Año 7. Nº 2

LAS MORACEAE CULTIVADAS EN CHILE

 JORGE H. MACAYA-BERTI

Departamento de Producción Agrícola, Facultad de Ciencias Agrarias

Universidad de Chile.

jorgemacaya62@hotmail.com

 

RESUMEN

Las Moraceae incluyen grandes árboles, arbustos e incluso algunas hierbas y plantas que crecen como epífitas. Es una familia de plantas, principalmente de zonas tropicales. Comprenden alrededor de 60  géneros  y  más de 1500  especies, distribuidas en las regiones tropicales y  subtropicales de ambos hemisferios. Dado el relativo desconocimiento de la taxonomía de las especies cultivadas en Chile y sus condiciones de cultivo, los objetivos de este trabajo, son determinar cuáles especies de Moraceae están realmente en Chile y dar algunas pautas básicas sobre su mejor cultivo en las condiciones locales. Se concluye que en Chile se cultivan 4 géneros de Moraceae:  Ficus L. con unas 16 especies, Morus L. con dos y Broussonetia L’ Herit. y  Maclura  Nutt con una cada uno. La presencia de Cecropia  y Artocarpus es dudosa para Chile.

 Palabras clave: Moraceae, Chile, flora ornamental, Ficus

ABSTRACT

Moraceae includes big trees, shrubs and even grass and plants that grow as epiphytes. It is a family of plants, mainly of tropical zones. It includes around 60 genres and more than 1500 species, distributed in tropical and subtropical regions in both hemispheres. Due to the relative ignorance of the taxonomy of species cultivated in Chile and its cultivating conditions, the aims of this work are determining which types of Moraceae really exist in Chile and give some basic guides about its better culture in local conditions. It can be concluded that in Chile 4 genres of Moraceae are cultivated: Ficus L with about 16 species, Morus L with two and Broussonetia L´Herit and Maclura Nutt with one. The presence of Cecropia and Artocarpus is doubtful for Chile.

Key words: Moraceae, Chile, ornamental flora, Ficus

 INTRODUCCION

 Antecedentes de bibliografía

Las Moraceae incluyen grandes árboles, arbustos e incluso algunas hierbas y plantas que crecen como epífitas (Vázquez, 1985; Dimitri, 1987;  Rotman, 1987). Todas las especies tienen  tubos laticíferos en el interior de sus órganos,  con abundante látex blanco. Son dioicas o monoicas. Las hojas son por lo general alternas, simples, enteras, dentadas o lobuladas, glabras o pubescentes, coriáceas o papiráceas, pecioladas, con estípulas libres o soldadas, persistentes o caducas. Las flores presentan un perigonio con de 4-5 tépalos soldados,  a veces, ausentes. Las flores masculinas tienen estambres isostémonos, opuestos a los sépalos; anteras con dos tecas, con dehiscencia  longitudinal; las femeninas, presentan ovario súpero, 1-2 carpelar, uniovulado, con el estilo bífido. Las inflorescencias  son solitarias  o agrupadas en espigas condensadas, espiciformes, glomeruliformes, o también  flores agrupadas sobre  receptáculos carnosos  muy desarrollados, discoides, crateriformes (cenantos)  o  urceolados, como los síconos (Rotman, 1987; Dimitri, 1987; Vázquez, 1985; Carauta, 1989).

 Familia de plantas, principalmente de zonas tropicales. Comprenden alrededor de 60  géneros  y  más de 1500  especies, distribuidas en las regiones tropicales y  subtropicales de ambos hemisferios. Sólo el género Ficus incluye aproximadamente unas 1000 especies  originarias de las regiones tropicales  y subtropicales de ambos hemisferios (Dimitri, 1987). Para Chile se cita el cultivo de especies de cinco géneros: Artocarpus, Broussonetia;  Ficus, Maclura y Morus y 15 especies: Artocarpus  altilis Fosberg, Broussonetia  papyrifera (L.) Vent., Ficus  carica L., Ficus elastica Roxbg.,  Ficus longifolia Schott, Ficus macrophylla Desf., Ficus  pumila L., Ficus  lyrata Warb., Ficus  parcelli Veitch.,  Ficus retusa L., Ficus  roxburghii Wall, Maclura pomifera (Raff.) Schmeid, Morus alba L, Morus  nigra L. y Morus  rubra L. (Gay, 1851; Philippi, 1881; Maldonado, 1926; Izquierdo, 1928; Johow, 1948; Schilling, 1965; Marticorena y Quezada, 1985; Zizka, 1991; Rodríguez  y  Ruiz, 1999, Ruiz, 2003)

 Respecto del uso de las Moraceae, algunas como las higueras, las moreras y el árbol del pan son plantas frutales; otras pertenecientes a Ficus y Maclura, son plantas forestales. Un  número importante de especies se usan, hace muchos años, como plantas ornamentales,  en todo el mundo.

 El uso de algunas especies simbólicas como Ficus  carica L. (higuera) se conoce desde antiguo y es citada en la Biblia cristiana. Está nombrada en el Génesis, donde se indica que Adán y Eva se refugiaron bajo su sombra después de cometer el pecado original. Además, se afirma  que Catón el Censor convenció al senado romano a emprender la tercera guerra Púnica al mostrarles a los senadores los hermosísimos higos recolectados en Cartago (Lazaro  y Pizzetti, 1980).  Otras  especies son consideradas sagradas en el oriente como el Ficus religiosa L. Pizetti (1978),  señala que la especie se conoce en la India con el nombre de “árbol de la visión” y está sacralizado por los budistas, ya que Buda fue iluminado mientras dormía sobre sus raíces. La luz del sol que se filtra a través de las enormes raíces adventicias proporcionaría una visión mística. En esta familia se encuentran también las moreras, de las que, en muchos países asiáticos  y también en Chile durante el siglo XIX,  se usaron las hojas para la alimentación del gusano de seda

 Respecto del cultivo de las especies de la  familia en Chile, Gay menciona que la morera blanca (Morus  alba) se cultivaba en 1851, pero Maldonado (1926), señala que las primeras moreras fueron introducidas en Chile hacia 1870. El mismo Gay (1851)  menciona que tres especies de Morus: M. alba; M. nigra y M. multicaulis, se cultivaban en  Santiago y en otras partes del país, además, de la higuera (Ficus  carica).

