Tristerix verticillatus, Twedia brunonis, Larrea divaricata, L. nítida, Schinus fasciculatus, Dipyrena glaberrima, Hyalis argentea var. latisquama, Denmoza rhodacantha, Nassella tenuis, Artemisia mendozana var. paramilloensis, Pyrrhocactus sp., Lycium fuscum, Helenium donianum, Dolichlasium lagascae, Bredemeyera colletioides, Acantholippia seriphioides, Fabiana imbricata. En la Figura 2 se aprecian las formas de vida del Monte bajo, con predominio de los arbustos nanofanerófitos y las terófitas o hierbas anuales, efímeras de temporada.

 

2. Monte alto

A partir de 2400 m altitud, es dominante el arbusto  Larrea divaricata (jarilla),  que se desarrolla en sitios que presentan, comparativamente con el Monte bajo, una menor temperatura y una mayor humedad, (Fotografía 4). Este jarillal ocupa las geoformas positivas del terreno, donde se incorporan elementos leñosos tales como Lycium tenuispinosum, Acantholippia seriphioides, Bougainvillea spinosa, Rhodophiala jamesonii; en los fondos de las quebradas y de las bajadas de agua aparecen, Schinus fasciculatus, Larrea nitida y Ephedra multiflora; Trichocereus candicans, Dipyrena glaberrima, integrantes del Cardonal, son abundantes en los cauces temporarios y otros sectores más húmedos (Tabla 3). Otras especies que entran en la composición de estas comunidades de vegetación son: Eragrostis pastoensis, Menodora decemfida, Budleja mendozensis, Pyrrhocactus sp., Valeriana  philippiana, V. ruizlealii, Oenothera picensis, Schkuhria pinnata, Mulguraea asparagoides, Cortaderia rudiuscula, Melinia candolleana, Tagetes argentina, Senecio filaginoides, Calceolaria brunellifolia, Calceolaria filicaulis ssp. luxurians, Woodsia montevidensis, Nicotiana petunioides, Phacelia brachyantha, Dolichlasium lagascae, Senecio  viravira, Lepidium  mirianthum, Senna acanthoclada, Senna aphylla, Hoffmannseggia o´donelli, Bowlesia tropaeolifolia, Caiophora coronata, Baccharis darwinii, Jarava pogonathera, Zuccagnia punctata, Aldama gilliesii, Pappostipa speciosa, Baccharis  calliprinos, Gilliastrum foetidum, Jarava ichu, Gymnophyton polycephalum, Tagetes mendocina, Chenopodium frigidum, Helenium donianum, Mulguraea scoparia, Doniophyton anomalum, Euphorbia collina, Austrobrickellia patens, Senecio subulatus, Senecio pinnatus, Acantholippia seriphioides, Bredemeyera microphylla, Conyza floribunda, Lappula redowsky, Melica andina, Tristerix verticillatus, Leucheria congesta, Larrea cuneifolia, Bulnesia retama, Jarava vaginata, Lycium chanar, Digitaria californica, Eragrostis pastoensis, Lobivia formosa, Artemisia mendozana var. paramilloensis, Dipyrena glaberrima, Ephedra multiflora, Proustia cuneifolia, Fabiana patagonica, Jarava scirpea, Nicotiana petuniodes, Nicotiana corymbosa, Phacelia brachyantha, Lycium tenuispinosum, Lycium chilense, Pappostipa speciosa, Nassella paramilloensis, Gomphrena pumila, Mulguraea echegarayi, Bredemeyera microphylla y Bromus setifolius. La Figura 3 muestra la distribución de las formas de vida en el Monte alto con dominio de nanofanerófitas con hemicriptófitas, acompañadas de caméfitas y terófitas. La comunidad del Monte alto alcanza una riqueza de 94 especies. Este Monte alto al norte de la ciudad de Mendoza se ubica entre 1200 y 1800 m de altitud (Roig, 1976; Ambrosetti et al., 1986).

 

Si consideramos el Monte en su totalidad integrando el Monte bajo con el Monte alto su riqueza alcanza a las 129 especies, la distribución de especies por tipo de forma de vida se muestra en la Figura 4. Se observa un gradiente con dominancia de las nanofanerófitas, con terófitas, hemicriptófitas y caméfitas, coincidente con un crecimiento de hemicriptófitas y caméfitas de condiciones térmicas de altura con menores temperaturas; Tristerix verticillatus, epifita-epiparásita y Tillandsia bryoides, epifita, solo se registran en las comunidades del Monte.

