Año 5. Nº 2

ANÁLISIS FLORÍSTICO Y FITOGEOGRÁFICO DE GEOFORMAS POST-PLEISTOCÉNICAS DE ORIGEN GLACIAR EN LA RESERVA CIENTÍFICA BAHÍA LAREDO, MAGALLANES (XII REGIÓN), CHILE.*

FLORISTIC AND PHYTOGEOGRAPHICAL ANALYSIS OF POST- PLEISTOCENE GEOFORMS OF GLACIAL ORIGIN IN THE BAHIA LAREDO SCIENTIFIC RESERVE OF, MAGELLANES,  CHILE.

ERWIN DOMÍNGUEZ , CARLOS RÍOS & BLADIMIRO LÓPEZ

Grupo de Estudios Ambientales,  Universidad de Magallanes
Punta Arenas, Chile. Casilla 113-D
e-mail: edom@aoniken.fc.umag.cl

* Corresponde al proyecto "Zonación de la vegetación asociada a una zona de transición florística, Bahía Laredo, Magallanes, Chile."  P4-F3-02LH-2001.

RESUMEN

Se realizó un inventario florístico detallado con el fin de documentar la riqueza de especies y un análisis fitogeográfico en geoformas post-pleistocénicas de origen glaciar, presentes en la reserva científica de Bahía Laredo (52º 57' S., 70º 51' W.)  localizada a orillas del estrecho de Magallanes, Chile. El inventario florístico muestra la presencia de 47 especies pertenecientes a 28 familias. Las familias más representadas son Asteraceae, Poaceae y Apiaceae. Las especies nativas más abundantes son Chiliotrichum diffusum y Gaultheria mucronata var. angustifolia. El espectro biológico está dominado por hemicriptófitas (33%) y caméfitas (26%). Según el método de ordenación de Bray - Curtis fue posible separar 3 grupos asociados a las geoformas del sector: bosque de Nothofagus antarctica, matorral de Chiliotrichum diffusum y pastizal costero de Leymus arenarius.  El análisis fitogeográfico muestra que el 21% se encuentra representado por elementos fitogeográfico del Centro Chileno-Argentino, 15% Sud Fuego-Patagonico, 11% Andino-Patagónico, 11% Circumantártico, 9% Laurásico, 6% Endémico, 4% Valdiviano y 2% Sud Patagónico-Oriental. A pesar de que el área fue modificada en el pasado por el fuego y el pastoreo, sólo presenta 10 especies exóticas, naturalizadas.

 Palabras clave: Flora, elementos fitogeográfico, Magallanes, Bahía Laredo.

ABSTRACT

A detailed floristic inventory as well as a phytogeographical analysis was conduced in a three Post-Pleistocene glacial geoforms present in the bay Laredo Scientific Reserve, located near the Estrecho de Magallanes (52° 57' S., 70° 51'O.).  The floristic inventory revealed the presence of 28 plant families distributed in 47 species. Most abundant plant families are: Asteraceae, Poaceae and Apiaceae. The most abundant native species are Chiliotrichum diffusum and Gaultheria mucronata var. angustifolia. The hemicryptophytes (33%) and chamaephytes (26%) are the dominant forms.  According to Bray - Curtis index it was possible to classify 3-different groups distributed among the glacial geoforms: Nothofagus antarctica forest, Chiliotrichum diffusum shrubs and Leymus arenarius coastal grassland. The more important phytogeographIcal elements were: Central Chileno-Argentino 21%, Fuegian South Patagonian 15%, Andean-Patagonian 11%, Circum-Antarctic 11%, Laurasian 9%, Endemic 6%, Valdivian 4%, and 2% Patagonian South Oriental. Although the area has been modified by fire and heavy grazing, only 10 plant species were introduced.

Key words: Flora, Phytogeographical elements, Geoforms, Magallanes, Bahía Laredo.

INTRODUCCIÓN

Un área particularmente interesante por su probable característica de ecotono se localiza en el cabo Porpesse, península de Brunswick, en la zona intermedia del estrecho de Magallanes. Este sector ha sido clasificado fisiográficamente como el límite entre la región Sud Andina Oriental y las Planicies Orientales (Pisano 1977). Climáticamente, se encuentra ubicado en la zona de Estepa Fría (BSk'). Además, fitogeográficamente, se lo ha considerado como parte de la Provincia Biótica de la Estepa Patagónica (Pisano 1973, 1977; Moore 1983, Quintanilla 1989, Tuhkanen 1992, Gajardo 1994, Posadas 1996, Dollenz & Santana 2000).