 Actualmente, para Chile se menciona que dos especies  de moráceas se encuentran asilvestradas, una en Chile Continental,  Ficus carica y otra en la isla de Pascua, Broussonetia  papyrifera (Ruiz, 2003). Respecto de la última, Zizka (1991), menciona que se usaba para preparar un  tipo de papel. La presencia en Chile de Artocarpus  altilis, consta en una cita de Schilling (1965) se trata es una especie de origen tropical conocida como el “árbol del pan”,

 Para el conocimiento de las moráceas cultivadas en Chile, un aspecto que dificulta el trabajo con las especies es que la información  taxonómica se encuentra repartida en muchas revistas y libros de difícil acceso para la mayoría de los investigadores. Respecto del manejo y la reproducción de las especies, la información disponible se encuentra también diseminada en libros de jardinería (Maldonado, 1926; Hoffmann, 1983as; Dimitri, 1987; Saldías, 1997; Silva, s/a) y en algunos sitios Web de Internet. Ficus es el género con el mayor número de especies cultivadas, muchas de ellas están mal identificadas y se las conoce con nombres que no corresponden a los científicos; además, sólo se cuenta con descripciones  morfológicas muy simplificadas. Por los motivos expuestos, los objetivos de este trabajo, son determinar cuáles especies de Moraceae están siendo realmente cultivadas en Chile y dar algunas pautas básicas sobre su mejor cultivo condiciones locales.

 MATERIALES  Y METODOS

 Este trabajo fue iniciado hace unos 10 años, a partir de varios viajes realizados a las ciudades, del norte, centro y sur del país. En estas ciudades o pueblos se visitaron áreas verdes, tales como, plazas, parques, jardines privados y, además, viveros comerciales de plantas ornamentales. En estos viajes se recolecto material  vivo, el que fue posteriormente cultivado al exterior o en  invernadero, según los requerimientos de cultivo de las diferentes especies. Además, en la visita al terreno, se registró información sobre las características morfológicas  de las hojas, tronco, corteza, ramas y ramillas,  estípulas, flores e inflorescencias y frutos, de cada una de las especies. Se realizaron mediciones  de los ejemplares vivos, principalmente respecto del largo y ancho de las hojas, al tamaño alcanzado por los árboles y arbustos, al tamaño de los síconos y otras infrutescencias.

Además se confrontaron los datos morfológicos conocidos de la bibliografía, con los observados en terreno. Se herborizó material, para formar un herbario con las especies existentes y éstas fueron fotografiadas en  su lugar de colecta. También se consultó a los viveristas  y coleccionistas de este grupo de plantas, sobre las mejores condiciones para el cultivo de ellas. Para  la identificación taxonómica se  recurrió a una extensa bibliografía especializada en la familia.

 

RESULTADOS

 Las Moraceae están representadas en Chile Continental e insular por cuatro  géneros, a saber: Broussonetia, Ficus, Maclura y Morus. Si bien, Schilling (1965) señala que Artocarpus  altilis estaría cultivada en Chile continental, pero se ha podido encontrar en invernaderos comerciales o privados; quizá la especie haya sido introducida sólo en isla de Pascua, como parte de un proyecto de innovación frutícola. En el extremo norte del país, es posible que exista en cultivo alguna especie de Cecropia,  pero no se han encontrado ejemplares.

 Como resultado de este trabajo se encontró que en Chile se cultivan unas 20 especies de Moraceae.  El género con mayor número de especies es Ficus (16 especies), luego Morus con 2 y los otros dos géneros sólo están representados por una sola especie.

 La literatura sobre Moráceas cultivadas en Chile, mencionaba la presencia de 15 especies,  5 de ellas no las hemos podido encontrar: Artocarpus altilisFicus  longifolia, Ficus parcellii, Ficus retusa y Morus rubra. Las moráceas citadas aparecen  en listados de catálogos o en libros con descripciones poco claras en la mayoría de los casos, además se utiliza una nomenclatura obsoleta, todo lo cual hace poco confiable su existencia.

Respecto del cultivo existe mucha mayor información, pero casi toda proviene de la literatura extranjera. Muchas recomendaciones de cultivo obtenidas de la literatura sobre Moráceas, se deben adaptar a su aplicación en Chile. Falta mucho que hacer en el área taxonómica y de cultivo de plantas exóticas en Chile.

A continuación presentamos claves para identificar los géneros de las plantas cultivadas en Chile y a continuación las de las especies. Finalmente, para cada una hay una descripción y recomendaciones para su cultivo.

 1. Clave de los géneros.

2. Clave para las especies de Ficus:

Ficus altissima Blume

Ficus auriculata Loureiro

Ficus benghalensis L.

Ficus benjamina L.

Ficus binnendijkii (Miq.) Miq.

Ficus carica L.

Ficus diversifolia Blume

Ficus elastica L.

Ficus lutea Thonning. ex Vahl

Ficus lyrataWarb.

Ficus macrophylla Desf.

Ficus microcarpa L.f.

Ficus pumila L.

Ficus religiosa L.

Ficus rubiginosa Desf.

Ficus sagittata Vahl

 1. FICUS  CULTIVADOS  EN CHILE

 Ficus altissima Blume

 Descripción

Árbol  que alcanza en Chile unos 5-10 m de altura. Hojas elíptico-oblongas, discolores, brevemente acuminadas, de 20-25 x 15-17 cm, glabras, con el margen entero, el ápice acuminado y la base redondeada, estípulas  verdes y glabras. Sícono sésil y axilar, esférico, de 1-2 cm de diámetro, anaranjado a la madurez.

 Origen geográfico y cultivo en Chile

India, China y sudeste de Asia (Dimitri, 1987). En Chile, es una especie muy poco utilizada. Se encontró individuos pertenecientes al cultivar “Variegata”, cuyas hojas se caracterizan por tener un mosaico de tonalidades de verde, verde  claro, verde grisáceo y verde-amarillento. Se usa principalmente en interiores de casas y otros recintos como invernaderos temperados. Ejemplares de talla arbórea se pueden observar en la ciudad de Graneros (VI  Región).

 Manejo
No se conocen plagas y enfermedades en Chile que le afecten hasta el presente.

Volver a la lista

Ficus auriculata  Loureiro

Syn: F. roxburghii Wall. ex Miq.

 Descripción
Árbol de 6  m de altura y de  follaje denso. Las hojas son anchamente ovadas, de unos 40 cm de longitud y aproximadamente 35 cm de diámetro, base cordada y ápice redondeado y cortamente acuminado, coriáceas, haz de la hoja glabra y verde brillante, el envés pubescente en las nervaduras, estípulas pubescentes. Síconos piriformes, achatados en el ápice, de entre 4-6 cm de diámetro, tomentosos, verdosos y pedunculados, emergiendo directamente del tronco principal o ramas de gran diámetro; según la literatura, se consumen en los países tropicales, pero se comprobó en terreno que son insípidos. Los síconos son polinizados generalmente por el himenóptero  Sycoryctes  roxburghii  y sus hojas son consumidas como forraje para caballos y elefantes e la India y sus higos por la gente (Carauta, 1989).

Origen geográfico y cultivo en Chile
Su área de dispersión natural incluye los Himalayas, el sur de la China, Tailandia y Vietnam (Carauta, 1989). Su cultivo es frecuente en Argentina, en las provincias de Corrientes y Misiones. En el trópico de Argentina y en el norte de Chile hemos observado que se utiliza como árbol de calles y avenidas, en el resto del país,  se cultiva en invernaderos climatizados.