 

II- Comunidades del Cardonal

 

El cardonal se manifiesta en las distintas exposiciones que se ven favorecidas por la humedad, pero hacia el oriente a partir de los 2800 m de altitud la exposición es principalmente norte. Es la comunidad con el menor número de especies, 30, donde Larrea divaricata se asocia a numerosas especies, tales como Larrea nitida, Mulguraea echegarayi, Bredemeyera microphylla, Gymnophyton polycephalum y Aldama gilliesii.  En el estrato herbáceo se observan parches del arbusto Hyalis argentea var. latisquama, que en ocasiones forman parte de los cauces temporarios. En terrenos con pendiente y en suelos arenosos se encuentran Papppophorum philippianum, Digitaria californica, Setaria mendocina, Aristida inversa, Jarava ichu (Tabla 4).  Como acompañantes se registran las siguientes especies: Larrea divaricata, Larrea nitida, Jarava vaginata, Gochnatia glutinosa, Hyalis argentea var. latisquama, Schinus fasciculatus, Opuntia sulphurea, Nassella tenuissima, Proustia cuneifolia, Digitaria californica, Bougainvillea spinosa, Pappophorum caespitosum, Cottea pappophoroides, Elymus erianthus, Lycium fuscum, Fabiana patagonica, Hoffmanseggia o´donelli, Jarava plumosa, Lycium chilense, L. tenuispinosum, Acantholippia seriphioides, Mulguraea echegarayi, Solanum echegarayi. La Figura 5muestra la distribución de formas de vida de las especies del Cardonal, dominan las nanofanerófitas, seguidas por las caméfitas y las hemicriptófitas, entre las suculentas, sobre los 2600 m destaca Lobivia formosa y a menor altitud, Denmoza rhodacantha (Fotografías 5 y 6).

 

Entre los 2200 m y 2600 m de altitud, en los fondos de los cauces principales o de las quebradas de mayor jerarquía y con mayor caudal se desarrolla un matorral denso de Dipyrena glaberrima, Larrea nitida y Schinus fasciculatus que supera los 2 m de altura y un 60% de cobertura. Entre las especies acompañantes arbustivas se destacan: Gochnatia glutinosa, Larrea divaricata, Fabiana patagonica, Artemisia mendozana, Menodora decemfida, Hyalis argentea var. latisquama, Buddleja mendozensis. En el estrato herbáceo crecen Jarava vaginata, J. ichu, Nassella tenuissima, Digitaria californica, Pappophorun caespitosum, Bothriochloa springfieldii, Hysterionica jasionoides, Glandularia perackii, Mirabilis ovata, Porophyllum lanceolatum, Boerhavia diffusa.

 

A mayor altitud, comienzan a aparecer algunos elementos puneños como  Lycium chanar, Artemisia mendozana var. paramilloensis y Ephedra multiflora.

 

 

III. Comunidades de la Puna

 