 En el cabo Porpesse existen tres unidades ambientales generadas por la acción glaciar y caracterizadas actualmente por diferencias en aspectos estructurales de hábitat (e.g. grado de exposición y disponibilidad hídrica) lo cual determinaría una conformación diferencial de la composición de la flora, acompañada de patrones locales específicos en la distribución y abundancia de la vegetación.

Los objetivos del presente estudio son:

1. Realizar un análisis florístico en términos de composición y riqueza taxonómica en el área de estudio.
2. Determinar el estado de conservación de la flora y la importancia relativa de plantas. exóticas presentes en ella.
3. Realizar un análisis fitogeográfico de la flora local.
4. Determinar las características de la vegetación y su relación con las geoformas reconocidas para el área de estudio.

MATERIALES Y MÉTODOS

Área de estudio

El área de estudio está localizada en el sector de exposición sur de cabo Porpesse (bahía Laredo) lugar donde desde 1990 se estableció un área reservada y restringida para actividades antrópicas, bajo la responsabilidad del Instituto de la Patagonia, Universidad de Magallanes. La reserva ocupa una superficie de 27 ha y se ubica en la costa occidental del estrecho de Magallanes (52º 57' S., 70º 51' O.), a unos 25 kilómetros al norte de la ciudad de Punta Arenas (Figuras 1 y 2). El sector ha sido definido, en términos fisiográficos, como una zona de transición entre la pre-cordillera de los Andes y la pampa (Pisano 1977; Prieto 1988). A pesar de que fue una de las primeras áreas en ser asignadas a los colonos magallánicos y que ha sido seriamente afectada por la tala e incendios y especialmente por el pastoreo, actualmente en bahía Laredo no se aprecian cambios ecológicos significativos derivados de la explotación pastoril del pasado reciente (Martinic 1977; Dollenz & Santana 2000).

El borde costero del estrecho de Magallanes presenta importantes depósitos de sedimentos cuaternarios de origen glaciar que han sido reconocidos desde el punto de vista de su geomorfología por Caldenius (1932), Marangunic (1974), Prieto (1988), Clapperton (1988) y Clapperton et al. (1995). El área ha sido clasificada dentro del tipo climático de Estepa Fría (BSk`) de la clasificación de Köppen, caracterizado por un clima de zona seca (B), tipo estepario (S), muy frío (k`) y (c) por tener una temperatura del mes más frío superior a 0°C de acuerdo a Santana et al. 2001. La geomorfología para el área de estudio está dada por la existencia de tres geoformas: 1) terraza fluvial, 2) morrena de fondo, y 3) terraza marina, las cuales fueron afectadas por el último avance glaciar (Prieto 1988; Clapperton et al. 1995). El suelo se caracteriza por ser delgado, de poca profundidad, descansando sobre material parental de origen ex situ.

Muestreo y análisis de la información

Para determinar las unidades de vegetación y su relación con la geomorfología del área, se realizaron tres visitas al área de estudio durante la primavera y el verano de 1998 a 2001. En ellas se reconocieron las tres geoformas descritas por Prieto (1988) y Clapperton et al. (1995). Posteriormente, las visitas se complementaron mediante fotointerpretación de ortofotos del área de estudio (SAF 1985, CH60 V, Nº 021779).

Para el estudio de la flora y la vegetación se levantaron 45 censos en áreas homogéneas de acuerdo con Dierschcke (1994) y Ramírez et al. (1997), los que se complementaron con colectas intensivas de material biológico. Las muestras se tomaron en parcelas homogéneas de 5 m2. Para cada parcela se confeccionó una lista de las especies presentes y luego se estimó visualmente la cobertura absoluta.

Los especimenes colectados se identificaron al nivel de especie siguiendo a Moore (1983), Correa (1969, 1971, 1978, 1984a, 1984b, 1988, 1998), Marticorena & Rodríguez (1995) y Matthei (1995). Con los datos obtenidos se confeccionó un catálogo de la flora cuya nomenclatura sigue a Marticorena & Quezada (1985) (Tabla 1). La riqueza taxonómica se obtuvo a partir de la sumatoria de especies, géneros y familias de cada categoría taxonómica superior presente. El origen fitogeográfico de las especies (nativas o exóticas) se determinó con base en Van Der Hamen & Cleef (1983), Moore (1968), Moore & Pisano (1997), Pisano (1991), Marticorena & Quezada (1985), Matthei (1995) y Espinosa (1996). El estado de conservación de las especies se presenta de acuerdo con Benoit (1989).