 Manejo
No tolera temperaturas bajo los 5º C y su óptimo está entre los 25-32º C y un porcentaje de humedad relativa de sobre el 60 %. El riego debe ser frecuente prácticamente todo el año. No se han observado plagas ni enfermedades, excepto ciertos ataques esporádicos de Pseudococcus y Trialeurodes vaporariorum. El sustrato de cultivo ideal es con un contenido de materia orgánica superior al 5% y un excelente drenaje. 

Propagación
Se propaga por estacas herbáceas, puestas en arena gruesa a una temperatura de aproximadamente 25º C y utilizando auxinas para facilitar el arraigamiento.

Volver a la lista

Ficus benghalensis L.     “Gomero  de Bengala”

Descripción
Este árbol es de gran tamaño en su país de origen, pero en cultivo en invernaderos  toma forma arbustiva, logrando los 4-5 m de altura en el largo plazo, ya que tiene un crecimiento muy lento. Presenta  ramas y ramillas blanco-plateadas, con gran presencia de lenticelas en su superficie, las ramillas terminales son finamente pubescentes. Hojas alternas, persistentes, coriáceas, con 3 nervios gruesos principales que nacen del pecíolo, del nervio central emergen 5-7 nervios laterales; lámina foliar glabra en la haz y finamente pubescente en el envés, ovada, de aproximadamente 25 x 14-17 cm , en la parte más ancha de ella, el ápice es obtuso y cortamente acuminado; estípulas pubescentes. Síconos axilares, sésiles, esféricos, de 1-2 cm de diámetro, al madurar son rojos.

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativa de la India, Pakistán y Bangla Desh (Carauta, 1989).

 Manejo
Se puede cultivar en el exterior, siempre que se tomen medidas de protección contra las heladas, cuando se cultiva fuera de los invernaderos el crecimiento es muy lento. Puede presentar ataque de la familia de insectos Pseudoccocidae, especialmente Pseudococcus  en el envés de las hojas.  El sustrato de cultivo  ideal es 3/4 de compost o humus y 1/4 restante de arena gruesa. El riego debe ser frecuente durante la primavera y hasta el otoño, dejando de regar en invierno. Las raíces se dañan fácilmente las raíces cuando existe mal drenaje.

 Propagación
Se propaga  por  estacas herbáceas, las que se ponen en arena gruesa, a una temperatura de 22-25º C, y una humedad relativa ambiental del 80 %, es recomendable el uso de hormonas para arraigar de tipo auxínico.

Volver a la lista

 Ficus  benjamina L.  “Ficus

 Introducción
Planta laticífera. Corteza lisa y grisácea. Hojas  alternas, ovado-elípticas, de 10-14 cm de longitud, glabras, con la haz verde brillante y el envés, verde pálido, con  8-12 pares de nervaduras laterales poco visibles., ápice largamente acuminado y base aguda a redondeada, estípulas  glabras. Síconos sésiles, axilares, globosos, de aproximadamente 1 cm de diámetro, verdes inicialmente y  amarillos con puntos de color púrpura en la madurez.

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativo en India y Malasia (Carauta, 1989). En la mayor parte de Chile, se la cultiva en el interior de viviendas y en invernaderos con calefacción, en dichas condiciones crece como un arbolito de 6-8 m. Sólo alcanza un tamaño arbóreo, 10-12 m de altura, en los parques de Arica y otras ciudades del norte. Existen muchos cultivares comerciales entre estos podemos mencionar el cultivo en nuestro país de los siguientes: “Exótica” “Hawai”, “Mini Gold’, “Variegata” y “Mini Star”. Se requiere un estudio más detallado para confirmar su identificación.

Manejo
Los ejemplares jóvenes, generalmente de menos de de 2 m de altura, sufren daño por exposición a temperaturas inferiores a los 10º C. Los ejemplares arbóreos o arbustivos de 5 –15 m de altura pueden soportar heladas que dañan su follaje pero con el tiempo se recuperan.  Si bien, necesita abundante luz, se puede mantener en sectores sombríos, según se ha observado en los ejemplares cultivados en Chile. Las variedades con hojas variegadas son más exigentes, necesitan abundante luz difusa o directa del sol. Necesita como situación óptima, abundante humedad atmosférica, idealmente, entre 60-80 %. La humedad ambiental más baja provoca necrosis en el ápice y caída de las hojas, lo que redunda en una fuerte disminución del crecimiento. En el verano se debe regar en forma frecuente, al menos,  2-3 veces a la semana; en invierno se debe dejar de regar, excepto que se encuentre en un ambiente calefaccionado. Es frecuentemente parasitada por insectos homópteros de la familia Pseudococcidae. En condiciones  de exceso de calor y falta de humedad puede ser parasitada por ácaros fitófagos, especialmente Tetranychus urticae (arañita bimaculada), los que provocan daño y caída de hojas. Un mal drenaje la hace susceptible a enfermedades de las raíces, producidas por hongos de los géneros Phytophthora, Fusarium  y  Pythium. La toxicidad por sales, producto de las aguas duras, es decir, ricas en carbonatos, existentes en la zona central de Chile es uno de los mayores problemas para el cultivo de esta planta. El sustrato ideal para el buen desarrollo radical es 1/3 de turba, 1/3 de arena gruesa y 1/3 de compost o humus.

 Propagación
Se propaga por mugrones aéreos en madera lignificada o por estacas herbáceas puestas en arena gruesa y húmeda a 25 º C y humedad ambiental sobre el 80%, se recomienda el uso de auxinas.

Volver a la lista

 Ficus binnendijkii  (Miq.) Miq.     “Ficus Alii

 Descripción
Arbusto, en condiciones de cultivo en Chile alcanza unos 6-7 m de altura. Muy ramificado y con la corteza provista con muchas lenticelas, ramillas glabras. Hojas glabras, péndulas lineal-lanceoladas, pecíolos de 2-3 cm de longitud, finamente pubescentes y acanalados, nervadura con 3-6 pares de nervios laterales poco notorios, ápice abrupta y  largamente acuminado, acumen de 1-3 cm de longitud, base aguda, cuneada y margen entero, de 9-25 x 2,5-4 cm, estípulas glabras, de  aproximadamente 4 cm de longitud. Síconos solitarios o en pares, sésiles, ovoides, de aproximadamente 1 cm de diámetro.

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Originario del sur y sudeste de Asia. El nombre de la especie fue dedicado al botánico Simón Binnendijk (1821-1883). En Chile se cultiva como planta de interior, el cultivar “Alii”.

 Manejo
Es una planta susceptible a las heladas, necesita abundante luminosidad y riego frecuente en verano. Es parasitado  por Pseudococcus, el que daña tanto hojas como ramillas. El sustrato de cultivo ideal es 1/3 de arena gruesa, 1/3 turba y 1/3 de compost o humus desinfectado. Necesita que los maceteros sean grandes por su gran desarrollo de raíces  y con muy buen drenaje, ya que la acumulación de agua, daña el sistema  radical.

 Propagación
Por estacas de 3-4 yemas utilizando enraizantes auxínicos y una temperatura de 25º C y 80% de HR. El sustrato de preferido es 2/3 arena gruesa y 1/3 de turba esterilizada.