Si bien en su límite más austral la Puna se manifiesta a partir de los 2700 m de altitud (Roig y Martínez-Carretero, 1998), en la zona de estudio se expresa a partir de los 2800 m. La vegetación, en general, tiene la fisonomía de una estepa arbustiva de 0,70 m de altura, con una cobertura aproximada de un 70% (Fotografía 7). Las especies dominantes son Fabiana denudata, Baccharis grisebachii, Ephedra multiflora, Ephedra americana, Lycium chanar, Lycium chilense var. vergarae, Maihueniopsis glomerata, Maihueniopsis darwinii, Artemisia mendozana var. paramilloensis, Deyeuxia velutina, Deschampsia cespitosa, Tetraglochin alatum, Senecio oreophyton, Ephedra chilensis, Bougainvillea spinosa y en la rocas, Mulguraea asparagoides. El estrato herbáceo es denso y está formado principalmente por Jarava scirpea, J. vaginata, Pappostipa speciosa, Nassella tenuissima, Nassella paramilloensis, Ipomopsis gossypyfera, Astragalus cruckshanksii, Nicotiana corymbosa y Malesherbia lirana var. subglabrifolia (Tabla 5); como acompañantes se encuentran, Proustia cuneifolia, Bromus catharticus, Valeriana  philippiana, V. ruizlealii, Tarasa tenella, Oenothera picensis, Nicotiana corymbosa, Schkuria pinnata, Senecio oreophyton, Gomphrena pumila, Nassella paramilloensis, Medicago lupulina, Taraxacum officinale, Arenaria serpens, Junellia juniperina, Jarava scirpea, Monnina lorentziana, Junellia uniflora, Melinia candolleana, Phacelia brachyantha, Glandularia chrithmifolia, Bowlesia tropaeolifolia, Convolvulus arvensis, Azorella prolifera, Maihueniopsis ovata, Baccharis polifolia, Lycium chilense, Pappostipa speciosa, Gilia laciniata, Astragalus looseri, Astragalus pehuenches, Gymnophyton polycephalum, Tagetes mendocina, Chenopodium frigidum, Helenium donianum, Erodium cicutarium, Deyeuxia velutina, Poa  huecu, Junellia erinacea, Doniophyton anomalum, Jarava neaei, Koeleria kurtzii, Cirsium vulgare, Bromus setifolius, Adesmia pinifolia, Poa ligularis var.resinulosa, Solanum echegarayi, Jaborosa caulescens var. bipinnatifida, Marrubium vulgare, Ipomopsis gossypifera, Jarava vaginata, Adesmia horrida, Maihueniopsis glomerata y Nassella tenuissima. La riqueza alcanza a unas 74 especies.

 

En las laderas de exposición norte del área de estudio, sobre los 2900 m de altitud se ubica la comunidad de Fabiana denudata; ésta forma un estepa arbustiva de aproximadamente 0,6 m de altura y un 60% de cobertura. La especie dominante es acompañada por otras especies leñosas arbustivas tales como Baccharis tola var. incarum, Lycium chanar, Bougainvillea spinosa, Lycium fuscum, Ephedra breana y Adesmia pinifolia. En el estrato herbáceo crecen Jarava plumosa, Jarava vaginata, Jarava scirpea, Pappostipa speciosa, Deyeuxia velutina, Gomphrena pumila, Monnina lorentziana y Elymus erianthus. Entre las cactáceas se encuentran Maihueniopsis darwinii y Pyrrhocactus sp. En condiciones especiales y en los niveles de altura puneña, se hace presente en terrenos pedregosos y favorecidos por la humedad, la especie Escallonia angustifolia. La especie dominante es Baccharis grisebachii y sus principales especies arbustivas asociadas son Adesmia pinifolia, Lycium fuscum, Tetraglochin alatum, Schinus fasciculatus, Baccharis tola var. incarum, Ephedra multiflora, Urtica chamaedryoides ssp. microsperma, Baccharis polyfolia, Baccharis calliprinos, Dysphania ambrosioides y Proustia cuneifolia. A mayores alturas se encuentra Maihueniopsis boliviana. En la Figura 6 se observa que dominan las nanofanerófitas, hemicriptófitas, caméfitas y las terófitas (hierbas anuales).

 

En el paso de Aguas Negras, la Puna tiene su límite superior en los 3700 m de altitud; en el caso de estudio, se observa un gran ecotono Puna – Altoandino, con superposición de especies de ambas provincias, a los 3900 m de altitud (Martínez-Carretero et al. 2013).

 

IV. Comunidades Altoandinas

 

Los elementos altoandinos se manifiestan a partir de los 3300 m de altitud y, como límite superior, alcanzan los 3900 m.  En el área de estudio la especie más frecuente y abundante es Adesmia pinifolia, la que ocupa principalmente los conos de deyección donde crece en forma discontinua. Esta especie en la vertiente oeste (Chile) se encuentra en la cuenca superior del río Maipo y con alguna representación en el norte de la Región de Valparaíso, a la altura del paso de Los Patos (Luebert & Gajardo, 2004). En esta comunidad crece acompañada por Ephedra chilensis, Pappostipa chrysophylla, Junellia uniflora y Melica chilensis, entre otras. De acuerdo con los resultados, estas comunidades muestran una riqueza de 51 especies.