El análisis de la información se realizó determinando la frecuencia y la cobertura promedio, confeccionando una tabla inicial completa y tablas parciales para cada geoforma estudiada. Las formas de vida se obtuvieron mediante la clave de Mueller-Dombois & Ellemberg (1974) y se confeccionó un espectro biológico para la flora de cada geoforma. La estructura de las asociaciones de vegetación se determinó en términos de frecuencia, cobertura y valor de importancia de cada especie.

Para analizar la distribución de los organismos, se realizó un análisis de conglomerado, empleando el índice de similitud de Bray & Curtis (1957). Los resultados se representan en un dendrograma, el cual se confrontó con el método de ordenación "Multidimensional scaling" (MDS) y de "Similarity percentages" (SIMPER) de Clarke (1993), para determinar la similitud  y disimilitud promedio entre muestreos, logrando de esta manera ver en forma gráfica los grupos de vegetación existentes. Todos los análisis fueron realizados utilizando el programa computacional PRIMER (Clarke & Warwick 1994).

RESULTADOS

La riqueza de la flora está compuesta por 28 familias, 45 géneros y 47 especies. Desde un punto de vista de la taxonomía, 5 son líquenes de la clase Ascomicotina, 2, pteridófitas (helechos) y 40 angiospermas: 33 dicotiledóneas y 8 monocotiledóneas. La mayor riqueza la presentaron las dicotiledóneas. Las familias más ricas son Asteraceae y Apiaceae con 5 y 4 especies. Las monocotiledóneas están representadas por sólo 3 familias Juncaceae, Orchidaceae y Poaceae, siendo Poaceae la más importante con 5 especies. La composición de la flora se muestra en la Tabla 1.

De las 47 especies, sólo Maytenus magellanica (leñadura, Figura 3) presenta problemas de conservación y está clasificada como "vulnerable" para la Región de Magallanes (Benoit 1989). Se registra un número relativamente bajo de especies exóticas (10 especies), las que alcanzan un 12% respecto del total de la riqueza de especies. En el sector litoral destaca Leymus arenarius (Figura 4), especie introducida en Magallanes en 1946, para controlar el avance de las dunas; actualmente, esta especie se ha naturalizado encontrándose en bermas, canteras de ripio y en suelos arenosos del borde costero del estrecho de Magallanes.

Especies pertenecientes a diez elementos fitogeográficos, se reconocieron para el área. Los más importantes fueron los de origen: los elementos centro Chileno-Argentino 21%, Sud Fuego-Patagónico 15%, Andino-Patagónico 11%, Circumantártico 11%, Laurásico 9%, Endémico 6%, Valdiviano 4% y Sud Patagónico-Oriental 2% (Tabla 1).

Las especies nativas más abundantes fueron arbustos como Chiliotrichum diffusum y Gaultheria mucronata var. angustifolia (Figura 5).

El espectro de formas de vida está dominado por las hemicriptófitas con 16 especies que representan un 33%, seguidas por las caméfitas con 12 especies que representan un 26%. Por otro lado, las nanofanerófitas con 5 especies, son las más frecuentes y presentan mayor cobertura en dos de las geoformas en el área de estudio (Figura 6).

El dendrograma de la Figura 7 muestra la separación de las parcelas en 3 grupos, basándose en el índice de similitud de la flora presente para cada geoforma. El valor promedio de similitud obtenido con el análisis de estrategia de agrupación para el primer grupo, asociado a la terraza fluvial, fue de un 63,2%. Para el segundo, asociado a la morrena de fondo, el nivel de similitud promedio fue de 51,5%. La disimilitud media entre ambos grupos fue de 58,2 %. El tercer grupo, asociado a la terraza marina, presentó un valor promedio de similitud de 74,2% respecto del primer y segundo grupo. La disimilitud media presentada entre el primer y tercer grupo fue de un 91%, mientras que entre el segundo y el tercer grupo fue de un 98 %.

El agrupamiento ilustrado por el dendrograma coincide también con el gráfico de ordenación (MDS) con un valor de estrés de 0,09 que corresponde a una buena ordenación, la cual no deja posibilidad de interpretación observándose la presencia de tres grupos ( Figura 7). Sin embargo, las muestras M16 y M6 tomadas en la morrena de fondo no se incluyeron en ninguno de los tres grupos formados, debido a las diferencias en la composición de la flora y a los valores altos de cobertura que alcanzó Embothrium coccineum en ambas muestras.