Volver a la lista

 Ficus carica  L.   “Higuera”

 Descripción
Árbol  muy ramificado, de 5-6 m de altura, copa acampanada, corteza lisa plateada.. Hojas caducas, largamente pecioladas, alternas, coriáceas, 3-7- palmatilobadas, de 15-25 cm de diámetro, margen crenado; la haz glabra y el envés, híspido;  estípulas  glabras. Síconos  solitarios y axilares, piriformes, violáceos, muy oscuros al madurar, de 5-8 cm de longitud. Produce frutos en dos épocas del año y en Chile son partenocárpicos, ya que no existe el insecto polinizador (Blastophaga psenes). Los síconos que maduran a fines de primavera y principio del verano, en madera  del año anterior se denominan “brevas”, e “higos”, aquellos que se desarrollan en madera del año y maduran a fines de verano-otoño.

 Origen geográfico y cultivo en ChilePlanta nativa de la cuenca del mar Mediterráneo y del Asia Menor (Dimitri, 1987; Carauta, 1989). Para Chile, Gay (1851) ya menciona su cultivo. Últimamente se ha señalado que crece asilvestrada localmente (Ruiz, 2003).

 Manejo
Planta heliófila y resistente a cierta salinidad. El mal drenaje del suelo, que produce retención de agua cerca del tronco provoca daños por el hongo Phytophthora, que puede llevar a la muerte de los árboles. Mújica y Vergara (1980), señalan que también sufre ataques de otros hongos como Botrytis cinerea, Collybia  velutipes, Sclerotinia  sclerotiorum y Phyllosticta sp. En Chile es atacada por insectos como Lepidosaphes  minima, Pseudoccocus sp. y Tetranychus  urticae (arañita).

Volver a la lista

 Ficus diversifolia Blume   “Gomero bonsai” (Chile)

Syn: F. deltoidea Jack.

 Descripción
En Chile, en condiciones de cultivo, es un arbusto muy ramificado desde la base, de 0.5-2 m de altura. Corteza gris. Hojas persistentes, deltoideas (triangulares), coriáceas, presentan en su superficie unas pequeñas depresiones epidermales  de menos de 1 mm de diámetro, de color amarillento (observables con una  lupa de 10 x); lámina de 5-9 x 8 cm, estípulas glabras. Produce gran cantidad de síconos axilares solitarios o dispuestos de a pares, pedunculados, que  persisten todo el año y van cambiando de color de acuerdo al grado de madurez, desde el verde al rojizo y miden, aproximadamente, 1 cm de diámetro. Los síconos son polinizados en su  área de distribución  natural por el microhimenóptero, Blastophaga  quadripes (Carauta, 1989).

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Planta nativa de Tailandia, Java y Borneo (Carauta, 1989).

 Manejo
Planta muy susceptible a temperaturas inferiores a 10 º C, las que provocan daño y muerte de hojas y ramas. Según la experiencia de viveristas no es recomendable cultivarla a temperaturas inferiores a 18º C., su óptimo está entre 25-32 º C, con una humedad del aire de 60-80 %.  La plaga más dañina de esta especie son los insectos de la familia Pseudoccocidae (Pseudococcus), que provocan muerte de ramas y ramillas. Es importante observar si estos insectos se encuentran parasitando las raíces ya que pueden ser muy dañinos. Las plantas necesitan riego abundante en verano,  dependiendo de la temperatura, lo ideal es 3 veces a la semana; en invierno se dejan de regar, excepto en ambientes muy calefaccionados y secos. El sustrato ideal para el buen desarrollo radical es 1/3 de turba, 1/3 perlita o vermiculita y 1/3 de compost de reacción algo ácida (el pH óptimo va de 5,5 –6).

 Propagación
La propagación se puede realizar por estacas en arena gruesa, usando enraizantes comerciales, la temperatura de propagación óptima es 21-25º C, con una humedad del 80 al 90 %. 

Volver a la lista

Ficus  elastica Roxb. ex Hornem.  “Gomero”

Syn: F. warburgii Glaziou

Descripción
Árbol muy laticífero, que en Chile puede alcanzar 15 m de altura, muy ramificado, pero, muy susceptible a desgancharse con vientos fuertes; copa hemisférica, corteza pardo-oscura a grisácea y las ramillas cilíndricas verdosas, algo pruinosas. Hojas persistentes, alternas, glabras en ambas caras, coriáceas, margen entero, de 10-35 x 5-19 cm, oblongo-elípticas, nervadura pinnada con 60-70 pares de nervios poco notorios, lámina discolor, la haz, verde oscura y el envés de un verde claro. Las hojas nuevas están protegidas por estípulas foliosas  rojizas y glabras, que se caen una vez que las hojas nuevas se despliegan  totalmente. Síconos axilares y sésiles, esféricos, de aproximadamente 1-1,5  cm de diámetro, superficie lisa y verdosa, con puntuaciones purpúreas; en su lugar de origen son polinizados por el himenóptero Blastophaga  clavigera (Carauta, 1989).

Origen geográfico y cultivo en Chile
Especie nativa de la India y la península de Malasia. No se ha vuelto a encontrar silvestre en su lugar de origen desde 1941, por lo que posiblemente se encuentre extinguido (Carauta, 1989). W. Roxburgh (1751-1815), la bautizó con el epíteto elastica, por la propiedad de su látex de generar caucho. En Chile el cultivar más común es “Decora” para la que no se ha observado formación de síconos. Es una de las plantas de interior más frecuentemente cultivada en Chile, se utilizan como ornamentales. Existen, además, otros cultivares que se darán a conocer en una próxima contribución, entre ellos podemos mencionar: “Doescheri”, “Variegata”, “Decora”,  “Schrijvereana”,  “Rubra” (Príncipe Negro), “Tricolor”, “Robusta”. Cuando  se cultiva en exteriores hay que tomar en cuenta que desarrolla un sistema radical muy denso y que puede levantar pavimentos o introducirse en las redes de alcantarillado urbano.

Manejo
Las plantas de menos de 5 años son susceptibles a daños por bajas temperaturas, ya que las ramas y ramillas de las plantas están poco lignificadas. Una vez árbol sufre el daño de las heladas pero se recupera rápidamente en la primavera-verano. Existen cultivares comerciales que siempre se van a dañar con temperaturas  bajo los 5 º C. Los cultivares  con hojas variegadas son susceptibles a temperaturas aun bajo los 10º C. La temperatura óptima de crecimiento de este Ficus es de 25-32º C, y una humedad de del 60% para arriba. En la zona central de Chile existen ejemplares del cultivar “Decora”, que se desarrollan muy bien al aire libre, dañándose algo en invierno por las bajas temperaturas, pero luego se recuperan rápidamente de la primavera en adelante. Necesita abundante luz, incluso luz solar directa pero sólo los ejemplares arbóreos. El riego debe ser frecuente en la primavera hasta el otoño pero se debe dejar de regar en invierno, salvo en cultivo de interior o invernadero calefaccionado, donde  se riega todo el año. El exceso de carbonatos proveniente de las aguas duras con que se riega en Chile central daña las ramas y las hojas de las plantas cultivadas en macetas. La acumulación de agua en los maceteros mata las raíces por falta de oxígeno y por el ataque del hongo Phytophthora. En ejemplares muy descuidados se observa el desarrollo de bacteriosis. En Chile es atacado por Pseudococcus y la conchuela “H” (Saissetia  oleae). Respecto al suelo no es exigente, pero su óptimo son los suelos orgánicos de textura franco-arenosa y algo ácidos. Lo más importante es que presenten un buen drenaje.