 

Por sobre los 3300 m de altitud, la cobertura disminuye hasta un 10%, la vegetación adquiere una fisonomía de una estepa con arbusto bajos y hierbas perennes, donde predominan Poa holciformis, Adesmia aegiceras, A. erythrorhiza, Gayophyton micranthum, Hordeum comosum, Pachylaena atriplicifolia, Glandularia macrosperma y Oriastrum sphaeroidale (Fotografía 8).  En las laderas de exposición sur, sobre los 3200 m s.n.m. crece Poa holciformis, que forma parches que constituyen una estepa herbácea de aproximadamente 0,30 m de altura, la cobertura no supera el 20%, y entre las hierbas crecen escasos elementos leñosos. Las especies que acompañan son las hierbas, Poa huecu, Pappostipa chrysophylla, Jarava scirpea, Caiophora coronata, Nassauvia axilaris, Gayophyton micranthum, y los arbustos, Adesmia aegiceras, A. pinifolia y Azorella prolifera (Tabla 6). Otras especies que se encuentran son Montiopsis gilliesii, Oxalis erythrorhyza, Cistanthe frigida, Gayophyton micranthum, Pachylaena atriplicifolia, Oxalis compacta, O. pulvinatum, Fabiana denudata, Montiopsis cumingii, Arenaria serpens, Viola montagnei, Phacelia secunda, Jaborosa caulescens, Azorella echegarayi, Caiophora coronata, Calandrinia compacta, Pappostipa chrysophylla, Mulguraea scoparia, Bromus setifolius, Conyza  floribunda, Astragalus cruckshanksii, Melica andina. El espectro de formas de vida de la vegetación Altoandina se muestra en la Figura 7, destacan las hemicriptófitas y caméfitas, acompañadas por las nanofanerófitas y algunas terófitas.

 

En el límite superior de la vegetación como dominante, pero con coberturas mínimas, crece Hordeum comosum, la que forma parches con numerosos individuos que a mayor altitud crecen como ejemplares aislados. Es una especie muy apetecida por los guanacos (Lama guanicoe).

 

V. Comunidades de las vegas

 

Como parte de la vegetación intrazonal, dependiente del aporte hídrico local, se encuentra la vegetación de las vegas. Estas se ubican en afloramientos hídricos superficiales y en los bordes de los arroyos pequeños que experimentan crecidas. Estas comunidades de vegetación están sometidas a crecidas periódicas del arroyo las que provocan la remoción de la vegetación herbácea de los bordes del cauce. Las hierbas, perennes o anuales, cubren la mayor parte del suelo, las especies principales son Polypogon mospeliensis, Polypogon interruptus, Veronica anagallis- aquatica, Calceolaria pinifolia, Cortaderia rudiuscula, Rorippa nasturtium- aquaticum, Erodium cicutarum, Phacelia secunda, P. brachyantha, Jarava neaei, Oenothera picensis, Oenothera santarii y Senecio viravira  a ellas se suman otras como Urtica chamaedryoides ssp. microsperma, Medicago lupulina, Adesmia pinifolia, Lycium fuscum, Dipyrena glaberrima y Schinus fasciculatus (Tabla 7), se registraron 23 especies.

 

A mayor altitud, en torno a los 3000 m, en los terrenos anegados y en los fondos de quebrada, crece como dominante Patosia clandestina que junto con Carex incurva y Eleocharis pseudoalbibracteata, forman un césped denso, las acompañan Werneria pygmaea, Colobanthus quitensis, Plantago barbata, Hypochaeris acaulis, Sisyrinchium chilense y Ranunculus cymbalaria; aledaño al margen crecen Hordeum pubiflorum ssp. halophilum y Calceolaria pinifolia y algo más retiradas, Arjona pusilla, Phacelia secunda, Arenaria rivularis y Nastanthus ventosus; los sectores con menor humedad los ocupa Juncus balticus ssp. andicola.

 

 La Figura 8 muestra un equilibrio entre las hemicriptófitas, las caméfitas y las géofitas, mientras que en sus bordes se ubican principalmente nanofanerófitas.

 

En el área de estudio existen vegas pequeñas que se ubican en las comunidades puneñas y altoandinas. Las más importantes se encuentran en la quebrada de Vallecitos.

 

Son las comunidades más impactadas por la ganadería (Fotografía 9), que en la zona es mayormente bovina. Por influencia de la trashumancia de los animales domésticos se registran especies introducidas como  Cirsium vulgare, Convolvulus arvensis, Medicago lupulina, Trifolium repens, Erodium cicutarium, Taraxacum officinale. A menor altitud en los sitios con encharcamiento temporario se establece Tamarix ramosissima y en los suelos salinizados, Tessaria absinthiodes.