La Tabla 2 muestra las especies más importantes respecto de su representatividad numérica (>50%), en cada uno de los grupos definidos según los criterios anteriores. En el primer y segundo grupo aparecen sólo dos especies como dominantes, mientras que en el tercer grupo sólo una especie es dominante sobre el resto. De las 47 especies presentes en la Reserva, las especies que mostraron valores de cobertura más altos fueron Chiliotrichum diffusum en la terraza fluvial con un 26%; la misma especie con un 25% en la morrena de fondo, seguida por Gaultheria mucronata con 23% y Leymus arenarius, que presentó un 51% de cobertura en la terraza marina.

DISCUSIÓN

De acuerdo con los resultados obtenidos, el área posee las condiciones mínimas para el establecimiento de algunas especies. Las condiciones del ambiente pueden ser consideradas como marginales para la mayoría de las especies de bosque y quizá también para las de la estepa, lo que explicaría el número reducido de especies presentes en la reserva. Sin embargo, se debe considerar que en este estudio no se han incluido a las criptógamas en su totalidad (hongos, líquenes y musgos) las que podrían incrementar sustancialmente la riqueza de especies para el área de estudio. 

El bajo número de especies alóctonas, asilvestradas, sugiere que el área del estudio no presenta alteraciones severas, a pesar que fue modificada en el pasado producto del fuego y del pastoreo.

Considerando el espectro biológico, las formas de vida dominantes en la reserva, en relación con el número de especies, son las hemicriptófitas y nanofanerófitas.

El bosque de Nothofagus antarctica (ñirre, Figura 8), se extiende como cuña desde el monte Fen, hasta la laguna de Cabo Negro llegando a la punta Porpesse. En el área de estudio y sobre la terraza fluvial el bosque se caracteriza por presentar ejemplares de 3 - 4 m de altura, con árboles de troncos torcidos típicos del Krummholz (Ramírez et al. 1985). Las ramas de dichos árboles se caracterizan por la abundancia del líquen Usnea sp. El estrato arbustivo está dominado por Chiliotrichum diffusum. Llama la atención la falta de regeneración del bosque, lo que es posible que se relacione con las variaciones climáticas durante los últimos 100 años, que han originado un desplazamiento de los límites climáticos, dando origen a una menor precipitación en el área, provocando condiciones desfavorables para la regeneración natural del bosque. Otra causa no abordada en este estudio, es el efecto que podría estar causando la depredación de la liebre (Lepus capensis) sobre los renovales de Nothofagus antarctica. Es de remarcar que la vegetación de Bahía Laredo, ha sido  incluida en la Provincia Biótica de la Estepa Patagónica de Magallanes (Pisano 1956, 1973, 1977; Moore 1983; Quintanilla 1989; Tuhkanen 1992; Gajardo 1994 y  Posadas 1996), basados en la clasificación climática de Köppen, sin embargo,  la presencia de este bosque no concuerda con el tipo de vegetación esperado.         

Otra comunidad importante es el matorral de Chiliotrichum diffusum (Figura 9), el que se desarrolla sobre la morrena de fondo. Este presentó la mayor riqueza florística (36 especies), lo que puede atribuirse al tipo de relieve (ladera de pendiente fuerte) que a su vez puede originar variaciones microclimáticas producto del desplazamiento de masas de aire húmedo por el estrecho de Magallanes. Esto permitiría el desarrollo de condiciones favorables para la condensación de la humedad, favoreciendo el desarrollo de helechos como Polystichum plicatum y Blechnum penna-marina, además de la orquídea Gavilea lutea . El análisis de agrupamiento (MDS) indica la formación de grupos de muestras que se relacionan con esta geoforma. Es posible que la topografía juegue un rol importante en la complejidad de la flora de esta comunidad. De este modo, la exposición al viento y las diferencias de altitud, estarían determinando el desarrollo de una comunidad arbustiva dominada por Chiliotrichum diffusum acompañada por Maytenus magellanica y Embothrium coccineum, los que llegan a crecer en forma arborescente.                 