Propagación
Se propaga fácilmente por estacas semi-lignificadas o por acodos aéreos.

Volver a la lista

 Ficus lutea  Thonning  ex  Vahl.

Syn: F. nekbudu Warb.

Descripción
Los ejemplares observados en Chile, alcanzan 15-20 m. Corteza lisa y plateada, copa ancha y muy ramificada. Hojas glabras, alternas, coriáceas, con tres nervios notorios que nacen de la base, el central desarrolla  5-8 nervios laterales; lámina elíptico-obovada a oblonga-obovada, de 25-40 x 10 cm, con la base cuneada y el ápice acuminado;  estípulas pubescentes. Síconos  aglomerados o solitarios, axilares, sésiles, de 1-1,5 cm de diámetro, glabros, amarillo-verdosos, emergen del tronco y ramas viejas.

Origen geográfico y cultivo en Chile
Especie nativa de África (Carauta, 1989. Se adapta muy bien en las zonas costeras de Chile Central. Es muy escasa en Chile, se han observado hasta el presente tres ejemplares. Existe un gran ejemplar adulto en las antiguas  dependencias del Jardín Suizo (Pümpin), en Valparaíso, V Región. Por sus cualidades ornamentales, es recomendable su uso como árbol de plaza o parque costero.

Manejo
Es susceptible a las heladas. Requiere abundante riego todo el año, evitándose  el mal drenaje. Prefiere los suelos franco-arenosos, con  5 % de materia orgánica, como mínimo. Los ejemplares observados no presentaban  plagas ni enfermedades.

Propagación
Árbol de difícil propagación, la que se realiza mediante estacas.

Volver a la lista

 Ficus lyrata  Warb.   “Gomero Pera”

Syn: F. pandurata Sander

Descripción
En Chile, en la I y II Región es un árbol, de hasta 8-10 m de altura. En interior es de tamaño menor. Hojas brevemente pecioladas, coriáceas, verde oscuras, glabras, cordadas o auriculadas en la base, truncadas o redondeadas en el ápice, con forma de lira (panduriforme), de hasta 30 cm largo; estípulas persistentes y  pardo-oscuras. Síconos axilares, sésiles, globosos de 3-5 cm de diámetro, con puntos claros y finamente pubérulos, se observó la producción de síconos sólo en ejemplares del norte del país.

Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativa de África tropical (Carauta, 1989). En Chile se la cultiva en el interior de casas y oficinas, por sus grandes hojas liradas. En Arica (I Región), se observan grandes árboles en parques y jardines.

Manejo
Es una especie que necesita riego frecuente, pero debe evitarse un mal drenaje ya que facilita el ataque del hongo Phytophthora. En ciertas condiciones sus hojas son parasitadas por Pseudococcus. Requiere suelos con alto contenido de materia orgánica, textura franco-arenosa y muy buen drenaje.

Propagación
Se propaga por estacas herbáceas, puestas en arena gruesa y húmeda, a una temperatura de 20-25 º C, se recomienda el uso de enraizantes del tipo auxinas.

Volver a la lista

 Ficus  macrophylla  Desf.

Syn: F. macrocarpa  Hüngel ex Kunth & Bouchl.

Descripción
Árbol que en Chile alcanza  entre 15-20 m de altura, muy ramificado, copa muy amplia horizontalmente con las ramas quebradizas, corteza gris-plateada. Hojas persistentes y  alternas, con nervadura  pinnada, de muchos pares de nervios laterales inconspicuos, similares a las hojas  de Magnolia grandiflora, especialmente por el color pardo-amarillento de su envés. Láminas foliares coriáceas, elíptico-ovaladas a oblongas, de 10-20 cm de longitud, con el margen entero, el ápice brevemente acuminado y la base aguda; la haz, verde oscura y glabra, el envés, pardo-amarillento por la presencia de gran cantidad de tricomas escamosos, estípulas pubescentes. Síconos axilares, solitarios o en pares, pedunculados, ovoides, pardo-amarillentos con puntos purpurinos, de 2-3  cm de longitud.

Origen geográfico y cultivo en Chile
Especie nativa de la India (Carauta, 1989). Existen grandes ejemplares, por ejemplo en  la plaza Las Heras y en los jardines del edificio del ex Congreso Nacional  en Santiago y en otras  plazas de armas de ciudades del norte y Chile. No debe ser plantada en calles ya que levanta el pavimento y sus raíces se introducen en los alcantarillados urbanos. Plantas resistentes a la contaminación ambiental.

Manejo
Las plantas nuevas  se dañan considerablemente con las heladas, pero cuando alcanzan tamaño adulto soportan bien las bajas temperaturas invernales. Casi no presentan enfermedades ni plagas. Los suelos óptimos son los franco-arenosos.

Propagación
Se propaga fácilmente por estacas.

Volver a la lista

 Ficus microcarpa L.f.   “Laurel de la India”

Syn: F. benjamina  auct. non L.

       F. retusa auctnon L.

 Descripción
Planta en Chile, arbustiva, sin embargo,  donde crece en forma natural es un árbol epífito que estrangula a su árbol hospedero (“strangler figs”, Carauta, 1989). El tronco se retuerce adquiriendo hermosas formas y el follaje es persistente con la copa ancha. Las hojas son alternas, coriáceas, glabras, elípticas, con el ápice redondeado y el margen entero, de 5-10 cm de longitud; estipulas glabras. Síconos axilares, sésiles de aproximadamente 1 cm de diámetro, rosados cuando maduros

Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativa de Australia (Carauta, 1989). Pese a que en los países tropicales  llega a ser una planta arbórea, en Chile sólo hemos observado arbustos;  en los que se advierte abundante producción de síconos. Recientemente  se ha introducido al país un cultivar para ser usado en interiores de viviendas llamado “Moclame”. El epíteto específico, microcarpa, se la dio el hijo de Carlos Linneo por sus síconos pequeños

Manejo
Ni la especie ni el cultivar presentan, hasta  el momento en nuestro país,  plagas ni enfermedades. Para su cultivo se recomienda un sustrato 1/3 turba, 1/3 compost o humus y el tercio final arena de grano grueso. Es fundamental un buen drenaje, ya que sus raíces no toleran condiciones anaeróbicas en el suelo (se asfixian).

Volver a la lista

 Ficus pumila L.