 

 

CONCLUSIONES

 

La distribución de la vegetación muestra que hasta los 2300 m de altitud se ubican las comunidades representativas de la provincia del Monte y más especifícamente las del Monte bajo; desde los 1300 y hasta los 1700 m, la de Bulnesia retama, comunidad monoespecífica que crece en condiciones muy xéricas; a una mayor altitud pasan a ser dominantes Larrea cunefolia y Gochnatia glutinosa, con presencia de Larrea divaricata; sobre los 2500 m se desarrolla la vegetación del tipo  Monte alto con Larrea divaricata, la que alcanza hasta los 2800 m. A distintos niveles de altitud y en función de la exposición se manifiesta un Cardonal pobre a modo de parches, que hasta los 2300 m está representado por Denmoza rhodacantha, y luego, por Lobivia formosa acompañada por Mulguraea echegarayi tipo de comunidad que alcanza hace contacto con la vegetación puneña. Las comunidades de la Puna se encuentran a partir de los 2800 m y hasta los 3300 m; desde los 3500 m se establece la Altoandina que llega hasta el límite superior de la vegetación a los 3900 m de altitud, donde crece una única especie, con baja cobertura (1%): Hordeum comosum.


La riqueza de especies en el área de estudio alcanzó a  254 de las que 242 son nativas y 12, introducidas. En cuanto a la riqueza de la flora de cada tipo de comunidad, las del Monte alto, con 94 especies, y  bajo, con 80, alcanzan el mayor número de especies y entre ambos suman 129; las siguen la Puna con 75; el Altoandino, 51; el Cardonal, con 30 y las vegas con 23.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

AMBROSETTI, J.A., L.A. DEL VITTO & F. ROIG. 1986. La vegetación del paso de Uspallata, Provincia de Mendoza, Argentina. Veröff. Geobot. Inst. ETH, Stiftung Rübel, Zürich 91: 141-180.

CABRERA, A. 1976. Regiones fitogeográficas argentinas. En: Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería. Editorial ACME (segunda edición), Tomo II, Fasc. I. Buenos Aires, Argentina.

DEL VITTO, L.A., E.M. PETENATTI & M. MUÑOZ-SCHICK. 1992. Notas sobre la exploración botánica del extremo sur de América. II. El paso de Uspallata o de La Cumbre: viajeros y botánicos entre Argentina y Chile. Documents Phytosociologiques 14: 467-488.

FURQUE G. & M.CABALLE.1986. Descripción geológica de la hoja 20 B (Castaño Nuevo). Calingasta, provincia de San Juan.
Servicio Geológico Minero Argentino Buenos Aires. Pp. 324. 

KIESLING, R. 1994. Flora de San Juan. Volumen I Vasquez Mazzini Editores. Buenos Aires, Argentina.

KIESLING. R. 2003. Flora de San Juan. Volumen II Ed. Estudio Sigma. Buenos Aires,  Argentina.

KIESLING. R. 2009. Flora de San Juan. Volumen IV. Monocotiledóneas. Editorial Fundación Universidad Nacional de San Juan.

KIESLING. R. 2013. Flora de San Juan. Volumen III- b. Asteraceae (Compuestas). Fundación Argentina.

KIESLING. R. 2018. Flora de San Juan. Volumen III. Mendoza, Zeta Editores.

LUEBERT, F. & R. GAJARDO. 2004. Antecedentes sobre la vegetación de la cordillera de los Patos, Andes de Chile central (Región de Valparaíso, V). Chloris Chilensis Año 7. Nº 2. URL: http://www.chlorischile.cl

MÁRQUEZ, J. G. PASTRÁN. G. ORTIZ. 2000. La vegetación del Parque Nacional El Leoncito. Informe inédito. Administración de Parques Nacionales.

MÁRQUEZ J. & A.D. DALMASSO. 2003. Las comunidades vegetales de los ambientes húmedos del Parque Nacional El Leoncito, San Juan, Argentina.
M
ultequina, Vol. 12: N° 2 Mendoza, Dic. 

MÁRQUEZ, J & G. PASTRÁN. 1999. Estudio de la  vegetación de la cuenca del río Castaño. Actas del Congreso Nacional “Ambiental 99”. San Juan.