En la terraza marina, finalmente, se desarrolla una comunidad costera con Leymus arenarius, gramínea de origen europeo que ha sido empleada exitosamente en Magallanes a partir de 1960, para controlar el movimiento de las dunas. Esta especie fija las arenas en la zona supramareal, crece en pequeños cordones de microdunas paralelas al mar, forma champas y alcanza un valor de cobertura del 51%. En los sitios más favorables, protegidos del viento y más lejos de la línea de costa, se asocia con Senecio candidans y Plantago maritima, plantas halófilas.

El índice de similitud entre la flora de las tres geoformas fue de 52%, lo que confirma las diferencias en la flora entre las tres comunidades detectadas en la reserva: el bosque deciduo de Nothofagus antarctica, dominante en en la terraza fluvial; el matorral de Chiliotrichum diffusum en la morrena de fondo y el pastizal costero de Leymus arenarius, dominando en la terraza marina.

AGRADECIMIENTOS

En primer lugar deseamos manifestar nuestro agradecimiento a los profesores Carlos Ramírez y Carlos Lehnebach (Universidad Austral de Chile), Morty Ortega (University of Connecticut) por sus revisiones y comentarios y al Prof. Arve Elvebakk por su colaboración en la identificación de la flora liquénica. También deseamos agradecer a los señores Cristian Muñoz y Daniel Antúnez colegas del G.E.A por la importante cooperación en terreno.

LITERATURA CITADA

BRAY, J. R. & J. T. CURTIS 1957. An ordination of the upland forest communities of Southern Wisconsin. Ecological Monographs, 27:325-349.

BENOIT, I. L., ed. 1989. Libro Rojo de la Flora Terrestre de Chile (Primera Parte) CONAF. Santiago de Chile. 157pp.

CALDENIUS, C. 1932. Las glaciaciones cuaternarias en la Patagonia y Tierra del Fuego, Rep. Arg. Dirección General de Minas y Geología. Pub. 95, 152 pp.

CLAPPERTON, C. M. 1988. La última glaciación y deglaciación en el estrecho de Magallanes: Implicaciones para el poblamiento de Tierra del Fuego. Anales Instituto Patagonia, Serie. Cs. Hs. (Chile) 21:113-128.

CLAPPERTON, C. M., D. SUGDEN, D. KAUFMAN & R. D. MCCULLOCH 1995. The last glaciation in Central Magellan Strait, southernmost Chile. Quatern. Res., 44:133-148.

CLARKE, K. R. 1993. Non-parametric multivariate analyses of changes in community structure. Australian Journal of Ecology, 18:117-143.

CLARKE, K. R. & R. M. WARWICK 1994.  Change in marine communities: an approach to statistical analysis and interpretation.  Plymouth Marine Laboratory UK 144 pp.

CORREA N. M. 1969. Flora Patagónica. Parte II. Colecciones Científicas del INTA. Tomo VIII. Buenos Aires. 219 pp.

CORREA N. M. 1971. Flora Patagónica. Parte IV. Colecciones Científicas del INTA. Tomo VIII. Buenos Aires. 51 pp.

CORREA, N. M. 1978. Flora Patagónica. Parte III. Colecciones Científicas del INTA. Tomo VIII. Buenos Aires. 569 pp.

CORREA, N. M. 1984a. Flora Patagónica. Parte IV a. Colecciones Científicas del INTA.  Tomo VIII. Buenos Aires. 559 pp.

CORREA, N. M.. 1984b. Flora Patagónica. Parte IV b. Colecciones Científicas del INTA.  Tomo VIII. Buenos Aires. 309 pp.

CORREA, N. M. 1988. Flora Patagónica. Parte V. Colecciones Científicas del INTA. Tomo VIII. Buenos Aires. 404 pp.

CORREA, N. M. 1998. Flora Patagónica. Parte I. Colecciones Científicas del INTA. Tomo VIII. Buenos Aires.391 pp.

DOLLENZ, O. & A. SANTANA. 2000. Clasificación y distribución espacial de la vegetación de Cabo Negro (Magallanes, Chile) utilizando imágenes satelitales. Anales Instituto Patagonia, Serie Cs. Nat. (Chile) 28:51 - 56.

DIERSCHCKE, H. 1994. Pflanzensoziologie - Grundlagenund Methoden. Eugen Ulmer, Stuttgart. 683 pp.

FUENTES, E. 1989. Ecología: Introducción a la teoría de poblaciones y comunidades. Ediciones Universidad Católica de Chile. 281 pp.

GAJARDO, R. 1994. La Vegetación Natural de Chile: clasificación y distribución geográfica. 2ª Ed., Editorial Universitaria. Santiago Chile. 165 pp.