Syn: F. repens Hort.; F. scandens Lam.; F.  stipulata Lam; F. stipulata Thunb.

Descripción
Planta leñosa trepadora, que logra cubrir grandes muros, gracias a que presenta raíces adventicias para adherirse a ellos. Presenta una fase juvenil y otra adulta bien diferenciada que se manifiesta en un dimorfismo foliar notable. La fase juvenil presenta hojas ovadas a elípticas, de 1-2 cm de diámetro, de margen irregularmente dentado a  liso, pecíolo de 4-6 mm longitud, en cambio en la fase adulta las hojas son oblongas-elípticas de 8-12 x 4-6 cm, coriáceas, ápice redondeado, glabras por la haz y  con el envés algo pubescente, margen entero, pecíolo  1-3 cm de longitud., estípulas pubescentes. Síconos de 5-6 cm de longitud, 4 cm  de diámetro en  la región distal y 2,5 cm de diámetro en la región proximal, oblongos a cilíndricos, superficie exterior verdosa y pruinosa.

Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativa de Asia (Carauta, 1989). En Chile se cultiva principalmente la  fase juvenil, en interiores de viviendas, ya que es muy susceptible a las  heladas  Existen muchas variedades de esta forma juvenil, respecto a su tipo de variegación y a la forma de la hoja y al tipo de crecimiento. Los cultivares más vendidos en Chile de la etapa juvenil  son  “Sunny”,”White Sunny”, “Mínima”  y “Variegata. La forma adulta es frecuente encontrarla en jardines antiguos de Santiago y porta grandes síconos verdosos.

Manejo
La fase juvenil  es muy susceptible a las bajas temperaturas, presenta  problemas a temperaturas bajo los 3 º C, siendo su óptimo 25-30º C y una humedad relativa sobre el 60 %, por tal motivo se cultiva en los interiores de las  viviendas o en los  invernaderos calefaccionados. La fase adulta resiste a las heladas aunque el follaje se quema, pero se recupera rápidamente en la primavera. En general no presenta plagas ni enfermedades de importancia, ya que es muy rústica. El sustrato ideal para el desarrollo de esta planta son los suelos franco-arenosos, permeables, es decir, con buen drenaje. Requiere de riego frecuente casi todo el año.

Volver a la lista

 Ficus religiosa L.

Descripción
Árbol, en Chile, de 5-7 m de altura. Presenta hojas deltoideas, largamente acuminadas, de base cordada, largamente pecioladas con 6-7 pares de nervios notorios, muy similar a las hojas de Populus deltoidea (álamo carolino), las estípulas son glabras. Síconos en pares, axilares, globosos, verde-purpúreos a la madurez, de aproximadamente 1 cm de diámetro, sin embargo, es raro encontrar en Chile ejemplares que fructifiquen.

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Planta nativa de la India y el  sur de Asia (Carauta, 1989). Cultivo escaso en Chile. En Santiago existe un ejemplar  en los jardines de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile (Campus  Antumapu).

 Manejo
Por su origen tropical no soporta las heladas. Hasta el presente en Chile, al parecer, no sufre ataques de plagas. Los suelos ideales son con un pH de 6-7, alto contenido de materia orgánica y textura franco-arenosas.

 Propagación
Se propaga por esquejes.

Volver a la lista

 Ficus  rubiginosa  Desf.

Syn: F. australis Willd.

 Descripción
En Chile es un árbol de hasta 20 m  de altura. Tronco  robusto y corteza lisa y pardo-oscura. Hojas persistentes, coriáceas, elípticas, pecioladas de 5-10 cm de longitud, enteras, de ápice obtuso, con notoria pubescencia ferrugínea en el envés; estípulas pubescentes. Síconos ovoides o globosos, sésiles, verde-rojizos, tuberculados.

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Planta nativa de Australia (Dimitri, 1987; Carauta, 1989). Se  han observado  ejemplares en la Quinta Vergara, Viña del Mar, V Región y en algunas casonas patronales de la VI Región de Chile. Esta especie es muy escasa y se usó en el paisajismo de Chile del Siglo XIX. Es apta para ser plantada en grandes parques, ya que desarrolla un sistema radical muy invasor, que puede  producir levantamientos del pavimento y daños a las tuberías de agua potable o alcantarillados.  

 Manejo
No se han observado en terreno plagas ni enfermedades.

 Propagación
Se propaga por estacas herbáceas en verano, puestas estas en arena gruesa y desinfectada y usando enraizantes del grupo de las auxinas. La temperatura óptima de desarrollo de raíces es de 25º C.

Volver a la lista

 Ficus sagittata Vahl

Syn: F. radicans  Desf.

 Descripción
Planta trepadora con sarmientos delgados. Las  hojas presentan dimorfismo foliar, las juveniles son ovoides, de 4-10 cm de longitud; las adultas ovoides a oblongo-lanceoladas, con el ápice agudo y la base redondeada; presentan un nervio principal y 6-8 laterales; estípulas caducas. Sícono axilares,  solitarios, de 1-1,5 cm de diámetro, rojos a la madurez. 

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Planta nativa de la India y Malasia (Carauta, 1989). En Chile se cultiva la variedad de hojas variegadas: Ficus  sagittata cv.  variegata.

 Manejo
Es una planta de difícil cultivo en interiores de viviendas, ya que por sus requerimientos de temperatura y de humedad relativa del aire sólo es posible mantenerla en un invernadero calefaccionado. Su temperatura mínima de cultivo es de 16-18º C, con una humedad relativa mínima del 70 %. Necesita abundante luz difusa, la exposición directa a los rayos solares daña las hojas. El riego debe ser abundante todo el año, de tal manera que el suelo siempre permanezca húmedo, pero no saturado de agua. Se debe evitar un mal drenaje  porque la especie es muy susceptible a la asfixia radical y a los hongos patógenos del suelo. El sustrato ideal es de pH algo ácido (5,5-6,5), con 1/3 de arena gruesa y 2/3 de turba.

 Propagación
La propagación es por acodos, es decir, enterrando las ramas radicantes en el suelo, para que enraíce se necesita una temperatura mínima de 21º C. Los ejemplares estudiados no presentan plagas ni enfermedades hasta el presente, aunque se registran ataques esporádicos de Pseudococcus.

Volver a la lista

2. MORUS  CULTIVADOS  EN CHILE.

 El género Morus L incluye 12 especies de las regiones subtropicales  y  templadas del  hemisferio norte (Lahitte et al, 1999). En Chile se cultivan dos especies:

 Morus alba L.

Morus nigra L.

 Clave para su identificación en este link.