MARTÍNEZ-CARRETERO, E. 1995. La Puna argentina: delimitación general y división en distritos florísticos. Boletín de la Sociedad Argentina de Botánica 31: 27-40.

MARTÍNEZ-CARRETERO, E. 2000. Vegetación de los Andes centrales de la Argentina. El valle de Uspallata, Mendoza. Boletín de la Sociedad Argentina de Botánica 34: 127-148.

MARTÍNEZ-CARRETERO, E.,  J. MÁRQUEZ, A.D. DALMASSO & G. PASTRÁN. 2013. La vegetación del corredor bioceánico en el sector andino de San Juan (Argentina). Pág. 15- 22. En: El corredor bioceánico en San Juan. Recursos culturales y naturales del sector andino. Editorial Universidad Nacional de San Juan. Pág. 15- 22. En: Corredor bioceánico en San Juan. Recursos Culturales y Naturales del Sector Andino.

MÉNDEZ, E., E. MARTINEZ-CARRETERO & I. PERALTA. 2006. La vegetación del Parque Provincial Aconcagua (Altos Andes centrales de Mendoza, Argentina).
Bol.
Soc. Argent. Bot. v.41 n.1-2 Córdoba ene./jul. 

MÉNDEZ, E. 2009. Biodiversidad de la flora del flanco oriental del cordón del Plata (Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina). Catálogo Florístico. Bol. Soc. Argent. Bot. 44 (1-2):75-102.

MORELLO, J. 1958. La Provincia fitogeográfica del Monte. Opera Lilloana 2: 5-115.  

POBLETE, A. & J. MINETTI. 1989. Los mesoclimas de San Juan. Primera y segunda parte. Universidad Nacional de San Juan. San Juan, Argentina.

RAUNKIAER, C. 1934. Life forms and terrestrial plant geography. Clarendon Press. Oxford.

REGAIRAZ, M.C. 1994. Clasificación taxonómica de suelos. Mapa de suelos INTA. Provincia de San Juan. En: Junta de Andalucía. Gobiernos y universidades de la región andina Argentina. Coordinadres: E.M. Abraham y F. R. Martínez.

ROIG F.A. 1976. Las comunidades vegetales del piedemonte de la precordillera de Mendoza. ECOSUR, pág. 1-45.

ROIG, F. 1982. Cuyo. En “Conservación de la vegetación natural en la República Argentina”. Serie Conservación de la Naturaleza Nº 2. Instituto Miguel Lillo, Universidad Nacional del Tucumán. San Miguel de Tucumán, Argentina.

ROIG, F. & A. AMBROSETTI.1989. El género Artemisia (Compositae) en la sierra del Paramillo, Mendoza y una nueva variedad de A. mendozana DC. Parodiana 5 (2): 363-373.

ROIG, F.A. 1994. Cardonal. En: Excursión Botánica, VI Congreso Latinoamericano de Botánica, XXIV Reunión Argentina de Botánica, I Reunión Argentina y Latinoamericana de Fitosociología. Impresión reducida.

ROIG, F.A. & E. MARTÍNEZ-CARRETERO. 1998. La vegetación puneña en la provincia de Mendoza. Phytocoenología 28(4) 565- 608. Berlin- Stutgart, December 9.

ZULOAGA, F. & O. MORRONE. 1996. Catálogo de plantas vasculares de la República Argentina. I. Missouri Bot. Garden Press.      

ZULOAGA, F & O. MORRONE. 1999. Catálogo de plantas vasculares de la República Argentina. II. Missouri Bot. Garden Press.  

ZULOAGA, F.O. & O. MORRONE, M.J. BELGRANO. 2008. Catálogo de las plantas vasculares del Cono Sur: (Argentina, Sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay). Volumen 107 de Monographs in systematic botany from the Missouri Botanical Garden. Ed. Missouri Botanical Garden Press. 3348 pp. Base de datos asociada: http://www2.darwin.edu.ar/Proyectos/FloraArgentina/fa.htm, consultada 07-07-2018.


Citar este artículo como: Dalmasso, A.D. & J. Márquez. 2018. Relevamiento de la vegetación del área de Castaño Nuevo–Villa Corral, Calingasta, provincia de San Juan, Argentina. Chloris Chilensis, Año 21, N° 1. URL: http:// www.chlorischile.cl


 Volver a la portada