MARANGUNIC, C. 1974. Los depósitos glaciales de la pampa magallánica. Revista Geográfica de Chile, "Terra Australis". Nº 22 - 23: 5 - 11.

MARGALEF, R. 1982. Ecología. Ediciones Omega, S.A., Barcelona. España. 951 pp.

MARTICORENA, C. & M. QUEZADA 1985. Catálogo de la flora vascular de Chile. Gayana, Bot., 42 (1-2): 1-157.

MARTICORENA, C. & R. RODRÍGUEZ (1995) Flora de Chile Vol. 1. Ed. Universidad de Concepción, Chile. 351 pp.

MARTINIC, M. 1977. El trayecto de George CH. Musters por territorio magallánico. Anales Instituto Patagonia (Chile) 8: 59 - 69.

MATTHEI, O. 1995. Manual de las malezas que crecen en Chile. Alfabeta Impresores, Santiago, 554 pp.

MUELLER-DOMBOIS, D. & H. ELLEMBERG 1974. Aims and methods of vegetation ecology. John Willey & Sons Inc. New York, 457 pp.M

MOORE, D. M. 1983. Flora of Tierra del Fuego. Anthony Nelson, England, Missouri Botanical Garden, USA, 369 pp.

MOORE, D. M. 1968. The vascular Flora of the Falkland Islands. British Antarctic Survey. Scientific Reports 60:202 pp.

MOORE, D. M. & E. PISANO 1997. Biotic Colonization of Recently Deglaciated Areas in Fuego-Patagonia - Phytogeographical Considerations. Anales Instituto Patagonia, Serie Cs. Nat. (Chile) 25: 21 - 46.

PISANO, E. 1956. Esquema de clasificación de las comunidades vegetales de Chile. Agronomía, Santiago, 2: 30-33.

PISANO, E. 1973. Fitogeografía de la Península de Brunswick, Magallanes. Y Comunidades meso-higromórficas e higromórficas. Anales Instituto Patagonia (Chile) 4: 141-206.

PISANO, E. 1977. Fitogeografía de Fuego-Patagonia Chilena. I.- Comunidades vegetales entre las latitudes 52º y 56º. Anales Instituto Patagonia (Chile) 8: 121 - 250.

PISANO, E. 1991. Sectorización Fitogeográfica del Archipiélago Sud Patagónico IV: Afinidades Florísticas y Fitogeográficas entre 30 localidades. Anales Instituto Patagonia, Serie Cs. Nat. (Chile) 20: 7 - 33.

POSADAS, P. 1996. Distributional Patterns of Vascular Plants in Tierra del Fuego: A study applying parsimony analysis of endemicity (PAE). Biogeography 72(4): 161 - 177.

PRIETO, X. 1988. Geología del Cuaternario en el área de Cabo Negro, Estrecho de Magallanes, Chile. Anales Instituto Patagonia, Serie Cs. Nat. (Chile) 18: 35 - 41.

QUINTANILLA, V. G. 1989. Fitogeografía y cartografía vegetal de Chile Austral, Universidad de Santiago de Chile, Contribuciones Científicas y Tecnológicas, Área Geociencias. 83:32 pp.

RAMÍREZ, C., CORREA, C., FIGUEROA, M., & C. SAN MARTÍN. 1985. Variación del hábito y hábitat de Nothofagus antarctica en el sur de Chile, Bosque (Valdivia) 6(2):55-73.

RAMÍREZ, C., SAN MARTÍN, C. & P. OJEDA. 1997. Muestreo y tabulación fitosociológica aplicados al estudio de los bosques nativos. Bosque 18(2):19-27.

SANTANA, A., CALDERÓN, J. & N. BUTOROVIC. 2001.  Características climatológicas del área de bahía Laredo, Magallanes, Chile. Anales Instituto Patagonia, Serie Cs. Nat. (Chile) 29: 55 - 68.

TUHKANEN, S. 1992. The climate of Tierra del Fuego from vegetation geographical point of view and its ecoclimatic counterparts elsewhere. Ann. Bot. Fenn., 145:1-64.


Citar este artículo como:

DOMÍNGUEZ, E.; C. RÍOS & B. LÓPEZ. 2002. Análisis florístico y fitogeográfico de geoformas post-pleistocénicas de origen glaciar en la Reserva Científica Bahía Laredo, Magallanes (XII Región), Chile. Chloris Chilensis, Año 5. Nº2. URL: http://www.chlorischile.cl


Volver a la portada