 Morus alba L.     “Morera  Blanca”

 Descripción
Árbol mediano inerme y provisto de látex, de hasta 15 m , tronco recto y corteza finamente rugosa. Hojas alternas, aovadas, lisas, no rugosas, con la haz lúcida, glabra, o a veces, con algo de pilosidad en la axila de los nervios principales; margen fuertemente  dentado o almenado. En un mismo árbol se observa un gran poliformismo de las hojas encontrándose desde hojas enteras, ovadas hasta profundamente lobuladas, redondeadas o anchamente cordadas en la base, de 3,5-15 cm x 2,5-11 cm,  pecíolos glabros, de 1,5-4  cm de longitud, acompañado de estípulas  lineares-lanceoladas, largamente acuminadas  y glabras. Planta monoica, flores perigoniadas, las masculinas se agrupan en  amentos  espiciformes, de 1,5-2,5 cm de longitud, con  4 tépalos glabros y 4 estambres del largo de los sépalos, anteras exsertas, con dos tecas y dehiscencia longitudinal; las flores femeninas se disponen en capítulos ovoides, presentan 4 tépalos, gineceo con estigma glabro, ovario sésil, ovoide, con dos carpelos, uno sólo fértil, uniovulado,  profundamente partido.  Infrutescencia moroide, de forma oval a elipsoide, blanca o violácea, dulce o insípida, Cada fruto posee el perigonio carnoso y dulce, que envuelve al verdadero fruto que es un aquenio. En Chile florece de septiembre a diciembre, polinización anemófila. Fructifica de enero a marzo, la dispersión es por ornitocoría.

Origen geográfico y cultivo en Chile
Árbol nativo de la China (Dimitri, 1980). De acuerdo con Maldonado (1926), esta especie fue introducida a Chile en 1870, para la alimentación del gusano de seda (Bombyx  mori),  pero Gay, en 1851, ya la citaba como cultivada en Chile. Existen muchas variedades de la especie en Chile, dos de ellas muy cultivadas. Morus alba cv. pendula, presenta ramas péndulas, hojas lobuladas y frutos rojos. La segunda, Morus alba cv. multicaulis (M. bullata), es un arbusto, con varios troncos, ramas divaricadas, largas, flexibles y péndulas, cuyos troncos están  provistos de nudosidades; las hojas son muy grandes, ásperas y de nerviación muy fina, generalmente están deformadas por un crecimiento desigual de la lámina foliar (“abolladas”) y  rugosas, con el ápice acuminado-cuspidado y el margen doblemente dentado. Presenta un sistema radical muy denso y arraigado. Soporta las podas fuertes. No mancha las calles con sus frutos.

Manejo
Necesita horas de frío para salir del receso invernal. Es consumida por el gusano de los penachos (Orgya  antiqua). Es atacada por la conchuela “H” (Saissetia  oleae) y en los veranos secos y calurosos, por la arañita bimaculada (Tetranychus urticae). Entre los hongos es susceptible a Epicoccum (Mújica  y  Vergara, 1980). Se desarrolla en cualquier tipo de suelo excepto los  salinos, no soporta el mal drenaje ya que sufre ataques de  Phytophthora  y otros hongos del suelo.

Propagación
Se propaga en Chile fácilmente por semillas o estacas herbáceas de unas 3 yemas, durante la primavera o verano.

Volver a la lista

 Morus  nigra  L.    “Morera  Negra”

Descripción
Árbol de 10-15 m de altura, de corteza grisácea, oscura y fisurada en los ejemplares adultos. Hojas caedizas, no lustrosas, enteras, pecíolos vellosos, con estipulas  oblongas, obtusas, pestañosas  y del mismo largo del pecíolo, anchamente aovadas, ápice agudo, base profundamente cordada,  margen aserrado, haz  verde oscuro, escabro  y  rugoso, envés glauco, densamente pubescente en todo la superficie, de 5-20 cm de longitud. Planta monoica, las flores masculinas se reúnen en amentos cilíndricos, de aproximadamente 2,5 cm de longitud, cada flor masculina posee un  androceo de 4 estambres libres, los cuales están protegidos por 4 sépalos densamente pilosos, los estambres una vez más largos que los sépalos. Y las flores femeninas se agrupan en capítulos  ovoides, estás flores presentan 4 sépalos densamente pilosos, gineceo súpero, ovario  bicarpelar, pero uno de los carpelos nunca se desarrolla, uniovulado y estigma densamente piloso y profundamente partido. Infrutescencia ovoide de 2-2,5 cm de longitud, de color rojo a púrpura negrusco. Cada fruto presenta un cáliz carnoso y comestible, el cual envuelve al  verdadero fruto que es un aquenio.

Origen geográfico y cultivo en Chile
Especie nativa de Asia (Dimitri, 1987).  Florece en primavera y da frutos en verano. Este árbol tiene el inconveniente de manchar el pavimento al caer sus frutos, razón  por la que se usa menos que M. alba en áreas  verdes. Es resistente a las podas fuertes.

Manejo
Crece en una amplia gama de suelos, desde franco-arenosos a franco-arcillosos, con pH ligeramente ácido a alcalino. Sufre muerte radical en suelos con mal drenaje. Al igual que M. alba, necesita horas de frío para salir del receso invernal, brotar y fructificar adecuadamente. Es consumida por el gusano de los penachos (Orgya  antiqua), el que se alimenta de las hojas; también sufre daño por la conchuela “H”,  Saissetia oleae y por la arañita bimaculada (Tetranychus  urticae).

Propagación
Se propaga fácilmente por semillas, acodos, injerto y estacas.

 3. BROUSSONETIA CULTIVADAS EN CHILE

  Este género incluye  alrededor de 7 especies distribuidas en regiones templadas y tropicales de África, Asia y Oceanía (Vázquez, 1985). En Chile sólo se cultiva como ornamental B. papyrifera.

Broussonetia  papyrifera (L.) Vent.    “Morera de Papel”;  “Mahute”, en Isla de Pascua (Zizka, 1991)

Syn: Morus papyrifera  L.

 Descripción
Árbol  dioico, de 8-15 m de altura. Corteza grisácea, ramillas densamente pubescentes. Hojas  alternas, deciduas, enteras  hasta palmatisectas, anchamente aovadas, de 7-16 x 6-13 cm, membranáceas, de margen  irregularmente aserrado, trinervias en la base de la hoja y con 5-7 pares de nervios laterales, base obtusa a redondeada y ápice agudo, brevemente acuminado; lámina foliar con la haz escabrosa y el envés densamente blanco-tomentoso. Las flores  masculinas  están agrupadas en espigas densas de 3-6,5 cm de longitud; las femeninas, en cabezuelas  multifloras, presentan un perigonio tubular, con 4 divisiones (tépalos), el gineceo presenta un ovario de forma ovoide, con estilo lateral y estigma de 0,3-0.6 cm de longitud. Infrutescencia globosa, amarillo-rojiza, de 1,5-3 cm de diámetro. 

 Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativa del sureste de Asia (Vázquez, 1985). Esta especie se encuentra en forma asilvestrada en la isla de Pascua (Ruiz, 2003).  En Chile central aún se cultiva en los parques antiguos. La floración es primaveral y la fructificación tiene lugar en el verano

Manejo
Planta heliófila. Los ejemplares observados no presentaban plagas ni enfermedades, sin embargo, en la isla de Pascua es parasitada por un hongo llamado Cerotelium fici  (Mújica  y Vergara, 1980).

Propagación
Se propaga por semillas y la planta emite raíces gemíferas, que generan nuevas plantas. 

 4. MACLURA CULTIVADAS EN CHILE

El género incluye 3 especies americanas que crecen desde los Estados Unidos hasta la Republica Argentina (Vázquez, 1985). En Chile sólo se cultiva M. pomifera.

Maclura  pomifera (Raf.) Schneid.

Syn: Maclura  aurantiaca  Nutt.

       Toxylon  pomiferum  Raf.

Descripción
Planta dioica. Árbol laticífero; ramas y ramillas espinosas y con abundantes lenticelas; corteza amarillenta. Hojas deciduas, pecioladas, alternas, margen entero y ápice acuminado, aovadas, de 5-10 cm de longitud. Flores masculinas dispuestas en racimos umbeliformes o alargados, blanquecinas, con perigonio de 4 tépalos de prefloración  valvar, androceo con 4 estambres opuestos a los tépalos, anteras con dos tecas y dehiscencia longitudinal. Flores femeninas sésiles, reunidas en cabezuelas esféricas, compactas, perigonio tetrámero.; gineceo con ovario unilocular, uniovulado, con estilos filiformes. Infrutescencia sincárpica, formado por la fusión de muchas drupas, solitaria, tiene forma esférica y la superficie rugosa, de 10-15 cm de diámetro, es inicialmente verdosa pero al madurar adquiere un color amarillo,

Origen geográfico y cultivo en Chile
Nativa de Estados  Unidos (Dimitri, 1987). El nombre genérico está dedicado al geólogo norteamericano W. Maclure (Dimitri, 1980), el epíteto pomifera se debe al parecido del “fruto” con los pomos verdaderos. Se usó mucho por los indios norteamericanos para la fabricación de arcos de flechas, por lo flexible de la madera.  En Chile se ha dejado de cultivar, aún se encuentra en los parques antiguos y localmente se usa como seto vivo. La floración tiene lugar en primavera y fructifica en verano-otoño. Es resistente a la contaminación ambiental.

 Manejo
Tolera bien las bajas temperaturas. Se adapta a todo tipo de suelos excepto los salinos. Sufre ataque de ácaros fitófagos y otros homópteras, pero la planta es muy rústica. Como especie de hoja caduca, necesita horas de frío para salir de la latencia o receso invernal.

Propagación
Se propaga fácilmente en verano, por medio de estacas o por semillas.

CONCLUSIONES

En Chile se cultivan 4 géneros de Moraceae: Ficus L., Morus L., Broussonetia L’ Herit. y Maclura  Nutt, los que comprenden 20 especies. El género con mayor número de especies es  Ficus con 16 especies, seguido por Morus con 2. Broussonetia y  Maclura sólo presentan una especie cultivada en Chile. La presencia de Cecropia  es dudosa para Chile.

La higuera se usa como frutal, el resto tienen uso como plantas ornamentales. La mayor parte de las moráceas cultivadas en Chile pueden vivir en exteriores, especialmente en el norte del país. En regiones con inviernos fríos y con presencia de heladas, muchas deben cultivarse en sitios con calefacción o se deben proteger, especialmente cuando jóvenes de las heladas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CARAUTA, J. 1989. Ficus (Moraceae) no Brasil: Conservaçao e Taxonomia. Albertoa  2, 365 pp.

DIMITRI; J. M. 1987. Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería. Tomo I. Primer  volumen. 3º Edición. Ed. ACME, Buenos Aires, Argentina. 651 pp.

GAY, C. 1851.  Moraceae.  En Historia Física y Política de Chile. Botánica. Tomo Quinto.

HOFFMANN, A.E. 1983. El árbol urbano en Chile. Fundación Claudio Gay, Santiago, Chile. 256 pp.

IZQUIERDO, S.  1928. Catálogo general descriptivo e ilustrado del criadero de árboles de “Santa Inés” (Nos). Santiago, .Chile. Imprenta y Litografía “La Ilustración”. 450 pp.

JOHOW, F. 1948. Flora de las plantas vasculares de Zapallar. Revista Chilena Hist. Nat. 49: 8-566.

LAHITTE, H.;  J. HURRELL; J. VALLA; L. JANKOWSKI; D. BAZZANO y A..J. HERNÁNDEZ. 1999. Biota Rioplatense IV. Árboles Urbanos. L.O.L.A: 320 pp.

LANZARA, P y PIZZETTI, M. 1980. Guía de árboles. Ed. Grijalbo.

MALDONADO, E. 1926. Tratado de Arboricultura Forestal y de Adorno. Santiago, Chile. Imp. y Librería  “Artes y Letras”. 2 Vol. 1039 pp.

MARTICORENA, C & M. QUEZADA. 1985. Catálogo de la flora vascular de Chile. Gayana Bot. 42 (1-2). 157 pp.

MUJICA, F. & C. VERGARA. 1980. Flora fungosa Chilena. 2º Ed. Ciencias Agrícolas Nº 5. Universidad de Chile, Facultad de Agronomía, Santiago, Chile. 308 pp.

PHILIPPI, R.A. 1881. Catálogo de las plantas cultivadas para el Jardín Botánico de Santiago hasta el 1º de mayo  de 1881. Anales  Univ. Chile 59: 519-581.

PIZETTI, M. 1978. Plantas  de  interior. Ed. Grijalbo. 287 pp.

RODRIGUEZ, R. & E. RUIZ. 1999. Guía de árboles para un curso de dendrología. Árboles en Chile. Universidad de Concepción. Ediciones de la Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Concepción 170 pp.

ROTMAN, A.1987. Moraceae: 22-31. En Flora Ilustrada de Entre Ríos (Argentina). Tomo VI, parte III. INTA. Buenos Aires. Argentina.

RUIZ, E. 2003. Moraceae. En Flora de Chile 2 (2). Berberidaceae-Betulaceae. C. Marticorena y R. Rodríguez (Eds.): 42-43. Universidad de Concepción, Concepción, Chile.

SALDÍAS, M. G. 1997. Manual de Jardinería. Ediciones Contrapunto. 226 pp.

SCHILLING, M. 1965. Plantas exóticas en cultivo o naturalizadas en Chile. Tesis para optar al título de Ingeniero Agrónomo. Universidad de Chile, Facultad de Agronomía. 164 pp.

SILVA, R. (sin año). Enciclopedia chilena de plantas y flores. 2 Vol. Ediciones Lord Cochrane SA. 480 pp.

VAZQUEZ, M.D. 1985. Moráceas argentinas, nativas y naturalizadas (excepto Ficus). Darwiniana 26(1-4): 289-330.

ZIZKA, G. 1991. Flowering  plants of Easter Island. Palmarum Hortus Francofurt. 3: 1-108.


Citar este artículo como:

Macaya, J. 2004. Las Moraceae cultivadas en Chile. Chloris Chilensis. Año 7 Nº 2.

URL: http://www.chlorischile.cl


Volver a la portada